bbva lo deja en 0,60

Merrill Lynch baja el objetivo de Popular a 0,40€: "El riesgo judicial aleja una fusión"

Nuevo golpe para el Popular: Merrill Lynch rebaja su precio objetivo a 0,40 euros porque sus activos tóxicos y el riesgo de demandas alejan tanto la ampliación como una posible venta

Foto: Edificio de Bak of America Merrill Lynch en Los Ángeles. (Reuters)
Edificio de Bak of America Merrill Lynch en Los Ángeles. (Reuters)

El sufrimiento de los accionistas del Banco Popular no remite, más allá de rebotes puntuales de la cotización. Los bajistas se ceban en el valor y los analistas rebajan continuamente su valoración: si hace dos semanas Credit Suisse y Société Géneral la situaban por debajo de 0,60 euros, nivel al que casi ha caído tras la junta general, este miércoles Bank of America Merrill Lynch rebaja su objetivo a 0,40 desde 0,75. El peso de sus activos tóxicos y el riesgo de demandas son los argumentos para esta reducción tan drástica.

La analista del banco de inversión Marta Sánchez Romero cuantifica el "legado tóxico" del Popular (crédito moroso e inmuebles adjudicados) en 24.000 millones de euros, de los cuales Merrill calcula una pérdida aproximada de 7.500 millones. Y debe provisionarlos con un beneficio antes de provisiones de aproximadamente 1.400 millones al año, según sus estimaciones, lo que "deja al banco con una limitada capacidad de sanearse de forma orgánica" (es decir, sin ser adquirido).

El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (EFE)
El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. (EFE)

Esta situación se exacerba por los 700 millones de ajustes que el nuevo presidente, Emilio Saracho, ha detectado en las cuentas de 2016. Todo ello reduce la solvencia del Popular a unos niveles muy ajustados sobre los mínimos legales; esta firma de análisis calcula que su ratio CET1 'fully loaded' se ha reducido al 7,3% frente al 8,19% en que acabó 2016. Como revela este miércoles El Confidencial, el propio banco ha reconocido el deterioro de su capital en 2017 derivado de estos ajustes.

La primera de las soluciones que pretende abordar Saracho, la venta de activos, no bastará para solucionar estos problemas de balance: la enajenación de la filial en Florida, la de Portugal y WiZink sólo añadirían entre 2,20 y 2,60 puntos al capital, lo que dejaría su ratio por debajo del 10%. Y no sólo eso: la venta de negocios que generan ingresos dejaría al banco sin ese negocio (en torno a 100 millones al año), lo que a su vez dificultaría aún más la limpieza del "legado tóxico".

Riesgo de demandas por 2.200 millones

El broche final a este desolador panorama es el riesgo de demandas derivado de la publicación de las irregularidades contables por unos 700 millones, riesgo que dificulta norablemente la ampliación de capital. Y no sólo eso: a juicio de Merrill Lynch, también suponen un freno para los posibles compradores ya que reduce el atractivo del banco: "El incremento del riesgo judicial tras la revelación de deficiencias contables puede desanimar a potenciales compradores", concluye su análisis. Y eso, a su vez, rebaja el precio que podrían pagar por el Popular.

Según sus cálculos, las demandas podrían alcanzar una cantidad de 2.200 millones, que es lo que habrían perdido los accionistas que acudieron a las ampliaciones de 2012 y 2016 excluyendo los que están presentes en el consejo, una cantidad equivalente al 30% del valor en libros estimado para 2017. Saracho no ha querido reformular las cuentas de 2016 precisamente por temor a provocar una oleada de demandas siguiendo la doctrina del Tribunal Supremo en Bankia, según la cual reformular los resultados equivale a reconocer que eran falsos. Ya hay algunos despachos en EEUU preparando demandas colectivas por este asunto.

BBVA valora Popular en 0,50 si amplía capital

BBVA también ha rebajado el precio objetivo de Popular, si bien en menor medida: sólo hasta 0,60 euros desde 0,85. Esta reducción refleja su debilidad de capital (calcula un ratio del 7,4%), pero advierte de que, si lleva adelante la ampliación de capital anunciada por Saracho, este valor se reducidía a 0,50 por la enorme dilución que supondría; BBVA calcula que la ampliación se situará entre 3.500 y 4.100 millones.

En el otro extremo, considera que una venta del banco por partes sería la opción más rentable, por la que podría obtener un valor de entre 0,7 y 0,9 euros por acción. Si se vende el Popular entero, el precio que se podría obtener sería más bajo, de entre 0,6 y 0,8 euros, según su analista Alfredo Alfonso.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios