El selectivo ha experimentado un fulgurante ascenso anual de casi 15%

El Dow Jones acaricia los 20.000 puntos y extiende el récord histórico de Wall Street

El índice de referencia de la mayor bolsa del mundo consigue rozar una cota psicológica y muestra el avance imparable desde el desplome que sufrió a finales de 2007

Foto: Estatua del Toro, símbolo del alza de la bolsa de Wall Street. (Reuters)
Estatua del Toro, símbolo del alza de la bolsa de Wall Street. (Reuters)

Estados Unidos está de moda en el mercado. Ni el Brexit, ni los atentados terroristas, ni las posibles crisis bancarias, ni el desplome del petróleo, ni la tan temida victoria de Donald Trump es capaz de parar a Wall Street. Así lo demuestra el principal índice de la Bolsa de Nueva York, que está rozando con la punta de los dedos la cifra récord de 20.000 puntos.

Desde hace varios días, el índice ronda esta cúspide. Sin embargo, los expertos apuntan a que se trata de una dura resistencia a superar desde el punto de vista técnico. Existen muchos agentes de mercado que establecen un 'stop' de ganancias en una cifra tan redonda, por lo que ha medida que se acaricia, cada vez es más difícil de rebasar. Este martes ha cerrado con otro pequeño pasito del 0,06%, con lo que está en los 19.945 puntos.

En cualquier caso, el selectivo llevaba varias semanas instalado en niveles de récord histórico, que en breve se podrían redondear con la consecución de esta cota psicológica. El avance del Dow Jones, en el que se encuentran las empresas más grandes de Estados Unidos, ha sido fulgurante en el año 2016. Este índice ha acelerado casi un 15% en el último ejercicio.

El expresidente de la Fed, Ben Bernanke. (Reuters)
El expresidente de la Fed, Ben Bernanke. (Reuters)

De esta forma, Wall Street ha sido capaz de sobreponerse a todos los posibles obstáculos que se le planteaban en los últimos tiempos a la renta variable. La escalada ha sido prácticamente ininterrumpida en Estados Unidos desde que la bolsa se desplomó tras la crisis financiera desatada a finales de 2007. Para contrarrestar los efectos nocivos que la tormenta financiera se desplegó con la caída de Lehman Brothers, la Reserva Federal, con Ben Bernanke a la cabeza, decidió tomar medidas drásticas.

Rebajó los tipos de interés a niveles cercanos a cero e inundó el mercado de liquidez. Esto tuvo un efecto inmediato: los inversores decidieron poner ese exceso de liquidez en la renta variable, que ha subido desde los 6.594 puntos en marzo de 2009 hasta rozar los 20.000. Pero al contrario de lo que esperaban algunos expertos, la reversión de la política ultraexpansiva en Estados Unidos no ha supuesto un freno a la renta variable, sino al contrario. Janet Yellen decidió subir los tipos de interés en diciembre de 2015, y los principales índices siguieron subiendo. Es más, el Dow Jones aspira a los 20.000 puntos poco después de volverlos a subir en la última reunión del mes de diciembre de 2016 y anunciar que prevé tres subidas más en 2017. Este índice sube casi un 5% en el último mes del año.

Evolución de la cotización del índice Dow Jones desde el año 2000. Fuente: Bloomberg
Evolución de la cotización del índice Dow Jones desde el año 2000. Fuente: Bloomberg

Los valores del Dow que más han contribuido al fuerte avance de 2016 han sido Caterpillar y Unitedhealth, que han escalado casi un 40%. También han subido con mucha fuerza Goldman Sachs, Chevron y JP Morgan, con avances superiores al 30%. En este último ejercicio, sólo están en negativo Coca-Cola, que se deja casi un 3% y Nike, que pierde más del 17%.

El presidente electo de EEUU, Donald Trump. (Reuters)
El presidente electo de EEUU, Donald Trump. (Reuters)

La fuerza de avance del Dow Jones ha sido capaz de sobreponerse a los peores augurios de los analistas. Ha pasado por encima del Brexit del Reino Unido y de la victoria de Trump como presidente de Estados Unidos. Muchos expertos vaticinaban que ambos cisnes negros serían obstáculos que provocarían ventas masivas en bolsa. El buen tono de Wall Street viene acompañado por un movimiento de capitales hacia activos estadounidenses en general, en pleno repunte de las expectativas de la inflación. El interés del bono soberano con vencimiento a diez años, conocido como Treasury, está en su valor más alto de 2016, con un fuerte avance en los últimos dos meses, por lo que su rentabilidad es de más del 2,5%.

También está subiendo con fuerza el dólar, sobre todo después de la última reunión de la Fed, con lo que los expertos creen que llegará pronto a la paridad con el euro. De momento, la moneda comunitaria ha llegado a estar en el nivel de los 1,03 billetes verdes. Esto movimiento de capitales hacia Estados Unidos llega en pleno descenso del oro, el activo refugio por antonomasia. Estados Unidos está de moda en el mercado.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios