el per cae a 14 veces

El crecimiento de los beneficios deja al Ibex más barato que nunca desde 2011

El PER (precio frente a beneficio por acción) cae a 14,3 veces, el nivel más bajo en los últimos ocho años. También se abaratan otros indicadores de valoración

Foto: Imagen de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Imagen de la Bolsa de Madrid. (EFE)

La cotización de las empresas españolas se ha quedado por detrás en bolsa de la evolución reciente de sus resultados. Es decir, las cotizadas han subido menos en el parqué que el crecimiento de su beneficio, lo que abarata las valoraciones del Ibex 35 en un mundo de renta variable en el que cada vez son más exigentes.

El beneficio del Ibex 35, con la excepción de Inditex y Siemens Gamesa, que tienen diferente calendario fiscal, aumentó en 2017 casi un 20%, hasta los 40.000 millones de euros, el nivel más alto desde 2010, gracias al incremento de ventas y a la disminución de los costes durante los últimos años.

Estas ganancias no han tenido premio en bolsa. De hecho, el Ibex cotiza con descensos del 3% en 2018, por debajo de los 9.800 puntos. Por su parte, el Ibex ajustado por dividendos cotiza a un 10% desde los máximos históricos que marcó en mayo del año pasado.

Gráfico del Ibex ajustado por dividendos.
Gráfico del Ibex ajustado por dividendos.

Esta evolución es la que rebaja el PER, uno de los principales indicadores de valoración para evaluar si un activo está caro. Suele ser la primera aproximación, ya que muestra cuántos años se necesitan para que un activo genere la cifra de beneficio con la que cotiza.

El PER del Ibex, según Bloomberg, se ha rebajado desde las 14,7 veces de diciembre hasta las 14,25 veces en marzo, después de la publicación de las cuentas anuales de casi todos sus integrantes. Este dato está muy por debajo de los niveles de entre 17 y 21 veces en que ha estado el selectivo entre 2012 y 2016.

En caso de que la cotización se mantenga en niveles similares a los actuales, el consenso de analistas de Bloomberg proyecta que el PER baje hasta 12,8 veces a finales de año. En la comparativa con otras grandes bolsas, la española está barata. Así lo muestra el cálculo de Amundi con el PER de Shiller, que normaliza el beneficio con la media de 10 años y descontando la inflación.

Evolución del PER de Shiller. (Fuente: Amundi)
Evolución del PER de Shiller. (Fuente: Amundi)

En el largo plazo, la capacidad de generar beneficio por acción de las compañías y la cotización en bolsa evolucionan de forma similar. Pero en el corto plazo el mercado tiende a sobrerreaccionar, como ha demostrado en las últimas tres décadas el Nobel de Economía de 2017, Richard Thaler.

Por ello, los datos de PER han tenido variaciones drásticas en los últimos años. Aunque no es el único indicador de valoración para evaluar si un parqué está caro. Tampoco es un método fiable para apostarlo todo a esta ratio. En 2010 estaba en 7,55 veces, con una caída mayor de las acciones que del beneficio, pero en 2011 el Ibex se desplomó un 13%.

Valoraciones del Ibex

Pese a las críticas de algunos gestores y analistas, el PER sigue siendo una referencia. También el precio sobre el valor en libros, que en los últimos dos meses ha disminuido ligeramente desde 1,48 veces hasta 1,43 veces.

La variabilidad de este indicador ha sido inferior al PER desde 2013, cuando estaba en 1,43 veces. Durante los siguientes años cayó hasta 1,33 veces, para después repuntar el año pasado. No obstante, en plena burbuja alcanzó las tres veces, para hundirse en la recesión por debajo de las 1,1 veces en 2011 y 2012.

Asimismo, los expertos también miran la capitalización bursátil de una compañía frente al ebitda (resultado bruto antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones). El valor en bolsa de los componentes del Ibex supera a su capacidad de generar ganancias en nueve veces, ratio en que se mantiene desde 2016, y también el nivel en que estaba antes de 2008. Durante la crisis se movió entre las 5,8 veces de 2010 y las 11 veces de 2015.

Por último, muchos inversores seleccionan sus compras a partir de la rentabilidad por dividendo, especialmente los rentistas, pese a que el retorno de la inflación y la subida de tipos en el mercado de renta fija les resta brillo. La retribución al accionista en comparación con el precio de los títulos está en torno al 4% desde 2015, lejos de niveles superiores al 6% en los peores años de la crisis.

Las empresas tratan de mantener el dividendo incluso cuando sus cuentas y su cotización sufren. Por ello, en los años más duros de la última década se disparó la rentabilidad del selectivo. Pero es llamativo que en plena recuperación del beneficio, con un crecimiento económico sólido, cinco valores del Ibex tengan la rentabilidad por dividendo en máximos desde la recesión.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios