les permite cobrar la máxima comisión

El Gobierno incentiva a la banca a vender planes de pensiones garantizados

La reforma de los planes de pensiones tiene un ganador claro: los productos garantizados, que podrán cobrar la máxima comisión y se convierten en los más rentables para la banca

Foto: Planes de pensiones. (Pixabay)
Planes de pensiones. (Pixabay)

El Ministerio de Economía anunció ayer una reforma de los planes de pensiones que consiste en permitir rescatar el dinero a los 10 años sin ninguna limitación (salvo pagar a Hacienda) y en una rebaja de las comisiones máximas que se pueden cobrar. Pero esta reducción no se dará en todos los productos, sino solo en los de renta fija (los más conservadores) y los de renta fija mixta (los más populares). En cambio, podrán seguir cobrando la comisión máxima del 1,5% los de renta variable (bolsa)... y los garantizados, pese a que son los que menos costes tienen. Lo cual supone un claro incentivo a la banca para primar la comercialización de estos productos, puesto que son los más rentables para ella.

Ambas medidas pretenden potenciar la inversión en estos productos de ahorro para la jubilación, que en nuestro país están mucho menos desarrollados que en el resto de Europa. La posibilidad del rescate a los 10 años, ya anunciada en la reforma fiscal de 2014, pretende combatir el miedo a la iliquidez que generan los planes de pensiones, pero contiene una importante salvaguarda para el sector: no podrá rescatarse ningún plan hasta 2025, aunque ya tenga más de 10 años de antigüedad. Y además, habrá que tributar en ese momento. Y, como es sabido, la fiscalidad de los planes en el momento del rescate no puede ser más dolorosa: hay que tributar por el patrimonio total del plan, no solo por la rentabilidad obtenida; y además, como rendimiento del trabajo, es decir, al marginal de cada contribuyente.

El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

En cuanto a la rebaja de las comisiones máximas, ya se produjo una primera reducción del 2% al 1,5% en 2014 que no tuvo el efecto deseado, puesto que no se incrementó la suscripción de estos productos. Así que ahora esta segunda parte despierta escepticismo en el sector. Según el departamento de Luis de Guindos, el nuevo tope a los costes quedará en el 0,85% anual para los fondos de deuda y en el 1,3% para los de renta fija mixta. Pero no habrá rebaja ni para los de bolsa, ni para los mixtos de renta variable ni para los garantizados.

Los garantizados, los fondos con menos coste

Los fondos de bolsa son los que requieren una mejor gestión del dinero para obtener una rentabilidad que supere a la inflación y a los productos sin riesgo, lo cual justifica que se remunere a sus gestores con unas comisiones más altas. Pero ¿y los garantizados? Según fuentes de Economía, cuando el gestor garantiza una rentabilidad mínima, las comisiones tienen mucha menos importancia porque el ahorrador sabe el rendimiento que va a obtener. Sin embargo, la inmensa mayoría de los planes no aseguran una rentabilidad, sino simplemente que el capital invertido no va a sufrir pérdidas. ¿Entonces? "Estos productos se construyen con unas estructuras financieras a base de derivados que no son gratis; tienen un coste porque hay que pagar ese seguro a alguien".

Es cierto que las opciones con que se replica el comportamiento de un índice (la garantía se consigue invirtiendo el dinero en bonos sin riesgo a vencimiento) tienen un coste. Normalmente, las opciones se compraban con los intereses de los bonos, pero como ahora están en mínimos, se tienen que sufragar con las comisiones de los partícipes. Por eso es tan importante que el Gobierno les permita cobrar lo máximo posible. Además, este gasto solo debe pagarse una vez, cuando se crea el fondo. Una vez constituido, no requiere ningún tipo de gestión hasta su vencimiento, lo cual implica para la gestora ingresar un 1,5% de su patrimonio todos los años sin ningún coste... durante 10, 20 o 30 años. Una bicoca, vamos.

Garantía sin rentabilidad

Por tanto, permitir a la banca cobrar la comisión máxima por un garantizado, y cobrar lo mismo por él que por uno de bolsa que exige un gestor bien remunerado y tiene riesgo de pérdida, supone una clara invitación para la banca a centrar sus esfuerzos comerciales en los planes garantizados. Unos planes que se venden con el argumento de la seguridad (el partícipe conservará su capital hasta que se jubile), cuando en el ahorro finalista lo importante es la rentabilidad; para no perder dinero, se puede invertir en infinidad de productos sin riesgo que no tienen el problema de la iliquidez. Y los garantizados no destacan precisamente por ser muy rentables.

Jubilados. (EFE)
Jubilados. (EFE)

En todo caso, la propia asociación de las gestoras (Inverco) considera que, para que se desarrollen los planes en España, hacen falta dos tipos de medidas. Por un lado, informar exactamente a los trabajadores de cuál será la pensión que cobrarán cuando se jubilen para que tomen conciencia de la necesidad de completarla con su ahorro. Por otro, restablecer las ventajas fiscales que tenían antes de 2006 y acabar con el maltrato actual de estos productos. Esto sí daría un fuerte impulso a los planes, según los expertos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios