posible fusión de Société y UNICREDIT

Caixa encabeza la lista española de bancos para fusiones dentro de Europa

UniCredit y Société Générale abren la puerta a las fusiones transnacionales que reclaman las autoridades. En España, los expertos ven a CaixaBank como única posibilidad

Foto: Edificio de CaixaBank. (EFE)
Edificio de CaixaBank. (EFE)

Bruselas y el Banco Central Europeo (BCE) han alentado las fusiones transfronterizas en la banca como una forma de completar una Unión Bancaria hacia la que Europa quiere avanzar pero no da pasos concretos. Hasta ahora, solo ha habido compras, como las de CaixaBank o Bankinter en Portugal y Banco Santander en Polonia. Pero en 2018, una década después del inicio de la crisis, ya se habla de operaciones ‘de tú a tú’.

UniCredit y Société Générale son dos candidatos para el pistoletazo de salida a esta fase de fusiones transfronterizas. 'Financial Times' publicó este fin de semana que estudian su fusión, mientras que recientemente también ha habido rumores sobre que Barclays estaba analizando algún tipo de operación con otro competidor europeo ante la presión del fondo de inversión Sherborne, del activista Eduard Bramson, que controla el 5,4% del capital, según informó el mismo medio.

“Una operación de este estilo podría desencadenar una oleada de operaciones corporativas a nivel europeo”, señala Javier Bernat, analista de GVC Gaesco Beka. “Seguramente elevaría significativamente el riesgo sistémico, lo que no sería del agrado del BCE”, añade. Esta es una opinión muy extendida en el mercado: por una parte, se alientan las fusiones transfronterizas, pero, por otra, los propios reguladores pondrían muchas barreras.

Una operación de este estilo (UniCredit y Société Générale) podría desencadenar una oleada de operaciones corporativas a nivel europeo

En cualquier caso, ya hay quinielas encima de la mesa. En concreto, análisis sobre entidades con un tamaño relevante a escala nacional pero todo lo contrario a escala internacional, con lo que podrían encontrar sinergias y diversificación con fusiones transnacionales. En España hay dos bancos que cumplen estas características, CaixaBank y Bankia.

El segundo está descartado por sus particularidades. Bankia solo tiene negocio en España y, por ahora, su futuro está condicionado por la privatización. El Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB) aún cuenta con el 60,1%, y su plazo de privatización, inicialmente previsto hasta diciembre de 2019, aún no está claro.

Con Bankia fuera de juego para un nuevo baile de fusiones, CaixaBank es el único nombre propio al que señalan las fuentes del mercado al especular con candidatos para operaciones que eleven la eficiencia y diversifiquen la facturación a lo largo de Europa. El banco catalán, con sede en Valencia, tiene presencia en Portugal con BPI, que en el primer trimestre de 2018 aportó el 6% del beneficio.

No es la primera vez que la entidad que preside Jordi Gual suena con fuerza en este tipo de quinielas. “Es una posibilidad que existe desde hace tiempo”, aseguran fuentes del mercado sobre la posibilidad de que CaixaBank protagonice alguna operación transfronteriza de calado. CaixaBank tiene una capitalización bursátil de 22.300 millones de euros, después de perder un 4% en el acumulado del año, menos que el resto de grandes bancos españoles. Otras entidades españolas como Unicaja, Sabadell o Liberbank han estado también en las quinielas para bailes de fusiones, aunque especialmente el banco andaluz, que sale citado en varios informes de brókeres, suena con jugadores locales.

Primer banco de la eurozona

Su tamaño es menor al de UniCredit y Société Générale, que valen en bolsa 32.400 millones y 30.700 millones respectivamente. Las dos entidades iniciaron la sesión de este lunes con fuertes subidas, para acabar moderando el movimiento hasta cerrar con un retroceso del 0,8% por parte del banco italiano y un alza del 0,7% de la firma francesa.

“Una posible fusión entre Société Générale y Unicredit puede considerarse como una operación entre iguales, y creemos que tiene sentido industrial”, opina Bernat, que recuerda que las ratios de apalancamiento de los dos bancos son similares. Por otro lado, son dos entidades complementarias, geográficamente y por negocio. UniCredit, cuyo CEO es el ex de Société Jean-Pierre Mustier, tiene un negocio principalmente minorista en Italia y también en Alemania o Austria. Por su parte, Société Générale es un banco algo más global en el que destacan los segmentos de banca de inversión y mayorista.

“Los bancos han estado preocupados por cumplir con los requisitos de instrumentos de capital (MREL) y normas regulatorias, pero ahora los ejecutivos ya empiezan a prensar en incrementar la rentabilidad para sus accionistas”, arguye Rafael Alonso, analista de Bankinter. “Los bancos americanos, que son más rentables, son tres o cuatro veces más grandes, además de que llega un periodo en el que se necesita mucha inversión en tecnología, y podrían reducir los costes de financiación”, agrega.

El problema es que la Unión Bancaria no está terminada, pese a que los máximos ejecutivos bancarios aprovechan cualquier oportunidad para pedir avances. Pero en Alemania y entre otros socios centroeuropeos hay reticencias a compartir riesgos, mientras que la situación política de Italia o España frena la negociación. El equipo de Román Escolano había sido de los más activos en pedir el fondo de garantía europeo de depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés). El papel español, a partir de ahora, es una incógnita.

En busca de más eficiencia

En cualquier caso, “probablemente el sector privado tendrá que dar el primer paso, sin que haya un marco jurídico definido, y empuje a la parte pública a determinarlo”, opina Alonso. No en vano, las fusiones han sido la principal recomendación de las autoridades desde la crisis de deuda para incrementar la eficiencia del sector. El propio Mario Draghi, presidente del BCE, tiró de las orejas a la banca en su visita a Madrid en 2017 por no haber realizado avances en esta dirección desde 2010.

La experiencia española, no obstante, demuestra que “no todas las fusiones generan valor, como vimos con algunas cajas”, avisa Fernando Rojas, analista de AFI. Según sus estimaciones, en volumen de activos se convertirían en el primer banco de la eurozona y segundo de la Unión Europea, tras HSBC, mientras que sumando la capitalización de ambos, solo estarían por detrás de BNP Paribas (67.600 millones) y Banco Santander (77.000 millones). Aunque en este caso considera que son dos entidades que, por sus características, “pueden congeniar”.

En la misma línea, Juan Abellán, del IEB, cree que aún hay “barreras entre los supervisores” para este tipo de operaciones. Además, son dos entidades que apenas tienen solapamiento, con lo que tienen más complicado reducir costes por sinergias e incrementar la eficiencia. Eso sí, “cogerían pulmón a base de capital”.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios