cede la presidencia a su mano derecha

Luis Solana cierra una época en Ezentis tras volver a beneficios y sellar la paz accionarial

Tras un año y cuatro meses en la presidencia, Solana ha conseguido volver a benficios y recuperar la estabilidad accionarial y de negocio. Le releva su mano derecha, otro histórico de Telefónica

Foto: Guillermo Fernández Vidal ha tomado el relevo a Luis Solana al frente de Ezentis
Guillermo Fernández Vidal ha tomado el relevo a Luis Solana al frente de Ezentis
Autor
Tiempo de lectura3 min

Un año y cuatro meses después de asumir la presidencia de Ezentis, Luis Solana presentó el lunes por la noche su renuncia al frente de la compañía, decisión que ha tomado tras haber logrado su objetivo de devolver la empresa a los números verdes, y con la satisfacción de haber conseguido cerrar una convulsa etapa, tanto desde el punto de vista accionarial como de negocio.

El expresidente de Telefónica asumió las riendas del grupo en octubre de 2015 por su compromiso con la operadora y JP Morgan, y con el objetivo de devolver la estabilidad a la compañía, que desde 2007 arrastraba pérdidas y un rosario de escándalos por operaciones como la compra y venta de Sedesa, constructora de la familia Cotino, que está investigada en los tribunales.

El banco de inversión había dado en junio de 2015 una financiación de 126 millones de euros a cinco años, a través de su vehículo Highbridge Principal, préstamo para el que quería garantías de un cambio en la gestión. Ese golpe de mano supuso la salida de Manuel García-Durán y la entrada de Solana, que durante su mandato ha estado acompañado por Guillermo Fernández-Vidal, otro hombre ligado históricamente a Telefónica, y quien le toma el relevo en la presidencia.

Los dos juntos consiguieron superar la compleja Junta General de Accionistas celebrada en junio del pasado ejercicio, en la que se pidió la cabeza del anterior consejero delegado, Fernando González, que fue sustituido, precisamente, por Fernández-Vidal. En cambio, se refrendó el cargo de Solana como presidente, quien siempre ha sostenido que su objetivo era devolver al grupo a los beneficio.

Y lo ha conseguido. Ezentis cerró 2016 con un resultado neto de 903.000 euros, cifra histórica porque supone dejar atrás casi una década de números rojos, y porque se ha logrado partiendo de las pérdidas de 11 millones de un año antes. Además, los ingresos se han incremetado un 4%, hasta 316,46 millones, incremento que alcanza el 19% si se descuenta el efecto del tipo de cambio.

La mejora de rentabilidad es otro de los grandes logros del último año, ya que el margen de ebitda (beneficio bruto operativo) se ha situado en el 10,2%, dos puntos porcentuales más que en el ejercicio anterior; tras haberse logrado un crecimiento del 33% del ebitda, que se situó en los 24,4 millones; mientras que los ingresos se incrementaron un 4,2%, hasta 316,5 millones.

Este giro de las cifras de negocio ha ido acompañado de una nueva paz accionarial, sellada tras la convulsa Junta del pasado verano entre el equipo de dirección de Ezentis y la familia Riquelme, que llegó a convertirse en primer accionista del grupo, con una participación del 6,8% (actualmente tiene poco menos del 3%).

Tras un primer recibimiento hostil al nuevo inversor, las dos partes acercaron posturas a finales del pasado ejercicio, un nuevo ambiente de sintonía que cristalizó en una alianza entre Ezentis y Cox, grupo de los Riquelme, para ir juntos a proyectos de energía en Latinoamérica. Con el trabajo hecho, y 81 años a sus espaldas, Solana ha decidido cerrar una era. Misión cumplida.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios