4ª conferencia anual de inversores

Azvalor, contra la rebaja de comisiones: "Si no cumplimos, nos vamos a casa y punto"

La gestora liderada por Álvaro Guzmán y Fernando Bernad defiende que el precio del servicio va en función de la rentabilidad —siendo su objetivo batir los índices a largo plazo—

Foto: Equipo de la gestora azValor.
Equipo de la gestora azValor.

Tras las caídas de 2018, los inversores ponen la lupa sobre las comisiones de sus fondos. Tanto es así, que Álvaro Guzmán y Fernando Bernad, sociofundadores y codirectores de inversiones de Azvalor se han tenido que enfrentar a esta pregunta en su 4ª Conferencia Anual de Inversores, con Guzmán de Lázaro encogiéndose de brazos: "Si las comisiones son altas o bajas depende de la rentabilidad", ha respondido el gestor, defendiendo que si no alcanzase objetivos de rentabilidad la cosa no sería bajar comisiones, si no que retirarse del negocio: "No vamos a bajar las comisiones porque las baje la competencia, si no cumplimos con la rentabilidad nos iremos a casa y punto". Y es que según los gestores, apenas un 6% de los fondos de inversión consigue batir los índices a largo plazo.

El escrutinio llega después de que sus dos fondos estrella, Azvalor Internacional y Azvalor Iberia, cerrasen con una rentabilidad negativa del 11% y 17%, respectivamente, pese a unas comisiones del 1,8%. Una pregunta que, con todo, está en boca de todos: los inversores también se la lanzaron a Francisco García Paramés, gestor de la competidora 'value' Cobas, en su propia conferencia anual. El gestor zanjó alegando que "quizás a medio plazo" ya que esta rebaja era algo que se tenía que "no se tenía que dar por un año bueno o malo si no que en otras condiciones".

Pese al mal 2018, Azvalor defiende sus inversiones bajo el paraguas del largoplacismo; es decir, con horizontes en los fondos de un mínimo de cinco años, los gestores tienen como objetivo batir los índices a largo plazo. "No hemos hecho grandes aciertos pero sí hemos evitado grandes desastres", ha objetado Guzmán. "A nosotros, juzguenós por nuestras rentabilidades a largo plazo: la bolsa está más de la mitad del tiempo cayendo, invertir duele".

Ante esto, los gestores han hecho un pequeño paréntesis para hablar del afán de los españoles de invertir en ladrillo. "Estamos ante un momento inusual para invertir en el inmobiliario por el atractivo de la financiación a largo plazo a tipos fijos", ha admitido Guzmán. "Pero sigo viendo más baratos nuestros fondos", ha añadido el gestor.

A nosotros, juzguenós por nuestras rentabilidades a largo plazo: la bolsa está más de la mitad del tiempo cayendo, invertir duele

Para conseguirlo, la gestora una de las apuestas insignas este año son las materias primeras en su fondo internacional, con una cartera muy concentrada (65%) en los sectores del oro, cobre, carbón y petróleo. Bernad ha defendido que tras la inflación, los mercados "tienen rentabilidades pequeñas y las materias primas son lo más atractivo", siendo el oro uno de sus activos favoritos. "El oro es dinero bueno", ha zanjado Bernad. "Perdonen la herejía pero no estamos de acuerdo con [Warren] Buffett".

De hecho, otro de los asistentes a la conferencia también ha preguntado sobre las materias primas, indagando sobre la diferencia de invertir en un fondo indexado de temática de materias primas y Azvalor. Ante esta cuestión, Bernad ha defendido que la diferencia es que "sí que tiene valor saber cuándo estar y cuándo no en las materias primas", partiendo de la filosofía de entrar cuando las compañías están infravaloradas por los mercados y vendiendo cuando están caras. Ya en su carta trimestral, Azvalor explicaba que este es el momento idóneo para llevar a cabo este tipo de inversiones: venimos de un ciclo bajista en los precios de las materias primas, un periodo de excesivo crecimiento en los agregados monetarios y una etapa de especulación financiera.

[Cameco, favorita de Azvalor, se dispara en la semana: ¿Cambio de rumbo para el uranio?]

En este contexto, Guzmán y Bernad no están preocupados por la vulnerabilidad que pueda implicar una cartera tan concentrada en materias primas. "¿Que una cartera no sea convencional significa que no puede ser conservadora?", ha planteado Guzmán, zanjando su propia pregunta con un "yo creo que no" y matizando que "en momentos malos estas inversiones han sufrido, sí, pero menos que el mercado". De hecho, Bernad ha defendido que la cartera está bastante diversificada: "No todas las materias primas se van a comportar igual", ha argumentado.

Una de las garantías que dan desde la gestora, al igual que muchas otras value, es el 'skin in the game'; es decir, que los propios gestores invierten sus ahorros en los fondos. De hecho, los asistentes han preguntado por los criterios que siguen en Azvalor para sus fichajes, frente a lo que Guzmán ha respondido que lo importante es "que coman los platos que cocinan". En este contexto, Guzmán ha dado a entender que se ha ascendido a Michael Alsalem, responsable de la oficina de Londres al mismo nivel de decisión que los sociofundadores por su recorrido, aunque han defendido que "hay que tener una jerarquía plana" para que el fondo funcione lo mejor posible.

Pese a la caída de 2018, Azvalor registró 82,2 millones de entradas netas de capital en el año, con 1.300 nuevos inversores en la casa. Por otra parte, la gestora ha anunciado la bajada del pecio mínimo de inversión en el Fondo de Managers a 5.000 euros tras alcanzar el capital inicial marcado en el lanzamiento.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios