por la presión fiscal

Abante avisa a Sánchez: “Va a demostrar que la izquierda no sabe gestionar la economía”

Santiago Satrústegui critica la incertidumbre fiscal. En la industria del asesoramiento, defiende la independencia y anticipa un mejor año para los mercados

Foto: Santiago Satrústegui, presidente de Abante
Santiago Satrústegui, presidente de Abante

El sector financiero empieza a sacar las uñas ante el Gobierno de Pedro Sánchez. Frente a la corrección de la banca, que trata de mantener una posición apolítica que no perjudique aún más su dañada reputación, otras firmas financieras critican abiertamente las medidas fiscales, como ha hecho Bolsas y Mercados Españoles (BME) o, este martes, Abante Asesores.

La firma de asesoramiento y gestión de activos ha advertido del riesgo de la incertidumbre fiscal, así como de que haya nuevas figuras impositivas o se eleven algunos tributos. “Hay una crítica que normalmente es injusta que dice que la izquierda no sabe gestionar la economía, pero este Gobierno va a demostrar que no es injusta”, avisa el presidente de Abante, Santiago Satrústegui.

El ejecutivo critica que se eleve la tarifa estatal del impuesto sobre el Patrimonio al 3,5%, así como la creación de la tasa de transacciones financieras, mal apodada como Tobin. “No tiene sentido cobrar esto cuando el ‘bund’ alemán está al 0,24% y el bono español paga un 1,3%”, añade Satrústegui, que señala no obstante que hay preocupación entre los inversores españoles, pero por ahora no entre los europeos, más pendientes de los fundamentales de la economía española que por ahora son positivos.

Visión de largo plazo

Los ejecutivos de Abante Asesores prevén un año más benigno para los inversores. La firma independiente defiende la necesidad de mantener una visión de largo plazo, y explica que por ello elevó sus posiciones en renta variable para las carteras perfiladas a finales del pasado año, en el que el 90% de los activos acabó en negativo. Sin embargo, “el Ibex está por debajo de los 9.000 puntos, como en momentos en los que la economía estaba mucho peor. La bolsa tiene una rentabilidad por dividendo y potencial de revalorización interesantes”, arguye Joaquín Casasús, director general de Abante.

El año 2018 fue muy duro para los inversores. De hecho, algunos gestores españoles hicieron su peor ejercicio, entre ellos algunos con nuevos proyectos como Francisco García Paramés con Cobas, que terminó con pérdidas del 30% en sus fondos estrella. No obstante, Paramés no estaba entre la selección de gestores españoles de Abante, para lo que aseguran que hay criterios cualitativos más importantes que los cuantitativos. “Cuando es un nuevo proyecto nos gusta esperar y ver”, indica Marta Campello, asset manager de la entidad.

Así, más que un mal dato de rentabilidad, hay otros factores que pueden provocar que los selectores de Abante dejen de apostar por un gestor. Campello enumera cuatro motivos: “Vendemos cuando una idea de inversión deja de estar vigente, cuando hay un cambio estructural en la gestión, si no hay estabilidad en la evolución del patrimonio o si no hay suficiente transparencia y comunicación con el gestor”.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios