un 'hedge fund' agresivo en la bolsa española

AQR, las siglas que siembran el terror en el Ibex 35

El ‘hedge fund’ norteamericano tiene inversiones bajistas abiertas de 800 millones contra Inditex, Bankia, Cellnex, Ferrovial y Técnicas Reunidas

Foto: Cliff Asness, cofundador y director de inversiones de AQR Capital Management. (Reuters)
Cliff Asness, cofundador y director de inversiones de AQR Capital Management. (Reuters)

Los ‘hedge funds’ ya tienen su símbolo televisivo. Es Bobby Axelrod, uno de los protagonistas de la serie ‘Billions’, de Showtime, que se enfrenta a un fiscal, Paul Giamatti, obsesionado por golpear a los tiburones de Wall Street. El personaje interpretado por Damian Lewis podría basarse en muchos gestores, como los de AQR Capital Management.

Este fondo de cobertura estadounidense es uno de los más agresivos en la bolsa española. En los últimos años se ha disputado este ‘honor’ con el ‘hedge fund’ británico Marshall Wace y, recientemente, con Bridgewater, del multimillonario Ray Dalio.

Las siglas de AQR estuvieron entre los mayores ataques bajistas a Banco Popular hasta su final, pero no se han quedado ahí. La firma tiene posiciones cortas abiertas contra Bankia, Cellnex, Ferrovial, Técnicas Reunidas e Inditex, la última en llegar. Es la primera vez que un bajista declara una posición corta de al menos el 0,5% del capital en el gigante textil, umbral a partir del que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publica las apuestas individuales.

En total, AQR Capital Management tiene más de 800 millones de euros apostados contra valores españoles: 400 millones en Inditex, 180 millones contra Cellnex, 170 millones en Bankia, 62 millones en Ferrovial y cerca de 10 millones en Técnicas Reunidas.

Exejecutivos de Goldman Sachs

El ‘hedge fund’ tiene su cuartel general en la ciudad de Greenwich (Connecticut), hacia donde se mudó en 2004 desde su Nueva York natal. Los gestores principales trabajan a 57 kilómetros por carretera de Wall Street.

AQR tuvo un nacimiento muy similar al de otros ‘hedge funds’. Cuatro exejecutivos de Goldman Sachs (Cliff Asness, David Kabiller, Robert Krail y John Liew) lanzaron la firma en 1998 con 10 empleados. Era la época dorada de estos vehículos, denominada como “exuberancia irracional” por Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal (Fed) antes del pinchazo de la burbuja tecnológica.

Sin embargo, durante las dos últimas décadas se ha distinguido del resto. Principalmente por el crecimiento de la empresa, del volumen de activos y de su relevancia en Wall Street. Ha aumentado la plantilla hasta los 900 trabajadores, ha abierto oficinas y lanzado productos por todo el mundo y el patrimonio gestionado alcanza los 224.000 millones de dólares —unos 180.000 millones de euros—.

Su estrategia inicial de inversión fue cuantitativa, basada en los algoritmos que dominaban la tendencia de los recién llegados a Wall Street a finales del siglo pasado. Después amplificaron su estilo, siempre combinando apuestas alcistas y bajistas (‘long-short’). En plena salida de la crisis financiera tuvieron dos grandes hitos, con el premio Morningstar al mejor fondo de inversión alternativa del año en 2013 y superando los 100.000 millones de dólares bajo gestión en 2014.

Ganar cuando el resto pierde

Los bajistas ganan dinero cuando un activo cae de precio. Para ello, toman prestadas acciones (o bonos) y las venden al recibirlas. Cuando se acaba el periodo del préstamo, deben renegociarlo o comprar los títulos en el mercado para devolverlos a su legítimo dueño.

Por su parte, los fondos internacionales facilitan la munición al prestar sus acciones a cambio de comisiones que elevan la rentabilidad a corto plazo. Una práctica que tienen prohibida los vehículos domiciliados en España, aunque la patronal, Inverco, está luchando para que se abra esta puerta.

Ganar dinero cuando la mayoría pierde no suele estar bien visto. Especialmente cuando hay crisis en los mercados. Por eso los ‘cortos’ fueron objeto de críticas durante la crisis y sus posiciones estuvieron prohibidas en varios periodos, especialmente para proteger a la banca europea. La propia CNMV mantuvo vetadas las ventas en corto en Liberbank durante seis meses el año pasado.

Imagen de la serie 'Billions'.
Imagen de la serie 'Billions'.

Sin embargo, muchos inversores recuerdan que son un termómetro de la crisis de una empresa y no el origen del sufrimiento bursátil. “Somos glóbulos blancos”, asegura en la serie ‘Billions’ uno de los dos protagonistas, al frente de una gestora de capital riesgo y de ‘hedge funds’, como la propia AQR. Su argumento es que acaban con las empresas malas para que ganen los inversores y previenen burbujas. Y, en contra de lo que muchos critican, afirma: “No somos carroñeros”.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios