la ue dejará de considerar paraíso fiscal a andorra

La banca andorrana pujará en España por los ricos sin tener detrás un paraíso fiscal

Andorra cuenta con salir de la lista gris de paraísos fiscales de la UE este año. Los bancos se preparan para un periodo de concentración y de expansión por Europa

Foto: Andorra
Andorra

Las autoridades andorranas quieren dejar atrás un pasado basado en ser un paraíso fiscal y destino de turismo barato. El Gobierno del Principado da por hecho que este año saldrá de la lista gris de paraísos fiscales de la Unión Europea, lo que será un punto de inflexión para los bancos de Andorra, que se preparan para un periodo de fusiones y expansión.

Fuentes del Ejecutivo del Principado de Andorra explican a Cotizalia que “no hay dudas de que en la próxima revisión el país estará fuera de las listas de la Unión Europea”. Europa tiene una lista negra de paraísos fiscales y otra gris temporal a petición de los estados que están en la anterior para salir de estas etiquetas. Lo más probable es que esto ocurra en diciembre, aunque Andorra podría dejar de ser un paraíso fiscal a todos los efectos antes si se reúne el Ecofin y trata este tema.

Para salir de este listado, Andorra debe cumplir tres requisitos. Dos de ellos ya estaban: certificación de la OCDE y un marco fiscal homologable. La tercera es que no haya regímenes especiales para el impuesto de sociedades. Andorra tiene un tipo nominal del 10% para este tributo, igual que Malta, que es el Estado con menor tasa en la Unión Europea, y cumple con el requisito. Así lo dejaron claro en un evento celebrado en Madrid este martes el ministro de Finanzas, Jordi Finca, la directora general de Andorra Banking, Esther Puigcercós, y el director general de la Autoridad Financiera Andorrana, Ramón López. Asimismo, Andorra iniciará en septiembre el cruce automático de datos fiscales con España y con el resto de miembros de la UE, así como con otros 13 países.

Andorra espera completar su transformación con estos pasos, claves para el sector financiero, que ha cambiado su forma de trabajar durante la última década. Coincidiendo con el inicio de la crisis, las entidades andorranas trataron de expandir su negocio fuera del Principado con un ejercicio de blanqueo de su imagen, acelerado tras la caída de BPA a partir de la acusación de lavado de dinero negro por parte de las autoridades estadounidenses en 2015. “Seguirá habiendo información sobre ello porque hay 12 o 13 procesos judiciales abiertos, pero esperamos que no afecte a la imagen de Andorra, porque actuamos con celeridad, aprobando en marzo de 2015 una ley de resolución a imagen de Europa en tres semanas”, explicó este martes el ministro de Finanzas.

“Al principio costaba que los clientes institucionales fuera de Andorra entendieran el cambio del sistema financiero, pero ahora ya está asumido que trabajar con nosotros es como hacerlo con un banco español o francés”, asegura un ejecutivo. De hecho, los bancos andorranos que aún tienen presencia en paraísos fiscales como Panamá o Bahamas planean salir pronto de ellos. Y lo harán por imagen reputacional, no porque no salgan los números, según fuentes conocedoras. En el pasado, el negocio ‘offshore’ era clave, pero ahora planean centrar su actividad en Europa, compitiendo con los modelos de banca privada suiza por los patrimonios medio-altos de España y otros países europeos. Los bancos suizos están en el mismo camino de abandonar los países ‘offshore’ de Latinoamérica y el Caribe, según estas mismas fuentes.

Por eso, según confirman fuentes del sector en Andorra, los bancos andorranos no quieren ningún tipo de vinculación a paraísos fiscales, especialmente después del trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) en el que en España han participado El Confidencial y La Sexta, con publicaciones sobre cómo grandes fortunas han tenido durante años dinero sin declarar ante la Agencia Tributaria en cuentas bancarias ‘offshore’.

Órdago en banca privada

La banca andorrana seguirá pujando por patrimonios que van desde los 100.000 euros hasta los cinco o 10 millones. Es decir, el rango en que compiten las bancas privadas de bancos suizos como Julius Baer o Lombard Odier. Estos serán sus principales competidores, mientras que también pujarán por ganar cuota de mercado ante entidades suizas de mayor tamaño como UBS o Credit Suisse, la filial española de Deutsche Bank, o las ramas de banca personal y privada de las entidades españolas. Lejos queda el público ultrarrico, a partir de 20 millones de euros, en el que son fuertes Citi, Goldman Sachs o JP Morgan.

El sector bancario es el más importante para la economía andorrana, con una aportación del 21% del producto interior bruto (PIB) y el 5% de los empleos, con una plantilla de 2.658 trabajadores en el Principado, que tiene 80.000 habitantes. El volumen de activos alcanza los 46.000 millones de euros, un 63% más que en 2007, cuando gran parte del negocio aún estaba basada en captar patrimonios que querían evitar a la Hacienda de sus países. Por su parte, el beneficio del sector alcanzó los 131 millones de euros, con un ROE (rentabilidad sobre el capital) del 9,85%, muy por encima de la media europea.

La industria bancaria andorrana tiene balances menos expuestos al ladrillo que sus vecinos españoles o a la rama de banca de inversión como los franceses. Asimismo, están más capitalizados en general que las entidades europeas, con peso reducido de los depósitos y el crédito en el balance, y en mayor medida del segmento de banca personal y privada. Los cinco bancos andorranos son Andbank, Crèdit Andorrà, Morabanc, VallBanc y BancSabadell d’Andorra.

Más del 50% de los activos de la banca andorrana están fuera del Principado, repartidos principalmente por España y por el resto de Europa. Los ejecutivos asumen que habrá un proceso de concentración para ganar en escala y eficiencia. Por ahora, las entidades han tratado de crecer diversificando. Andbank, entidad con activos gestionados o asesorados por valor de 8.832 millones al término de 2017, compró el 50% de Inversis en 2013 para crecer en banca privada en España. Ahora, además, negocia la compra de Merchbanc, gestora con 400 millones en fondos, sicavs y planes de pensiones. Por su parte, Crédit Andorrà adquirió el 85% de Banco Alcalá en 2011 con el mismo fin. Esto es, crecer en España.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios