citi reduce las previsiones del banco

Popular se apunta 190 millones con el ajuste laboral... pero Citi aún le pone trabajo

La entidad podría deshacerse del 20% de su plantilla tras la ampliación de capital pero el mercado quiere más ante las incertidumbres que afrontan las entidades financieras

Foto: Angel Ron, presidente del Banco Popular (Reuters)
Angel Ron, presidente del Banco Popular (Reuters)

Esta semana se presenta interesante para los bancos. Banco Santander abre la veda presentando resultados del primer semestre de 2016 este miércoles, que se prevén de lo más pesimistas, mientras que BBVA y Banco Popular cierran la semana haciendo lo propio.

[Banco Popular sufre la caída de márgenes y las claúsulas suelo: gana un 50% menos]

La entidad presidida por Ángel Ron cerraba el primer trimestre de 2016 con un beneficio neto de 94 millones de euros, lo que suponía un incremento del 2,6% con respecto al año anterior. Todo en un año de lo más agitado. Hace exactamente dos meses, Popular anunciaba una ampliación de capital de urgencia de 2.500 millones para sanear su balance, que se cerrraba con una sobredemanda del 36%

Y esta ampliación no es el único reto al que se enfrenta la entidad. No en vano, Banco Popular podría estar preparando un recorte de plantilla de hasta un 20% -unos 3.000 empleados- tanto en red como en servicios centrales e iniciaba un plan de prejubilaciones, tal y como publicaba la semana pasada el diario 'Expansión'. Tras conocerse esta información, el Popular reaccionaba lanzando un hecho relevante en la CNMV en el que aseguraba que estaba trabajando en optimizar sus costes y así conseguir los objetivos marcados, sin especificar o señalar ningún tipo de ajuste de personal ni plazos para acometerlos.

[Banco Popular cesa a Francisco Gómez y nombra a Pedro Larena nuevo CEO]

Recabando datos de 2015, este 20% de personal podría suponer entre 150 y 187 millones de ahorro en las cuentas del Popular, lo que aumentaría los beneficios netos de la entidad. Sin embargo, estos recortes no serían suficientes y la firma estaría obligada a realizar otros movimientos, tal y como apuntan desde Citi Research.

Los números cantan. Los analistas preveían el año pasado que en 2018 el ratio de eficiencia del Banco Popular se situara en el 51%, relativamente plano comparado con el 50,8% de 2015. No obstante, Citi expone ahora que, aun teniendo en cuenta esos 150 millones de ahorro y sin medidas adicionales de importancia, ese ratio se reducirá hasta el 47,8% en dos años. 

Esa evolución se explica en parte porque Banco Popular se enfrenta a varios riesgos específicos que han provocado que las previsiones no sean tan optimistas tras la posible salida de personal: la débil recuperación del entorno macroeconómico, la inestabilidad en la política española y la calidad de los activos. Si los prestamos no cobrados y las provisiones aumentan más o se normalizan más rápido de lo esperado, las acciones de la entidad podrían verse afectadas, tal y como afirman desde la agencia de análisis. Por todo ello, los analistas recomiendan mantener una posición neutral en las acciones del banco y rebajan su precio objetivo desde los 1,30 euros hasta los 1,25 euros.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios