los 'blue chips' todavía pierden dinero

La década desastrosa del Ibex: las grandes valen menos que cuando quebró Lehman

Los accionistas de Telefónica, Santander y BBVA aún pierden dinero 10 años después, contando incluso los dividendos recibidos

Foto: Inversores ante una pantalla de cotización. (Reuters)
Inversores ante una pantalla de cotización. (Reuters)

"Yo invierto en Telefónica y los grandes bancos, que siempre van a estar ahí, son seguros y nunca van a quebrar". Si tienes una cierta edad y alguien de tu familia invierte en bolsa, seguro que alguna vez has escuchado esta frase. Y si no, casi seguro que la habrás oído a algún experto en la radio… Quizá haya sido la frase más repetida entre los pequeños inversores españoles… Y también una de las más 'costosas'.

10 años después de la caída de Lehman Brothers, los accionistas de los llamados ‘blue chips' españoles todavía pierden dinero si han mantenido sus títulos desde entonces. Unos números que siguen siendo rojos, aunque de menor intensidad, si añadimos los dividendos que durante esta década han ido pagando las compañías.

La peor parada es Telefónica. Hace una década el precio de la compañía rozaba los 18 euros por acción, a años luz de los 6,7 euros en los que se mueve la acción en la actualidad. Ajustando el precio por la remuneración que la compañía ha dado al accionista durante el periodo, su precio ficticio de hace 10 años sería de 8,92 euros. Es decir, aún contando con ellos los accionistas todavía sufren una pérdida superior al 25% en los títulos de la empresa dirigida ahora por Álvarez Pallete.

En este periodo, el valor ha sufrido la intensa competencia del sector, la erosión en el precio de sus servicios, el peso de su abultada deuda y, especialmente, la caída sostenida de sus resultados. Aquel 2008 Telefónica lo cerró con un beneficio neto de 7.500 millones de euros, más del doble del conseguido en 2017, de 3.132 millones de euros.

Si estos días hablas con tu cuñado sobre lo de Lehman Brothers o asistes a una tertulia de barra de bar, escucharás que los únicos que han salido ganando con toda esta historia son los bancos. Y oirás varias veces que sobre todo los españoles, porque ahora tienen menos competencia al haber desaparecido las cajas.

Pero sus accionistas no dirán lo mismo, precisamente. Santander se movía cerca de los 11 euros el 15 de septiembre de 2008. Descontando a ese precio los dividendos que sus inversores se han ido metiendo en el bolsillo se ajustaría hasta los 4,55 euros, con datos de BME. Una década después, el banco que preside Ana Botín cotiza a 4,2 euros, lo que supone una pérdida acumulada del 7,69%.

Todavía es mayor el quebranto para los accionistas de la otra gran entidad financiera española, BBVA. Su precio se movía hace 10 años en las inmediaciones de los 11 euros, que ajustado por los dividendos repartidos desde entonces se situaría en los 5,94 euros. Así, quien tuviera títulos del banco presidido por Francisco González hace una década pierde más de un 12% en el periodo.

Si tenemos en cuenta la inflación, la pérdida de poder adquisitivo todavía sería mayor para los accionistas de estos tres valores. En este periodo, el IPC ha subido más de un 11%, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Es decir, que incluso contando con los dividendos cobrados, las acciones de Telefónica habrían perdido en términos reales casi un 35%, las de Santander cerca de un 20% y las de BBVA, un 25%.

Esta evolución muestra, una vez más, los peligros de concentrar excesivamente las carteras y, en concreto, en solo un grupo de valores de un mercado muy concreto como el español. Por eso, la diversificación, tanto geográfica como por industrias, suele ser una de las recomendaciones más habituales de los asesores financieros.

Calcula cuántos dividendos reparte tu compañía


Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios