reabren el mercado de emisiones de cocos

BBVA y Bankia pagan un 20% más por emitir deuda anticrisis que hace seis meses

Las dos entidades han colocado bonos AT1 con cupones en torno al 6%. Antes de la crisis política de Italia o emergentes, Santander y CaixaBank asumieron menos intereses

Foto: Carlos Torres, consejero delegado de BBVA. (Reuters)
Carlos Torres, consejero delegado de BBVA. (Reuters)

El mercado es ahora más hostil para la banca que a principios de año. BBVA y Bankia han comprobado en los últimos días como hay una amplia demanda por sus emisiones, pero a cambio de asumir un coste mayor que el que soportaron sus competidores hace tan solo medio año, cuando Santander y CaixaBank también colocaron deuda anticrisis.

“Las condiciones financieras han empeorado con el retraso en las expectativas de subidas de tipos, las turbulencias políticas en Italia, y los problemas de la divisa en Turquía, Argentina o Sudáfrica”, señala Fernando Rojas, consultor de AFI. Esto se ha notado, alerta, en las emisiones de deuda corporativa no financiera. Pero el programa de compras del Banco Central Europeo (BCE) sostiene las rentabilidades de los bonos de empresas, mientras que los bancos están al descubierto.

Las condiciones financieras han empeorado con el retraso en las expectativas de subidas de tipos, la incertidumbre en Italia y problemas en emergentes

Además, los grandes bancos españoles tienen una alta exposición a emergentes, mientras que la incertidumbre italiana golpea a la banca en general por sus tenencias en deuda pública y porque cada vez que hay un ascenso de un gobierno populista vuelve el miedo a una ruptura del euro. Así, aunque en septiembre se ha relajado la tensión y han repuntado las cotizaciones del sector, las emisiones son más caras que en el primer trimestre.

BBVA colocó este lunes 1.000 millones de euros en bonos perpetuos contingentes convertibles tras recibir una demanda cinco veces superior. Estos títulos de deuda anticrisis, que pueden convertirse en capital ante una situación de estrés para capitalizar el banco, se conocen en la jerga financiera como AT1 o CoCos. El cupón al que se ha realizado la emisión es del 5,875% anual para los primeros cinco años, periodo tras el cual habrá una posibilidad de amortización, y después será de 566 puntos básicos sobre tipo Mid-Swap a cinco años. BBVA, Barclays, BNP Paribas, Bank of America Merrill Lynch, Citi y Credit Suisse han actuado como colocadores.

Ha sido la primera emisión de BBVA en 2018 y la primera también de este tipo en la que han podido participar inversores institucionales españoles. El coste que asume la entidad presidida por Francisco González supera en más del 20% a la última que realizó su gran competidor, Banco Santander, en marzo, cuando colocó 1.500 millones con un cupón del 4,75%, aunque en el mercado secundario estos bonos cotizan con un castigo de más del 10%.

Cotización de los CoCos emitidos por Banco Santander en marzo. Fuente: Bloomberg
Cotización de los CoCos emitidos por Banco Santander en marzo. Fuente: Bloomberg

Los bancos españoles cotizaban en bolsa a finales del primer trimestre con precios entre un 10% y un 20% superiores a los actuales. Mientras que la deuda anticrisis se intercambiaba en el mercado secundario a la par de la emisión. Desde entonces, y pese a la recuperación en septiembre, han empeorado las condiciones de financiación, lo que explica por qué BBVA tiene que pagar intereses en un 20% superiores a Banco Santander. “Ahora sabemos que hubiera sido mejor emitir en marzo, pero entonces parecía que las condiciones iban a seguir mejorando”, señala Rojas desde AFI.

Ahora sabemos que hubiera sido mejor emitir en marzo, pero entonces parecía que las condiciones iban a seguir mejorando

A principios de año las expectativas del mercado eran que el BCE acabaría con el ‘dinero gratis’ en marzo de 2019, pero sus planes se han ido retrasando y, como pronto, será en septiembre del año que viene. Junto a ello, Italia y los emergentes han dado quebraderos de cabeza a los bancos. Banco Santander realizó su última emisión antes de ello, igual que CaixaBank, que colocó 1.250 millones de euros con un cupón del 5,25%. Como pasa con los bonos del banco cántabro, estos también están con pérdidas de dos dígitos.

Cotización de los CoCos emitidos por CaixaBank en marzo. Fuente: Bloomberg
Cotización de los CoCos emitidos por CaixaBank en marzo. Fuente: Bloomberg

De esta forma, BBVA soporta un coste anual superior en un 22% al que asumió Banco Santander hace medio año, mientras que respecto a la última emisión de CoCos de CaixaBank es de un 12% superior. No obstante, el cupón está al nivel o por debajo de las seis emisiones anteriores de BBVA durante los últimos años.

La última emisión fue en noviembre, cuando colocó 1.000 millones de dólares en CoCos a un plazo de diez años. En mayo de 2017 emitió 500 millones con un cupón del 5,875%, el más bajo hasta entonces. Anteriormente, acudió al mercado con 1.000 millones en abril de 2016, dos emisiones de 1.500 millones en 2014 y 2015, y 1.500 millones en mayo de 2013, con un cupón del 9%, que ya amortizó en mayo.

Para Bankia el escenario ha sido similar que para BBVA, solo que además el banco parcialmente nacionalizado reabrió el mercado de deuda anticrisis tras varios meses seco. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri colocó 500 millones en CoCos con un cupón fijado en el 6,375% para los primeros cinco años, con lo que es un interés un 21% por encima al que soportará CaixaBank con su última emisión y un 34% más que la colocación de Santander en marzo.

Vetados para pequeños inversores

Los CoCos están ofreciendo rentabilidades superiores al dividendo que pagan los bancos e, incluso, está cerca del retorno sobre el capital (ROE). Sin embargo, ante el temor de futuras demandas por ser productos más complejos que los bonos tradicionales, el importe mínimo para invertir en estas emisiones suele ser de 200.000 euros. Es decir, quedan reservadas para los inversores institucionales.

Varios gestores ven atractiva la deuda subordinada. “El atractivo de estos bonos híbridos está en su cupón y en la solvencia reforzada por la limpieza de balances, y el aumento del capital”, arguye Rafael Valera, gestor de Buy & Hold. “Creemos que los bancos han aprendido de la última crisis vivida. Al final están pagando retornos que no se alejan tanto de sus ROE y superan a los retornos por dividendo para los accionistas”, añade.

Una vez que Bankia y BBVA han reabierto el mercado de emisiones, los expertos esperan que haya más. Los requisitos de MREL que marca la Junta Única de Resolución (JUR, o SRB en inglés) aún no están determinados del todo para el conjunto del sector, pero se da por hecho que tendrán hasta 2024 para cumplirlos. No obstante, si finalmente el BCE sube tipos el año que viene podría encarecer las emisiones. En el caso de BBVA, la entidad explica que tiene un 1,73% de deuda anticrisis emitida sobre los pasivos exigibles, superior al 1,5% requerido. La emisión de este lunes se debe a dotarse de flexibilidad aprovechando la mejoría de las condiciones del mercado. Para la totalidad de la banca, AFI calcula necesidades de más de 40.000 millones de euros.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios