primera vez que un banco no acude a la 'call'

Santander revoluciona el mercado de CoCos al dejar a los bonistas sin amortizar

El banco cántabro se convierte en el primero en que no acude a una ‘call’ de un instrumento AT1, tal y como han descontado siempre los bonistas hasta ahora

Foto: Entrada a la Ciudad Financiera del Santander en Boadilla. (EFE)
Entrada a la Ciudad Financiera del Santander en Boadilla. (EFE)

Banco Santander marca un hito en el mercado de deuda europeo al ser la primera entidad que no amortizar un CoCo. La entidad cántabra ha decidido no acudir a la ventana o ‘call’ para cancelar un bono perpetuo lanzado en 2014 con un cupón del 6,25% y con un montante de 1.500 millones de euros.

La entidad lanzó la semana pasada una emisión de bonos convertibles contingentes (CoCos o AT1) por 1.200 millones de dólares, a un tipo de interés del 7,25%, aunque con 500 puntos básicos de prima respecto a la curva de ‘swaps’ en dólares, que es como se compara el coste de la emisión al ser en otra divisa. Eso sí, un coste mayor que la emisión de 2014 o la que realizó el año pasado al 4,75%.

Los bonos convertibles contingentes son títulos de deuda que se transforman obligatoriamente en acciones cuando se cumplen determinadas circunstancias negativas. De este modo, el banco evita tener que devolver el dinero si las cosas van mal dadas. A cambio de ese riesgo, los inversores exigen una rentabilidad mayor. Son perpetuos, sin obligación de devolverlos nunca, pero el emisor (Banco Santander en este caso) tiene ventanas opcionales de liquidez (‘call’).

Estas ventanas no son obligatorias, pero los bancos siempre han acudido a ellas en cuanto se han abierto durante los apenas cinco años de historia de este mercado. Para ello, la entidad debe solicitarlo con un mes de antelación. El CoCo emitido en 2014 al 6,25% tiene su ventana en marzo, pero Banco Santander ha decidido no acudir. La siguiente será en junio y, a partir de ahí, trimestralmente. "A la hora de decidir si canjear o no un bono, tenemos la obligación de evaluar el precio y equilibrar los intereses de todos los inversores. Continuaremos monitorizando el mercado para canjear las emisiones cuando se den las condiciones adecuadas", asegura un portavoz del banco.

El banco que preside Ana Botín buscó con la emisión de 1.200 millones de dólares la semana pasada tener flexibilidad para poder cancelar el CoCo cuando el precio invite a ello, pero no como obligación. De hecho, fuentes del Santander apuntan a que es la primera vez que la cotización invita a no amortizar un instrumento AT1 en sus apenas cinco años de historia.

“Puede dar un revolcón al mercado”, asegura un gestor de la City, ya que hasta ahora se descontaba en el precio que las entidades acudirían a la ventana de liquidez. Sin embargo, esta vez no ha sido así, lo que podría afectar a la cotización del resto de emisiones AT1 y a las futuras veces en que los bancos acudan al mercado para lanzar estos instrumentos, obligatorios por requerimientos de capital de los supervisores.

Esta emisión cotiza al 98% y aquí llega la segunda duda. El precio se disparó un 4% las últimas semanas por las expectativas de la amortización, aunque precisamente en la última jornada hubo ventas que muestran la posibilidad de que no sea así. Si Banco Santander no recompra, el cupón pasará a ser automáticamente de 541 puntos básicos sobre el euríbor a cinco años, que actualmente está cerca del 0%. Es decir, el coste para el banco será de apenas el 5,5%.

Santander tendrá que volver al mercado este año para pedir dinero con nuevas emisiones, fruto de los requerimientos de los supervisores. El plan de emisiones es de entre 7.500 millones y 11.500 millones, según publica 'Vozpópuli' a partir de la comunicación a los analistas.

Mayores costes

Más allá de la decisión del Santander, la emisión de la semana pasada es un ejemplo de cómo ha aumentado la aversión al riesgo hacia los bancos, como demuestra que Ibercaja descarte ya la salida a bolsa esta primavera, quemando una de las cuatro ventanas que se había impuesto hasta el fin de 2020, y retrase un año hasta 2021 los objetivos del plan estratégico, según confirma su consejero delegado, Víctor Iglesias, en una entreviasta en 'Expansión'. La mayoría de emisiones de deuda anticrisis cotiza con descuento, y en el último año se han encarecido los costes al acudir al mercado primario. El propio Santander emitió AT1 por 1.500 millones en marzo de 2018 al 4,75%, mientras que casi a la vez CaixaBank colocó 1.250 millones al 5,25%.

En aquel momento, se descontaba una subida de tipos de interés para marzo de 2019, algo que ya está descartado para al menos después del verano y el mercado da por hecho que como pronto será en diciembre si no empeoran las perspectivas económicas. Los problemas políticos de Italia y las turbulencias en economías emergentes como Turquía también contribuyeron a que la prima de riesgo de la banca aumentara.

Así, Bankia y BBVA reabrieron el mercado de CoCos tras el verano con costes muy superiores a los del Santander y CaixaBank. En concreto, BBVA colocó instrumentos AT1 por 1.000 millones al 5,875%, mientras que el banco parcialmente nacionalizado emitió 500 millones al 6,375%.

La semana pasada, Bankia volvió al mercado de deuda con una emisión de deuda subordinada captando 1.000 millones al 3,75%, poco más que el 4% de una emisión de 2014 en el mismo tipo de bonos. También la semana pasada, Santander emitió el citado CoCo al 7,5% en dólares, aunque el coste es de 500 puntos básicos en 'swap' de esta divisa.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios