cronica de bolsa

Pánico en las bolsas: el Ibex se desploma a mínimos desde la victoria del Brexit

La decisión de May para cancelar la votación sobre el pacto del Brexit vuelve a disparar la incertidumbre en un contexto de tensión por miedo a una recesión y la guerra comercial

Foto: Activistas frente al Parlamento británico (Efe)
Activistas frente al Parlamento británico (Efe)

La incertidumbre es el peor enemigo del mercado y que a falta de cuatro meses de la desconexión de Reino Unido y la Unión Europea todavía no se sepa qué va a pasar no está ayudando mucho a los inversores en la recta final del año. El nuevo incremento de las dudas acerca del Brexit se produce además en un contexto de tensión en los mercados por el miedo a una recesión en Estados Unidos y por una posible guerra comercial. De hecho, Wall Street vuelve a cotizar en rojo este lunes, como hacen los grandes índices europeos. El Ibex 35 retrocede un 1,72% y pierde los 8.700 puntos, marcando nuevos mínimos anuales en los 8.663,5 puntos. De hecho, es el nivel más bajo desde mayo de 2016, cuando se hundió como consecuencia de la victoria en referéndum de la opción Brexit.

Los inversores han puesto en precio desde primera hora la posibilidad de que Theresa May cancelara la votación en el Parlamento para apoyar el acuerdo alcanzado con Bruselas, y a medio día se ha confirmado su decisión, alimentando las ventas que se producen en la renta variable europea. Todos los grandes índices cotizan con descensos de entre el 1% y el 2%. El selectivo menos castigado en este sentido es, precisamente, el FTSE 100 británico, ya que como suele ser habitual la caída de la libra amortigua la variación neta, y desciende un 0,7%. La divisa cotiza con pérdidas de más del 1% respecto al euro, hasta los 1,104 euros, mínimos desde mayo.

La decisión de May de retrasar la votación respondería al rotundo rechazo que sabe de antemano que va a tener plan para sacar a Reino Unido de la Unión Europea. Algo, que, por otro lado, provocaría un escenario político y económico con más incertidumbres si cabe. Analistas consultados solo coinciden en que aún están abiertas todas las posibilidades, incluyendo los extremos de que pueda haber otro referéndum o una salida desordenada. No obstante, en la City londinense cobra fuerza la hipótesis de que haya un acuerdo de última hora para evitar el descalabro, y que Reino Unido se mantenga con un amplio espectro de libre comercio con el resto de la Unión Europea pero sin derechos de voto o veto en las decisiones sobre el proyecto comúbn.

Pero el Brexit no es el único factor que está pensando en el ánimo de los inversores en esta difícil recta final del año. Mientras sigue muy presente la guerra comercial entre Estados Unidos y China, todas las miradas estarán puestas en la última reunión del año del consejo del Banco Central Europeo (BCE) -este jueves- y ver qué camino opta por tomar cuando debería terminar la compra de bonos, como ya anunció.

El consenso da por hecho de que el mensaje del organismo y el discurso de su presidente, Mario Draghi, consolidarán el camino marcado desde Fráncfort: fin de las compras netas de activos en diciembre, tras haber triplicado el balance hasta los 4,5 billones (millones de millones) de euros, y con la puerta abierta a la primera subida de tipos tras el verano. Aun así, los inversores están pendientes de detalles sobre la reinversión de los vencimientos de la deuda comprada.

Miedo a una recesión

Por otro lado, los mercados operan con miedo a una recesión. O, al menos, muchos inversores están apuntando hacia ello. La curva de tipos de interés en el mercado de bonos norteamericano está plana, con un diferencial de 10 puntos básicos entre las rentabilidades de los títulos a 2 y 10 años, mínimos desde 2007. La inversión de la curva, cerca de producirse si sigue esta tendencia, es una anomalía que ha precedido a las últimas ocho recesiones de la primera economía mundial, y ya se paga más por el bono a 2 años que por el de 5 años. Estas dudas han alimentado la ola de ventas en Wall Street durante los últimos días, que persiste este lunes con caídas de entre el 0,5% para el Nasdaq y el 1,5% para el Dow Jones.

De vuelta a la bolsa española, el foco está puesto en DIA, que se espera que abandone el selectivo tras la fuerte caída de su capitalización. De hecho, este lunes se desploma otro 8% hasta sus mínimos históricos en los 0,506 euros, y no cumple los requisitos para seguir en el Ibex, ya que su valor en bolsa está muy por debajo del 0,3% de capitalización media durante el último trimestre. Otros valores como Técnicas Reunidas e Indra también estarían en peligro para continuar.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios