nueva figura impositiva

La tasa Tobin hará más caro invertir en el Ibex que en Wall Street

Los brókeres que operan en España cobran más por invertir fuera de la Bolsa de Madrid, pero la tasa del 0,2% que impone Hacienda encarecerá las operaciones

Foto: Trader operando. (REUTERS/Luke MacGregor)
Trader operando. (REUTERS/Luke MacGregor)

Hacienda amenaza con crear una anomalía en el mercado de valores. La tasa sobre las transacciones financieras, mal llamada Tobin, provoca que para muchos inversores pueda ser más caro invertir en la bolsa española que en las internacionales, pese a que los costes operativos son menores acudiendo al Mercado Continuo o al Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Los brókeres que operan en España cobran comisiones más altas a los inversores por comprar acciones extranjeras que españolas. De hecho, la diferencia suele ser notable, normalmente con tarifas de más del doble para valores que cotizan en mercados internacionales que para los que se negocian en la Bolsa de Madrid.

Pero esta brecha desaparecerá para muchos inversores si los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019 salen adelante. El proyecto de ley que presentó el Gobierno de Pedro Sánchez incluye la creación de la tasa de transacciones financieras del 0,2% a la compra de acciones de empresas españolas. Hacienda incluyó así en el borrador la figura pactada con Podemos, apodada como tasa Tobin pese a que sólo es para acciones y que el Nobel James Tobin, que la conceptualizó en 1972, acabó renegando de ella al mostrarse contrario a la imposición de barreras al comercio mundial o a la circulación de capitales.

Esta tasa encarecerá en 66 veces el coste de comprar acciones españolas, según los cálculos de Bolsas y Mercados Españoles (BME). El organizador del mercado ha sido abiertamente crítico con esta figura en medio del miedo a que se reduzca aún más su negocio, presionado por la caída de la negociación bursátil y la apertura de la negociación a otros operadores. De hecho, según datos de Auriga, sólo el 45% de las operaciones de acciones del Ibex 35 se ejecutó en España (primera vez que cae por debajo del 50%).

En cualquier caso, la nueva tasa gravará a las acciones españolas, sea cual sea el mercado en el que se opera. Y encarecerá su compra. Hasta tal punto de hacerla más cara que en mercados internacionales como Fráncfort, París o Wall Street en Nueva York. Al menos será así para inversiones de más de 4.000 euros, 6.000 euros o 7.000 euros, según el bróker, si no hay cambios en unas tarifas que se han venido reduciendo por la presión competitiva. Ahora, además, con normativas como MiFID II hay mayor presión regulatoria, y fuentes financieras explican que "hay que adaptarse a la nueva realidad. Es posible que haya un aumento de comisiones".

Anomalía con los costes de inversión

Banco Santander, por ejemplo, lanzó en mayo la plataforma SO:FIA, un bróker online para fondos de inversión, planes de pensiones y valores. En este caso, endureció la competencia con tarifas de 3 euros en operaciones de hasta 2.000 euros o 6 euros hasta los 15.000 euros. Estas comisiones son para acciones españolas, mientras que para internacionales el coste asciende a 20 euros hasta los 15.000 euros y el 0,35% a partir de esa cifra. Si la tasa Tobin ve la luz, las inversiones a través del bróker online del Santander serán más baratas desde 7.000 euros si son acciones internacionales que si son locales.

Es decir, tendrá menos comisión para un inversor comprar títulos de JP Morgan o Deutsche Bank por más de 7.000 euros que de entidades españolas como BBVA o Bankia. Lo mismo sucede en otros brókeres. En el de ING, por ejemplo, las comisiones son de 8 euros por operación en bolsa española y de 20 euros en una internacional, pero con la nueva tasa sería más barato invertir en acciones internacionales desde 6.000 euros.

Más ejemplos corroboran la posibilidad de esta posible anomalía, siempre y cuando se mantengan las tarifas. En Self Bank cuesta 3,95 euros la operación en la Bolsa de Madrid hasta los 1.500 euros y 6,95 euros entre 1.500 euros y 6.000 euros, coste que se encarece hasta los 14,95 euros en bolsas internacionales para operaciones de hasta 10.000 euros. Así, si la compra es de al menos 4.000 euros, será más barato comprar títulos extranjeros que españoles.

DeGiro, que en los últimos años ha competido en el mercado español por precio, cobra 2 euros y el 0,058% de las operaciones en bolsa española, mientras que en la mayoría de mercados europeos imputa un coste de 4 euros y el 0,058%. Así, basta con invertir 750 euros para comprar acciones por menos comisión en la bolsas de París o Fráncfort que en la de Madrid.

En la mayoría de los casos la situación es similar. Los brókeres examinados (como Bankinter, GVC Gaesco Beka o Renta Markets además de los citados) cobran comisiones más altas para valores negociados en bolsas internacionales que en la española. Al sumar la tasa Tobin, seguirá siendo más barato para el inversor comprar en España cuando la cifra es reducida, pero si la inversión crece habrá una anomalía.

El Gobierno planea recaudar 850 millones de euros con la tasa de transacciones financieras. Sin embargo, el sindicato de técnicos de Hacienda Gestha estimó una capacidad recaudatoria de entre 630 millones y 670 millones a partir de la experiencia en Francia y el peso de la bolsa española en Europa. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) calculó una horquilla de entre 450 millones y 850 millones, mientras que desde Bruselas redujeron la estimación del ministerio que dirige María Jesús Montero en un 20%. Las caídas bursátiles de los últimos años han reducido la negociación y, con ello, la recaudación potencial.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios