dólares, salud, y originalidad

¿Cómo han invertido en 2018 los pocos fondos que se salvan de las pérdidas?

Algunas gestoras han sabido pescar en río revuelto y conseguido por lo menos unas modestas ganancias que las han salvado de la quema. Son pocas, pero haberlas haylas

Foto: Foto: Corbis
Foto: Corbis

Los inversores y gestores llegan al nuevo año cargando con un 2018 complicado. Y es que, ante el nerviosísmo de los mercados por factores como la desaceleración económica, cambio de política monetaria de los grandes bancos centrales y otras tensiones geopolíticas, pocos han sido los activos (e inversores) que se han salvado de las pérdidas. Sin embargo, algunas gestoras han sabido pescar en río revuelto y conseguido por lo menos unas modestas ganancias que las han salvado de la quema.

'Haberlos haylos', pero los productos que han eludido las pérdidas son pocos. Según datos de Morningstar a cierre del ejercicio, sólo alrededor del 7% de los fondos españoles (de un total de más de 2.000 fondos, contando sólo los lanzados antes del 31 de diciembre de 2017) cierra el año con una rentabilidad positiva, y el número de estos que ha superado la inflación (situada en el 1,2% a cierre de 2018) no llega al 5%.

Entre los grandes ganadores destaca el dólar. Hace apenas doce meses, esta divisa cerraba su peor año en más de una década de rentabilidades anuales positivas (si se compara con el euro). Sin embargo, este año 'el billete verde' ha ganado fuelle, impulsado por la subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal y la incertidumbre desatada en los mercados que ha llevado a los inversores a buscar consuelo en activos refugio. Así, han sido los fondos de gestoras bancarias con un alta exposición a la renta fija en dólares y con un enfoque a corto plazo los que se han salvado de los números rojos, con Bankia Dólar Cartera (+9,9% de rentabilidad según datos de Morningstar), CaixaBank Renta Fija Dólar (+7%), o Ibercaja Dólar (7%) como ejemplo.

Más allá del dólar como activo refugio, también ha habido fondos que han sabido elegir sectores más protegidos de los vaivenes macroeconómicos. Este es el ejemplo de DP salud (4%), de la gestora Degroof Petercam, que invierte en empresas como Pfizer, Johnson&Johnson o Novartis y que en los últimos meses, además, había aumentado su exposición a EEUU. Lo mismo ocure con Ibercaja Sanidad (+3,4%) y Pharmafund de Novo Banco (+2,3%), por ejemplo, que sigue "una estrategia de selección de valores del sector farmacéutico global en base a sus fundamentales y tiene una naturaleza estática, pues el horizonte temporal de la inversión en esta industria debe ser el largo plazo".

Sin embargo, no todos han sabido aprovechar este sector: es el caso de CaixaBank, cuyo 'Multisalud' está mucho más diversificado y ha dado más importancia a empresas como la israelí Teva o la irlandesa Allergan —aunque, no obstante, sus pérdidas de alrededor de un 5% no son tan agudas si se comparan con el panorama general—.

Luego hay fondos que han encontrado su propia receta para salvarse de las pérdidas, como es el caso de Bankinter Eurostoxx Inverso, que se dedica a apostar en corto contra el índice europeo y gana si a este le va mal (tanto es el caso que en 2018 ha obtenido un 8,3% de rentabilidad). Otro caso interesante es el Esfera Team Trading (3%), que invierte utilizando un algoritmo automático de trading. Muchos de los fondos de esta gestora se encuentran entre los pocos que dan rentabilidad, como el fondo de fondos Esfera I Arca Global (+10%) o el especializado en 'commodities' Esfera Seasonal Quant Multistrategy (4,3%).

Pérdidas y sorpresas

Según el ránking de rentabilidad de Morningstar, entre los fondos que más pierden destaca la gestora de filosofía 'value' de Francisco García Paramés, Cobas —una entidad que se ha visto salpicada en los últimos meses por inversiones como la suiza Aryzta y la francesa Renault o las españolas DIA y Duro Felguera—. De hecho, cuatro de los seis peores fondos de 2018 son de Cobas, con una pérdida de rentabilidad de alrededor del 30% cada uno.

Lo cierto, sin embargo, es que las inversiones de todas las grandes firmas de inversión 'value' del país — Bestinver, AzValor, Magallanes...— han perdido valor a dos dígitos este 2018. Hay que tener en cuenta que esta filosofía de inversión cuenta con una visión largoplacista en la que un año es un periodo demasiado corto para juzgar el desempeño de sus decisiones y con el foco puesto sobre sus activos por la calidad de la institución que lo imite más que por el contexto macroeconómico en el que se encuentra. De hecho, muchas gestoras (proclamadas 'value' o no) suelen recomendar no retirar la inversión en un plazo de tres a cinco años. Y, sin embargo, pérdidas de alrededor del 20% al año no dejan de ser dolorosas.

Ha sido un mal año —que no quiere decir que vaya a ser necesariamente una mala vida—

Sorprende también entre los ganadores los fondos de inversión enfocados en las pequeñas empresas (las llamadas 'small caps') —sector empresarial que a principios de año fue muy recomendado por los analistas por las predicciones de crecimiento económico y demanda interna para 2018 y que puso muy de moda la gestora del banco Santander Lola Solana. Sin embargo, las pequeñas empresas, en este 2018 para el olvido, tampoco se han salvado de las pérdidas y así lo reflejan las rentabilidades de una larga lista de damnificados: Gaesco Small Caps (-26,7%), Ibercaja Small Caps (25,5%), Renta 4 Small Caps Euro (24,4%)...

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios