Es noticia
Menú
Bankinter insta a todas sus sicav a integrarse en fondos por temor a los políticos
  1. Mercados
ACEPTA EN TORNO A UN 10% DE LAS 469 QUE TIENE

Bankinter insta a todas sus sicav a integrarse en fondos por temor a los políticos

Bankinter es el banco más agresivo en el cierre de sicav: ha instado a las 469 que gestiona a integrarse en fondos por miedo a un empeoramiento de su fiscalidad

Foto: La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa (EFE)
La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa (EFE)

La tendencia generalizada en el mercado de cerrar las sicav ante el posible empeoramiento de su fiscalidad tiene como abanderado a Bankinter, la cuarta entidad española por el número de estos vehículos de inversión (469). Según fuentes del sector, la entidad que controla Jaime Botín ha invitado a todas ellas a disolverse e integrarse en fondos de inversión antes de que haya un nuevo Gobierno que pueda modificar la situación impositiva actual. En torno a un 10% ha aceptado esta invitación, que sigue en pie a día de hoy.

Según las citadas fuentes, la primera invitación se produjo antes de las elecciones del 26 de junio, cuando había grandes temores a que PSOE y Podemos tuvieran suficientes diputados para formar Gobierno. Una vez descartada esa posibilidad -y ante las eternas negociaciones para la investidura-, la urgencia se ha rebajado notablemente, pero Bankinter mantiene la oferta ante la posibilidad de que Ciudadanos o PSOE impongan al PP una modificación del régimen de los instrumentos favoritos de los grandes patrimonios a cambio de su apoyo.

Una posibilidad nada descartable, puesto que Ciudadanos llevaba en su programa electoral la devolución de la supervisión de las sicav a Hacienda (Solbes se la quitó en favor de la CNMV presidida entonces por Manuel Conthe), lo que significaría inspecciones generalizadas y la obligación de pagar el 27% a todas aquellas que no cumplan los requisitos para ser consideradas instituciones de inversión colectiva,y el 65% del total son sospechosas de incumplirlos. El PSOE iba más lejos y proponía también establecer un límite máximo de participación para un solo inversor y un tope temporal para la permanencia de las plusvalías sin que tributen.

Por tanto, el miedo a que los políticos se carguen la ventajosa tributación de las sicav (sólo pagan el 1% por sus beneficios) sigue presente. De ahí que el banco dirigido por Dolores Dancausa mantenga su invitación. Algunos profesionales de la banca privada quitan hierro al asunto, puesto que "el nuevo Gobierno tiene muchísimas cosas que hacer más urgentes que meterse con las sicav". Pero otras se temen que "como el asunto de las sicav es tan demagógico, lo más probable es que sea una de las primeras cosas que hagan, porque en este país la política está dominada por la demagogia". También hay que tener en cuenta el peligro de huida masiva de patrimonios del país ante una medida de este tipo, como ha ocurrido en Navarra.

Prisas para que 'cuele' con Hacienda

El caso es que el movimiento continúa: en lo que va de año, 55 sicav ya han completado su integración en fondos, según Expansión, una solución que da seguridad porque nadie cree que se vaya a modificar la tributación de los fondos -idéntica a la de las sicav-, dado que 7,8 millones de españoles invierten en ellos. Las prisas tienen una explicación: para que Hacienda no ponga pegas a la integración de una sicav en un fondo, el inversor debe convencerle de que no lo ha hecho por motivos fiscales.

Por tanto, si espera que a que se cambie la ley para cerrar su vehículo,será imposible defender esa tesis. También lo tendrá difícil si lo hace ahora -la inmensa mayoría de las que se disuelven lo hacen por motivos fiscales-, pero al menos contarán con una opción de que 'cuele' ante el Fisco que esta medida obedece a motivos de búsqueda de eficiencia, de una gestión más profesional o de economías de escala con un vehículo más grande como es un fondo.

El peligro es que, si la Agencia Tributaria considera que se trata de una maniobra para eludir las obligaciones fiscales, puede aplicar al titular de la sicav el régimen de transparencia fiscal, que implicaría tener que tributar por los beneficios en el IRPF en vez de acogerse al beneficioso régimen actual o incluso al general del Impuesto de Sociedades que se le podría aplicar en una eventual reforma de la ley.

Integrarse en un fondo no es la panacea

Además del riesgo de que Hacienda no 'trague' con esta conversión, también hay otros inconvenientes: los propietarios pierden todo el control sobre la gestión de su dinero, que cae íntegramente en el fondo (las sicav tienen un consejo que diseña la política de inversión y puede cambiar de gestora), pagarán comisiones más caras y, en definitiva, se echarán en brazos de la banca. A ésta sí que le interesa la transformación, puesto que con el mismo sueldo de un gestor se hace con un patrimonio mucho más elevado y obtiene las consiguientes economías de escala.

Hay otras alternativas, como llevarse el vehículo a Luxemburgo o incluso a Suiza o Londres pese al efecto divisa, países estables y predecibles para los inversores que a su vez son centros financieros importantes. Claro que esta medida conlleva unos costes más altos y sólo compensa a las sicav con patrimonios más elevados.

Por otro lado, no todos los que están disolviendo la sicav lo hacen por razones fiscales, que sólo se aplican a los que tienen importantes plusvalías acumuladas; un inversor que ha cerrado la suya explica que "no compensa asumir la publicidad ni la mala imagen que conllevan las sicav cuando puedes ser un partícipe anónimo de un fondo y siempre puedes negociar una comisiones ventajosas con el banco por integrar la sicav con sus fondos".

La tendencia generalizada en el mercado de cerrar las sicav ante el posible empeoramiento de su fiscalidad tiene como abanderado a Bankinter, la cuarta entidad española por el número de estos vehículos de inversión (469). Según fuentes del sector, la entidad que controla Jaime Botín ha invitado a todas ellas a disolverse e integrarse en fondos de inversión antes de que haya un nuevo Gobierno que pueda modificar la situación impositiva actual. En torno a un 10% ha aceptado esta invitación, que sigue en pie a día de hoy.

Noticias de Bankinter Sicav Jaime Botín María Dolores Dancausa
El redactor recomienda