Planes de pensiones: atento a estas 6 claves antes de contratar lo que te venda el banco
  1. Mercados
es importamte conocer la evolución de tu plan de pensiones

Planes de pensiones: atento a estas 6 claves antes de contratar lo que te venda el banco

En 2016, durante el último trimestre del año los inversores realizaron aportaciones superiores a los 2.300 millones de euros a planes de pensiones individuales

placeholder Foto: Pensiones. (EFE)
Pensiones. (EFE)

Las cenas de empresa, el gordo de Navidad, el encendido de las luces en las ciudades… Y la campaña comercial de planes de pensiones. Los españoles somos tradicionales y las entidades financieras lo saben. Por eso, en este mes lanzan toda su artillería comercial, con ‘regalos’ y promociones, para que los clientes acaben contratando sus planes de pensiones.

Y en muchos casos suelen conseguir su objetivo. O eso dicen las cifras. En 2016, durante el último trimestre del año los inversores realizaron aportaciones superiores a los 2.300 millones de euros a planes de pensiones individuales, más del 60% de las realizadas en el conjunto del año.

Teniendo en cuenta que se trata de un producto de largo plazo, que genera una comisión recurrente cada año, que en muchos casos se sitúa en el máximo del 1,5% (aunque el Gobierno obligará a bajarlas con la reforma que prepara), ya se puede entender que hay mucho dinero en juego en esta campaña navideña.

Foto: Planes de pensiones. (Pixabay)

Por eso, en este artículo te queremos plantear recomendaciones para que decidas si debes contratar realmente un plan y, si es el caso, cómo saber si te conviene el que te han ofrecido en tu sucursal o tu banco online.

1- La fiscalidad es igual para todos

Se trata de un beneficio de corto plazo, por el que en la práctica mucha gente acaba contratando un plan de pensiones: rebajar la factura fiscal al hacer la Renta el año próximo por la desgravación fiscal que ofrecen. Desde enero de 2015 el límite fiscal a desgravar está en 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas (la menor de las dos).

Parece obvio, pero hay que tener en cuenta que esta condición es igual para todos los planes. Es decir, que a la hora de elegir qué plan, la fiscalidad resulta irrelevante y debemos fijarnos en otras cosas.

2. No hagas casos a los ‘regalos’

Se trata de incentivos comerciales a corto plazo que no deberían desviarnos de lo verdaderamente importante a la hora de elegir un plan. Siempre será mejor seleccionar uno con mejor rentabilidad, que aumente en mayor medida nuestro patrimonio, y ya elegiremos nosotros el móvil que nos gusta en vez del que nos ofrecen con la promoción. Recuerda, además, que los llamados regalos (en realidad, remuneración en especie) y las bonificaciones también cotizan a Hacienda.

3. Hay que mirar a largo plazo

Se trata de un producto que, normalmente, vamos a tener unos cuantos años en cartera. Por lo tanto, debemos acercarnos a este producto con miras de largo plazo. Ello nos puede permitir asumir un poco más de riesgo que en una inversión de corto, porque podremos obviar el ruido de corto plazo y dejar que el interés compuesto juegue a favor de nuestro patrimonio. En este sentido, la renta fija a corto plazo sólo debería tenerla en cartera quien espere un desastre absoluto en los mercados o quien esté a punto de jubilarse y vaya a necesitar pronto el dinero.

4. La rentabilidad, la clave

Precisamente por eso, al elegir un plan, la rentabilidad debe ser un factor clave. Imaginemos un médico de 35 años que consigue generar unos ahorros por su actividad y decide contratar un plan de pensiones. Este año invierte 8.000 euros y a partir del próximo ejercicio 500 euros al mes (o 6.000 euros al año). Y, después de estudiar las alternativas, se decide por un plan de pensiones que ha estado entre los más rentables a largo plazo y que consigue una rentabilidad anual cercana al 8% a largo plazo.

Al llegar a los 65 años, nuestro amigo acumulará en su plan más de 1 millón de euros (sin tener en cuenta la inflación). En cambio, si hubiera metido el dinero en un plan de renta fija a corto plazo, con una rentabilidad anual del 0,5% a lo largo de su vida, al llegar a los 65 años se quedaría por debajo de los 250.000 euros.

5. Examine bien las comisiones

El Gobierno ha decidido intervenir y reducir por ley las comisiones máximas que puede cobrar un plan porque considera que supondrá de facto más rentabilidad para el partícipe.

Un inversor que tiene 10.000 euros en un plan de pensiones con comisión máxima, del 1,5% en la actualidad, cada año le está abonando 150 euros a la gestora por este servicio. Si tenemos el producto 10 años, serán 1.500 euros en conjunto. Si además pensamos el dinero que habríamos sacado a este dinero con un buen plan…

Probablemente, si tiene uno de los mejores productos del mercado y consigue cada año una rentabilidad del 8%, quizá estará encantado de pagarlos, pero si la revalorización de largo plazo se queda por debajo del 1,5% anual, el gestor del plan estará ganando más dinero que tu por gestionar tu dinero para la jubilación. No parece muy adecuado. Es muy importante saber cuánto te cuesta tu plan de pensiones.

6. Busca y compara

Mira bien la rentabilidad histórica que ha tenido el plan que te ofrece, sus comisiones y cómo se comparan con otros productos del mismo riesgo que podrían actuar como alternativa. Es verdad que rentabilidades pasadas no suelen repetirse en el futuro, pero es más fácil que nos vaya bien con un plan de pensiones que suele estar de modo consistente entre los mejores de su estilo que entre aquellos con más riesgo.

Hay múltiples webs donde puedes encontrar información de rentabilidades y comisiones. Entre ellas, la sección de planes de pensiones de Finect.
No mires sólo en los de tu entidad financiera, sino también los de otros bancos y los de gestoras independientes. Todos están están bajo supervisión de la Dirección General de Seguros. Y con los avances de la contratación online cada es más fácil abrir una cuenta con la entidad donde encuentres los mejores.

Es importante seguir y conocer la evolución de tu plan. Y, si no te resulta satisfactorio, recuerda que puedes cambiarte sin ninguna penalización haciendo un traspaso a otro plan de otra entidad. No debería tener coste, salvo que hayas elegido uno con contrato de permanencia. El Confidencial y Finect también te traemos esta herramienta para ayudarte a elegir y decidir el mejor plan de pensiones para ti.

¿Cuales son los mejores planes de pensiones para comenzar a invertir?:


Planes de pensiones Rentabilidad Fiscalidad
El redactor recomienda