a pesar de subirlo un 40-50%

El Santander titubea en bolsa tras anunciar la vuelta al scrip dividend

Se ha interpretado como una señal de preocupación del banco por sus niveles de capital y que se está preparando para nuevos impactos en su hoja de balance este año

Foto: Presentación de resultados de 2018 (Efe)
Presentación de resultados de 2018 (Efe)

Banco Santander ha anunciado un importante aumento de su dividendo con un objetivo del 40-50% frente al 30-40% anterior. Sin embargo, la medida tiene letra pequeña y es que la entidad que preside Ana Botín ha decidido volver a la fórmula del scrip-dividend tan solo unas semanas después de asegurar que iba a acometer el pago a sus accionistas completamente en efectivo.

Una medida que ha interpretado el mercado como una señal de preocupación del banco por sus niveles de capital y que se está preparando para nuevos impactos en su hoja de balance este año como consecuencia, entre otras cosas de cambios regulatorios y contables. Esto se está traduciendo en caídas que han alcanzado el 2% para fijar un mínimo intradía en los 4,102 euros. Sin embargo, a lo largo del día ha ido modulando las pérdidas hasta cerraro con un avance del 0,39% en los 4,2 euros por título.

[Siga la acción del Banco Santander]

En este sentido, Carlos García, analista de Kepler Cheuvreux, aseguraba a Bloomberg que en la firma esperan que el banco acometa el pago del dividendo en efectivo este 2019, pero que vuelva al pago en acciones en 2020.

No en vano, el consejo de administración propuso mantener la opción del script debido a la gran aceptación del programa Santander Dividendo Elección y se podría combinar con la posibilidad de recomprar acciones para satisfacer a los accionistas con el objetivo de maximizar el beneficio por acción y eliminando el efecto dilutivo de la medida.

"Sorprende la posibilidad de usar de nuevo el 'scrip dividend' (se deja la puerta abierta) después de que la entidad anunciase que volvería al pago total en efectivo", asegura Renta 4 en su informe diario.

Y es que, Santander tiene uno de los menores niveles de capital core de sus competidores, aunque Botín considera que es el apropiado para un banco cuyo foco está en el crédito más que en otros negocios más volátiiles como la banca de inversión. Así, la entidad tiene un CET 1 “fully loaded” a diciembre de 2018 del 11,3% frente al 13,4% medio del resto del sector.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios