EN EL DÍA EN QUE SALE DEL ÍNDICE MSCI

Popular se hunde a mínimo histórico y la deuda subordinada cae al 50% de su valor

Popular ha sufrido este miércoles un desplome del 6,31% hasta un mínimo histórico de cierre en 0,609 euros. Y la subordinadase ha derrumbado hasta el 50% de su valor inicial

Foto: Banco Popular (Ilustración: Raúl Arias)
Banco Popular (Ilustración: Raúl Arias)

El Banco Popular continúa su hundimiento en los mercados ante las cada vez menores posibilidades de que otro banco ofrezca un precio aceptable por la entidad. La acción se ha desplomado este miércoles el 6,31% hasta un nuevo mínimo histórico de cierre de 0,609 euros (el 13 de abril marcó un mínimo intradía más bajo, en 0,595 euros). Su deuda subordinada también amenazada por su posible conversión en capital o la resolución del banco, también se ha derrumbado y la emitida en 2015 cotiza ya a un 50% de su valor inicial.

La caída de la acción en bolsa se produce al conocerse que el BCE, que inspeccionó el banco hace unas semanas, ha alertado de la posibilidad de poner al banco en resolución si no encuentra un comprador y en el día en que se hace efectiva la salida del Popular de los índices MSCI, los más seguidos del mundo. Como informó El Confidencial, esta exclusión implica que los fondos de inversión que replican estos índices deben vender las acciones del banco español y comprar las de los nuevos valores incorporados a este promedio. Según fuentes del mercado, eso ha supuesto la venta de unos 150 millones de acciones. El volumen de negocio del Popular en la sesión del miércoles ha sido de 385 millones, casi el 1.000% más que el martes y ocho veces más que su media diaria en 2017.

Cotización del Banco Popular en el último año.
Cotización del Banco Popular en el último año.

La posibilidad de esta salida del índice provocó primero una paradójica subida del valor, que se explica porque muchos de estos fondos indexados tenían prestadas sus acciones a inversores bajistas (para ponerse corto hay que tomar prestadas las acciones de un tercero para venderlas en bolsa y recomprarlas cuando baje su precio, ganando la diferencia). Para cerrar estas posiciones bajistas y devolver las acciones a los fondos hay que comprar los títulos en mercado, lo que impulsa su precio; esto explica esa subida de varios días, que se agotó cuando los fondos empezaron a vender los títulos que les habían devuelto.

Más allá de la exclusiónd el MSCI, la evolución bursátil del Popular demuestra la desconfianza del mercado en que alguna entidad presente una oferta por el banco con un precio cercano a su cotización actual. La caída del miércoles es la mayor desde el 11 de mayo, el día en que este medio adelantó el inicio de la venta de la entidad.

Si fracasa la venta, el banco puede intentar una macroampliación de capital, pero será muy difícil de cubrir y, en todo caso, diluirá enormemente a los accionistas. A partir de ahí se abre un abanico de opciones que pueden implicar el uso de dinero público —que debería autorizar la UE— o la aplicación de la directiva de resolución; en ese caso, los accionistas perderían todo su dinero.

[Qué pasa con el Popular: la cronología para entenderlo​]

La subordinada también se hunde

En el caso de ir a resolución, la deuda subordinada del Popular (CoCos, convertible contingente) también perdería todo su valor; e incluso si se produce la venta del banco, el comprador podría convertir estos bonos en acciones para ahorrarse parte del capital que tendría que inyectarle. Como informó El Confidencial este lunes, el mayor perdedor en ese caso sería Allianz a través de los fondos de Pimco, ya que se juega hasta 320 millones en el envite.

Emilio Saracho, presidente del Banco Popular. (Reuters)
Emilio Saracho, presidente del Banco Popular. (Reuters)

Esta situación explica el desplome de estos bonos en el mercado, que se ha acelerado el miércoles. Popular tiene dos emisiones cotizadas: una de 500 millones lanzada en 2013 con un cupón del 11,5% anual, y otra de 750 millones de 2015 con un interés del 8,25%. El precio de la primera ha caído el 9,87% y se sitúa en el 62,68% de su valor inicial (es decir, vale 62,68 céntimos por euro); un inversor que compre ahora este bono obtendía una rentabilidad del 62,13%... si el Popular no incurre en impago. La segunda emisión se ha hundido el 11,27% hasta el 54% de su nominal, con un rendimiento implícito del 36,6%.

Los CoCos dejan de pagar intereses si el capital del banco cae por debajo de las exigencias regulatorias, razón por la cual el BCE quiere que haya una solución para el Popular antes del próximo pago de cupón, el 10 de julio, como adelantó El Confidencial. Pero además, si el nivel de solvencia se sitúa por debajo de cierto nivel ('trigger'), se convierten en acciones, lo que supone fuertes pérdidas para sus tenedores (es lo que ha ocurrido en Sareb, por ejemplo). En el caso del Popular, ese nivel es del 5,125% para la emisión de 2013 y del 7% para la de 2015.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios