tras la llegada de lópez obrador

México no asusta al mercado... "No habrá un cambio de tendencia que dañe la economía"

A corto plazo, puede provocar algún sobresalto en bolsa, pero si se analiza la situación país desde un punto de vista más amplio, las cosas van a seguir como hasta ahora

Foto: Andrés Manuel López Obrador gana las elecciones en México
Andrés Manuel López Obrador gana las elecciones en México

La victoria de Andrés Manuel López Obrador llega en un mal momento en lo que al calendario se refiere. Y es que a corto plazo, puede provocar algún sobresalto en bolsa o en la cotización de las empresas con intereses en México, más por la incertidumbre que llega en el momento más volátil del año -que es, precisamente, el periodo estival en el que los volúmenes bajan considerablemente- que por otra cosa. De hecho, si se analiza la situación y las perspectivas del país desde un punto de vista más amplio, la conclusión es que las cosas van a seguir como hasta ahora.

No en vano, los inversores entienden que la llegada al poder de un socialista en más de 80 años, que además no es miembro de ninguno de los partidos tradicionales -ni del PRE, ni del PAN-, y en contra de lo que a priori se pueda creer, no va a suponer un cambio drástico. De hecho, a lo largo de la campaña, López Obrador ha ido rebajando la intensidad del discurso a medida que avanzaba en las encuestas. "Es un riesgo aislado que metes en la ecuación", explica a Cotizalia Gonzalo Lardíes, gestor de A&G Banca Privada. "El futuro de las empresas depende más de la guerra comercial y de los aranceles que de las posibles medidas internas, que en el entorno internacional actual pasan a un segundo plano", continúa.

Así, el resultado de las elecciones, a priori, "puede tener un impacto negativo a corto plazo, porque la psicología del inversor es compleja y, quizá por la falta de experiencia y conocimiento real de cómo están las cosas, lo que puede ponerle nervioso y es posible que se vean algunas salidas", explican fuentes del mercado. "Pero una vez se compruebe que todo sigue igual, los mercados se tranquilizarán", aseguran. Al tiempo que justifican la caída del peso, principalmente, por un escenario internacional enrarecido que está llevando a los inversores que no están cómodos en emergentes a cubrirse y la divisa mexicana es la forma más fácil de hacerlo, porque es la divisa de Latam más líquida.

Además, los expertos parten de la base de que nada va a cambiar esencialmente para el país en lo que refiere a los tres aspectos fundamentales para su economía. En este sentido, Alex Fusté, economista jefe de Andbank, asegura que en tanto que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte va a seguir paralizado hasta las elecciones de Estados Unidos, las proyecciones económicas se van a mantener en el entorno del 2% de crecimiento y la inflación va a permanecer anclada gracias a una política monetaria muy eficiente, "no hay que esperar un cambio de tendencia que afecte a la economía, por lo que el tejido empresarial del país está tranquilo".

Tres pilares que no cambian

Respecto al Nafta, es casi imposible que haya una renegociación de las condiciones en 2018, por lo menos hasta pasadas las elecciones legislativas el próximo mes de noviembre, no habrá ningún avance en este sentido, lo que aleja la incertidumbre a corto plazo. Así lo ha asegurado el propio presidente Donald Trump este mismo domingo, tras segurar que "lo podría firmar ahora mismo, pero no estoy contento con él y quiero esperar hasta después de las elecciones", afirmó en una entrevista emitida por la cadena Fox News.

En cuanto al crecimiento económico, sin nuevo tratado las proyecciones se mantienen inalteradas, esto es, entorno a un 2% del PIB. "El crecimiento es crecimiento, sea la cifra que sea, por lo que la economía y los mercados van a seguir a flote", afirma Fusté. No en vano, la economía estadounidense sigue siendo fuerte y de ello también se benefician los países de su órbita.

Y en tercer lugar, la política monetaria, que da mucho soporte a la estabilidad financiera de México, con una inflación controlada en el 4%. El ciclo de subidas en de tipos de interés ha sido fructífero, con lo que plantea un escenario de menor endurecimiento monetario y eso es bueno para la economía.

Por todo ello, el tejido empresarial del país está tranquilo. De hecho, según explica el economista jefe de Andbank, a pesar de que López Obrador no es el perfil de candidato que puede gustar a los señores del dinero, con un discurso clásico de izquierda reivindicativa, desde los empresarios del país aseguran que "este señor ya fue gobernador de Ciudad de México y tuvo una buena relación con el tejido empresarial. Basándonos en la experiencia pasada, no hay porqué creer que vaya a emprender una poítica de corte antiempresarial", explica Fusté sus conversaciones con empresarios mexicanos.

Moody's opina

Por su parte, Moody's opina que la victoria de López Obrador eleva los riesgos en el sector petrolero y gasista de México, explicando que los planes del nuevo presidente de congelar el precio del combustible provocarían pérdidas en los negocios de refino y marketing de Pemex, particularmente en caso de que los precios del crudo suban y el cambio del peso se debilite frente al dólar.

Sin embargo, la calificadora de riesgos no prevé que las políticas del nuevo Gobierno vayan a interferir en el medio plazo con el sector bancario, señalando que no espera que se vayan a limitar los intereses aplicados a los préstamos, aunque anticipa que el Ejecutivo mexicano podría estimular el aumento del crédito por parte de entidades públicas.

"La Administración entrante se beneficiará de un punto de partida macroeconómico favorable, aunque al final la trayectoria del rating vendrá formada por la dirección de las políticas económicas y su impacto en las perspectivas fiscales y de crecimiento a medio plazo de México", apunta Jaime Reusche, analista senior de Moody's.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios