Trump vs Brexit: similitudes y diferencias de los dos cisnes negros más temidos en 2016
  1. Mercados
la peor profecía en el mercado se ha cumplido

Trump vs Brexit: similitudes y diferencias de los dos cisnes negros más temidos en 2016

Los peores vaticinios de los analistas a principios de este año se han cumplido. Aunque tienen algunos rasgos en común, hay algunos elementos entre ambos que marcan la diferencia

Cada año, un ejercicio habitual entre analistas y medios de comunicación es hacer una lista con los peores escenarios que se pueden producir para el devenir de los mercados. En 2016, los cisnes negros más destacados apuntaban al Brexit y a la victoria de Trump. Contra todo pronóstico, ambas profecías se han cumplido. Y el comportamiento de los mercados ha sido uno de los puntos de seguimiento, para conocer el 'feeling' de los inversores ante tales circunstancias políticas.

Similitudes

La primera y más obvia es que ambos eventos han sido una sorpresa mayúscula a ojos de la opinión pública. La mayoría de expertos y analistas políticos y económicos pronosticaban que ambos escenarios tenían muy pocas posibilidades de prosperar.

Tanto en el referéndum como en las elecciones presidenciales, las encuestas han ido estrechando las diferencias entre las dos opciones, aunque en ambos casos, los últimos sondeos han dado ganadora a la opción que a la postre fue derrotada. Esto ha provocado que tanto en junio como ahora los mercados hayan mostrado un comportamiento paralelo: a medida que las posiciones contrarias iban cada vez más parejas en las encuestas, ha habido una progresiva caída de los índices, que subían o bajaban a golpe de encuesta. No obstante, tras el desenlace la respuesta de los inversores ha sido divergente.

En ambos casos la incertidumbre ha sido el mayor temor para los mercados, aunque la respuesta en la bolsa haya sido muy diferente. Uno de esos futuribles sin resolver tanto en Reino Unido como en EEUU es la relación comercial a adoptar con el exterior. El Brexit supondrá un estatus comercial con Europa diferente. El primer socio comercial del Reino Unido muy probablemente perderá su acceso al mercado único que tenía hasta ahora. En el caso de Estados Unidos, las relaciones comerciales son un aspecto a tener en cuenta ya que Trump es reacio a los acuerdos de libre comercio como el CETA con Canadá, el TTIP con la Unión Europea o su relación comercial con México y Latinoamérica, que queda muy tocada después de que el magnate dijera en campaña que tenía idea de construir un muro que separara ambos países.

Dos divisas muy tocadas

En ambos casos, el mercado ha optado por tirar la toalla con dos monedas. En junio se vivió en Reino Unido el desplome de la libra y aún continúa siendo muy pronunciado, con caídas de casi un 20% desde entonces. Tras la votación en Estados Unidos, el gran damnificado es el peso mexicano, el hipotético deterioro de relaciones entre la primera potencia económica del mundo y su vecino del sur podría afectar claramente a su economía.

Foto: Francisco González, presidente de BBVA (EFE)

Otra similitud de mercado es la búsqueda de refugio en el oro y los bonos más potentes. Durante el proceso de encuestas cada vez más apretadas y tras la sorpresa en los resultados, un claro destino para los inversores en los dos momentos ha sido la búsqueda de refugio. En cualquier caso, cabe destacar que el bono estadounidense caía notablemente, al igual que sucedió con el bono del Reino Unido. Otra cosa es el 'bund' alemán, que ante los dos cisnes negros subió.

Al margen de los efectos en los mercados, los dos procesos electorales tienen rasgos comunes porque en ambos casos se ha reivindicado en su victoria un movimiento antiglobalización y con tintes endogámicos y de exclusión racial. Nigel Farage, el líder de Ukip y uno de los promotores del Brexit ha celebrado públicamente la victoria de Trump. También ha salido rápidamente a aplaudir el éxito del magnate americano Marine Le Pen, líder del partido nacionalista y ultraderechista francés.

Otro aspecto nada desdeñable es la edad de los votantes. Tanto el Brexit como la victoria de Trump tienen detrás un gran apoyo entre la población más envejecida, que en ambos países cada vez pesa más y parte de su estímulo ha sido la campaña del miedo que han hecho los vencedores.

También hay que tener en cuenta el voto rural. En ambos casos han sido un fuerte apoyo en la consecución de sus respectivas victorias.

Diferencias

La primera diferencia clara que hay que destacar es el alcance de cada uno de los resultados, tanto territorial como temporal. La victoria de Trump se interpreta como algo mucho más global y que afecta a los mercados en su conjunto, mientras que el Brexit tenía un carácter eminentemente local, como algo que impactaba fundamientalmente dentro de Europa. Por otro lado, la victoria de Trump es para cuatro años cuando el Brexit será, en principio, permanente.

Otra diferencia es el impacto en la mayoría de mercados. El hecho de que el Brexit surgiera primero pudo producir una mayor sorpresa entre los inversores, que vendieron muchos activos de forma masiva, sobre todo en la libra y en las bolsas europeas. Sin embargo, tras la victoria de Trump, Wall Street ha iniciado dubitativo para poco después elevarse más del 1%. Este repunte ha llevado a las plazas europeas a terminar con subidas o mínimas caídas

El Ibex, por ejemplo, registró el mayor retroceso de su historia el 24 de junio, con una caída de más del 12% al cierre de la sesión. Ese día, el selectivo español abrió con un hundimiento de casi el 16%. En esta ocasión, los efectos han sido mucho más limitados. En parte porque los mercados decidieron realizar algunas ventas la semana pasada, después de la polémica con los correos del FBI que salpicaban a Hillary Clinton, algo que no sucedió con el Brexit. El Ibex 35 inició la sesión de este miércoles con una caída del 4% que poco después pasó a ser menor al 2% para finalmente y con el empuje de Wall Street cerrar casi plana (-0,4%). Muchos auguraban un fuerte descenso al otro lado del charco, donde los índices se encuentran en máximos históricos.

En esta ocasión, quizás los inversores hayan preferido mantener sus posiciones vista la experiencia del Brexit, que tras el desplome, la mayoría de valores han vuelto a sus niveles prereferéndum. Además, hay que valorar, como explican los expertos, que ahora se han realizado muchas coberturas contra posibles daños colaterales asociados a la victoria de Trump. No todos los valores han recuperado tras el Brexit, como demuestra la libra esterlina. La divisa ahora más castigada con las elecciones de EEUU es el peso mexicano, que perdía alrededor del 9%.

Otra diferencia considerable ha sido la cobertura mediática que se ha dado en ambos casos. Varios periódicos británicos, como 'The Sun', 'Daily Mail', 'The Telegraph' y 'Daily Express' demostraron abiertamente su apoyo al Brexit. En contra estaba 'The Guardian', 'The Times' o 'The Mirror'. Sin embargo, Trump se ha encontrado con toda la prensa en contra, a excepción de la cadena televisiva Fox News. Medios influyentes y de corte republicano como Bloomberg han estado claramente en su contra. Otros como 'The New York Times' o 'The Whasington Post' han sido artífices de algunas exclusivas que jugaban claramente en contra de los intereses del candidato republicano a la casa blanca, ya presidente.

Reacios a los bancos centrales

Otra de las diferencias entre ambos eventos es el futuro de los gobernadores en sus banco centrales y las acciones a tomar. Tienen en común que no son del agrado de los vencedores. Recientemente se ha especulado con la salida de Mark Carney, del que los brexiters se mostraron contrarios a que continuara como mandatario del Banco de Inglaterra. Sin embargo, meses después sigue en el cargo. Probablemente, peor suerte va a correr Janet Yellen.

Trump criticó duramente a la Reserva Federal, de la que dijo que estaba dirigida por una demócrata, a pesar de señalar que era un hombre de "tipos bajos". Las acción de la FED probablemente también sea diferente aunque vaya encaminada de la misma manera. Las probabilidades de subida de tipos en diciembre han caído drásticamente desde que se sabe que el magnate americano ocupará la Casa Blanca. También fue así con el Banco de Inglaterra tras el Brexit. Sin embargo, en el caso británico la acción fue un paso más allá con compras de bonos y bajada de tipos.

Ante ambas votaciones, el BCE se ha mostrado dispuesto a intervenir en caso de emergencia.

En este 2016, no se ha cumplido el otro gran cisne negro, por el momento, que apuntaban a un avance del Estado Islámico que encareciera fuertemente el petróleo. A partir de ahora, el mercado pondrá su mirada en el referéndum en Italia de principios de diciembre, donde se la juega Mateo Renzi, y sobre todo a las presidenciales de Francia y Alemania en 2017, con la ultraderecha populista acechando.

Brexit Inversores Reino Unido Bolsas México Unión Europea
El redactor recomienda