130 % de deuda sobre pib y dudas con la banca

¿Por qué Italia asusta más que España?

Las casas de inversión temen al Movimiento 5 Estrellas y enumeran los retos económicos que tendrá el gobierno que salga de las elecciones del domingo

Foto: Silvio Berlusconi y, de fondo, Beppe Grillo. (EFE)
Silvio Berlusconi y, de fondo, Beppe Grillo. (EFE)

Bancos, gestoras y brókeres se han agolpado durante los últimos días para advertir sobre las elecciones italianas. El consenso es claro: asusta la posibilidad de que gane el Movimiento 5 Estrellas, aunque le dan pocas opciones. Pero temen que se perpetúe la incertidumbre e Italia no lleve a cabo las reformas que necesita su economía. Esta inestabilidad amenaza el camino emprendido, aún muy incipiente, hacia el saneamiento y la reestructuración del sistema financiero. Los expertos también alertan de la necesidad de poner el acento en cuadrar las cuentas públicas para contener la deuda.

Italia es la tercera economía más grande de la Eurozona, con un Producto Interior Bruto (PIB) de 1,7 billones (millones de millones) de euros al terminar 2017, lo que otorga al país importancia económica y política en Europa, donde revisará sus posiciones. Entre ellas, deberá decidir a quién apoya en la renovación de la cúpula del Banco Central Europeo (BCE), que incluye la sucesión del italiano Mario Draghi en 2019.

Italia necesita reformas estructurales para intentar diluir lo más pronto posible su peligroso cóctel de crecimiento débil y deuda

El país transalpino creció un 1,5 % el año pasado y un 1 % los dos ejercicios anteriores. Lleva sin crecer al 2 % desde 2006 y es uno de los pocos países de la OCDE que no ha alcanzado los niveles de generación de riqueza previos a la crisis. "Necesita reformas estructurales para intentar diluir lo más pronto posible su peligroso cóctel de crecimiento débil y deuda", advierte Fabrizio Quirighetti, director de inversiones de SYZ AM. Italia es el tercer país con mayor ratio de deuda pública sobre PIB, al alcanzar el 130 %, solo por debajo del 230 % de Japón y del 180 % de Grecia. Si se tiene en cuenta la deuda neta (restando los activos financieros con los que cuenta el Estado), la cifra supera el 110 % del PIB y está cerca de Japón, según datos del FMI recopilados por el Peterson Institute.

Deuda neta en las grandes economías. Fuente: Peterson Institute for International Economics.
Deuda neta en las grandes economías. Fuente: Peterson Institute for International Economics.

Tanto Italia como España estuvieron al borde del rescate en la crisis de deuda. En plena recesión, ambos países compartieron una dinámica de elevado endeudamiento y problemas de solvencia bancaria que la economía española rompió y la italiana no ha disipado, a pesar de que ambos estados han tenido los mismos vientos de cola: abaratamiento del petróleo, dopaje del BCE y recuperación del crecimiento internacional.

Este domingo los italianos acudirán a las urnas para elegir la nueva formación del Parlamento. El 4 de marzo es una cita importante para los inversores. "Estas son unas elecciones italianas y el riesgo de sorpresa siempre está presente", señala Claudio Ferrarese, gestor de carteras de Fidelity. La sorpresa para los expertos sería la victoria del Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, un partido que no se considera ni de derechas ni de izquierdas, simplemente antisistema y con una posición ambigua sobre Europa. Si gana "cabría esperar ventas masivas a corto plazo y, posiblemente, un diferencial de la deuda pública [con el bono alemán] de 200 puntos básicos", anticipan en M&G.

Por su parte, el mercado abraza la posibilidad de que Silvio Berlusconi vuelva a estar cerca del poder (aunque no puede ocupar un cargo público y su candidato es Antonio Tajani). 'Il Cavaliere' lidera una coalición de centro-derecha, mientras que Matteo Renzi pierde popularidad en las encuestas al frente del Partido Demócrata de centro-izquierda. Tras la reforma electoral del año pasado, las coaliciones parten con ventaja.

La prima de riesgo recibe los comicios en 140 puntos. Cada vez que ha habido un hito negativo en Italia durante la última década, los inversores han vendido bonos periféricos para refugiarse en el alemán, elevando también la prima de riesgo española, que cerró el viernes en los 87 puntos.

Diferencial del bono italiano frente al español. Fuente: Bloomberg.
Diferencial del bono italiano frente al español. Fuente: Bloomberg.

El mercado de renta fija está sostenido por los estímulos del BCE, pero los analistas prevén que dejará de comprar deuda en septiembre, lo que supone el primer paso para un cambio de ciclo en los bonos. Es decir, se encarece la deuda, lo que puede ser muy delicado para Italia.

Pese a ello, "la mayoría de los principales partidos prometieron recortar los impuestos y/o aumentar el gasto, lo que podría hacer sonar las alarmas entre los inversores que ya desconfían de la gran deuda pública y el déficit presupuestario del país", avisan en Schroders. El mercado tiene miedo al populismo del Movimiento 5 Estrellas, aunque el programa de Forza Italia de Berlusconi recoge rebajas de impuestos, mejoras para los jubilados y superávit fiscal para rebajar la deuda al 110 % en cinco años.

Fantasmas en el sistema financiero

Italia es uno de los países en los que el BCE menos ha estimulado la inflación con su programa de compras de activos, según un estudio de economistas del Banco de España. Es decir, Mario Draghi ha fracasado en su tierra. Los investigadores señalan al endeudamiento y las dudas sobre la banca como algunos de los factores que limitan el impacto del bazuca. Es decir, los dos grandes desafíos del próximo gobierno italiano.

A diferencia de España, Italia no acometió una reestructuración integral del sistema financiero, con lo que las dudas aún sobrevuelan alrededor de pequeños, medianos y grandes bancos transalpinos. El Estado inyectó el año pasado 3.500 millones en Monte dei Paschi di Siena, que presume de ser el banco más viejo del mundo, y posee el 70 % del capital. Asimismo, movilizó otros 17.000 millones para Banca Popolare de Vicenza y Vento Banca, entidades que se quedó Intesa Sanpaolo.

Pero esto solo es la punta del iceberg, porque los fantasmas se mueven también a lo largo de los grandes bancos. Y cada vez que se han disparado las dudas sobre las entidades italianas se ha generado una correlación entre sus acciones y la cotización de las entidades españolas.

Los bancos italianos acumulan una cartera de 200.000 millones de euros en préstamos fallidos, según el último dato publicado por la Autoridad Europea de Banca (AEB), que alcanza hasta junio. En aquel momento, la cifra de los bancos españoles fue de 127.000 millones.

El apalancamiento de la economía italiana y la solvencia de la banca están muy interrelacionados, ya que los bancos poseen más del 10 % de la deuda viva de Italia, según datos del Banco de Italia recopilados por Credit Suisse. Esto es, más de 300.000 millones de euros.

Por ello, "se necesita un gobierno efectivo para impulsar las tan necesarias reformas estructurales que ayudarán a elevar el crecimiento y a situar tanto al sistema bancario como a las finanzas públicas en un nivel más sostenible", apunta Jeremy Lawson, economista jefe de Aberdeen Standard Investments.

El sector está en un camino de mejora, señala Credit Suisse: "El sector bancario conserva algunas debilidades pero no lo vemos como un riesgo sistémico para Italia o para la zona del euro", destaca el banco suizo. Aun así, como describió recientemente el ex economista jefe del FMI Olivier Blanchard, Italia está en una situación débil ante cualquier crisis de confianza, algo que puede ocurrir en un escenario de vacío de poder que anticipan muchos analistas tras el domingo. "Las primas de riesgo podrían subir bruscamente", avisó en un informe publicado en el Peterson Institute.

A esta advertencia se une la gestora alemana Flossbach von Storch, que cree que el último informe de estabilidad del Banco de Italia en el que habla de una disminución de riesgos "podría dar una falsa sensación de seguridad". "La disminución de los préstamos morosos refleja amortizaciones extraordinarias en lugar de una mejora crediticia", señala la analista Agnieszka Gehringer, que añade que está habiendo una disminución de las provisiones entre los mayores bancos.

Reacción del mercado

Pese al fracaso de muchos analistas al tratar de anticiparse al mercado en las citas políticas, especialmente con la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, las casas de inversión siguen tratando de orientar a sus clientes en las fechas clave del calendario. El consenso es que si gana el Movimiento 5 Estrellas muchos inversores se pondrán nerviosos.

El MIB, principal índice de Milán, sube un 16 % en el último año, aunque este viernes cedió un 2,5 % en medio de las pérdidas generalizadas de las bolsas y desde los máximos del año el 22 de enero cae un 8 %. A corto plazo, la gestora californiana Pimco recomienda prepararse para una escalada de la volatilidad, que "podría mantenerse alta durante las negociaciones [posteriores al resultado electoral]".

Credit Suisse ha distribuido un gráfico en el que otorga un 75 % de probabilidad a un Parlamento de minorías, sin reacción inmediata en el mercado. Después, lo más positivo para los activos de riesgo sería una gran coalición entre el centro derecha de Berlusconi y el centro izquierda de Renzi. Según el banco suizo, es el escenario más probable. También otorga muchas opciones a que haya nuevas elecciones o a una coalición en la que participe el Movimiento 5 Estrellas sin liderarla. Estas dos opciones incrementarían el nerviosismo en el mercado. La peor opción y menos probable, dice Credit Suisse, es que gobierne el Movimiento 5 Estrellas. En este caso, se dispararía la aversión al riesgo con una "reacción negativa y persistente del mercado". Grillo se ha convertido en la mayor preocupación de los grandes inversores.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios