De 'Grinchs' a Papa Noel: los grandes gestores disparan su optimismo
  1. Mercados
NO HA CAMBIADO NADA, SÓLO SU SENTIMIENTO

De 'Grinchs' a Papa Noel: los grandes gestores disparan su optimismo

Este espíritu se refleja sobre todo en las fuertes subidas de los mercados de EEUU en el último mes, que también se ha trasladado las últimas semanas a las bolsas europeas y española

Foto: El Grinch
El Grinch

El mercado vivía con el corazón encogido hace un mes y una semana. Como Jim Carrey en la peli del 'Grinch', todo era desconfianza, todo parecía sombrío. Con la hipotética victoria de Trump se temía un periodo de sombra en los mercados, por lo que los gestores optaron por aumentar a niveles muy elevados la liquidez en las carteras.

De esa imagen estirada, afilada, verdácea, hemos pasado en apenas una semanas al espíritu del optimismo. Ahora manda el rally de Papa Noel, la alegría. El abuelo de Wall Street, el índice Dow Jones, ha llegado a situarse esta semana a apenas una centena de puntos de los 20.000, lo que será todo un acontecimiento en los medios norteamericanos y genera portadas eufóricas por doquier.

Este espíritu se refleja sobre todo en las fuertes subidas de los mercados de EEUU en el último mes, que también se ha trasladado las últimas semanas a las bolsas europeas y española, pero lo ilustró ayer a la perfección la encuesta de gestores que cada mes publica Bank of America Merrill Lynch.

Los gestores se muestran ahora más optimistas con la economía global, con unas previsiones que se disparan hasta máximos de los últimos 10 meses

Los gestores se muestran ahora mucho más optimistas con la economía global, con unas previsiones que se disparan hasta máximos de los últimos 10 meses; también con las expectativas de beneficios empresariales, que suben hasta cotas de hace 6 años y medio, y con las perspectivas de inflación, hasta una tasa no vista desde 2004.

Con esta situación en mente, se han lanzado a poner a trabajar parte del dinero que habían metido en la caja fuerte. La liquidez de sus carteras se ha reducido hasta el 4,8%, cuando hace nada rondaba el 6%. Y buena parte de este dinero se ha dirigido a renta variable y, en concreto, a los valores concebidos como más arriesgados, aquellos con mayor vinculación con el ciclo económico.

Nada mejor para ilustrarlo que el tremendo optimismo que ahora muestran con los bancos, en los que nunca antes se habían mostrado tan positivos desde que BoA Merrill Lynch viene realizando esta encuesta. De hecho, se ha convertido ya en el sector donde se muestran más optimistas para los próximos 12 meses a nivel global.

¿Y realmente ha pasado algo en este último mes y medio en los datos económicos y de mercado para explicar este cambio de percepción? No. Ningún dato especial, ninguna sorpresa en los beneficios empresariales admirable... Nada. De hecho, ni siquiera Donald Trump está todavía ejerciendo como presidente de EEUU.

Sólo ha cambiado el sentimiento. Quizá los más pesimistas ya habían vendido, quizá los más asustadizos ya se habían refugiado en los cuarteles de invierno y no les quedaba demasiado por vender, como reflejaban los tremendos niveles de liquidez en las carteras previos a las elecciones de EEUU.

O quizá, quién sabe, sea el espíritu navideño... Así es el mercado a corto plazo, un demente impenitente que sólo a largo plazo recupera la cordura.

Wall Street Dow Jones Bank Of America Bolsas Renta variable Inflación
El redactor recomienda