Soros, FED y FMI señalan sus deficiencias

Deutsche Bank se hunde a mínimo histórico y reaviva el temor a un colapso financiero

Semana aciaga para el banco alemán, que ha perdido los niveles de la crisis y sus acciones ya están en el valor mínimo en 30 años. Las últimas noticias elevan las alarmas

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Los inversores vuelven a poner a Deutsche Bank en el punto de mira. Su cotización ha caído al mínimo histórico de 30 años de su andadura en bolsa. Este jueves ha cerrado en 12,32 euros por cada título, lo que le convierte en el valor más bajista (-2,65%) del día dentro del Eurostoxx 50 y del Dax alemán.

Esta caída libre ha puesto en guardia a los inversores, que ven en Deutsche Bank el posible desencadenante de un terremoto en el sector financiero. Las noticias de los últimos días contribuyen a que se disparen las alarmas. Deutsche Bank, además de otros muchos valores, sufrió el pasado viernes, después de que se produjera el temido Brexit, una caída del 14,1%.

Evolución histórica de la cotización de Deutsche Bank. (Bloomberg)
Evolución histórica de la cotización de Deutsche Bank. (Bloomberg)

Sin embargo, poco después del desastre en los mercados se conocía que esta vez el multimillonario George Soros no había apostado contra la libra como hace 24 años, cuando provocó el hundimiento de la moneda británica, sino contra el Deutsche Bank. Su fondo de inversión se jugó 100 millones de euros a la caída de la entidad financiera germana. Y no fue el único. El fondo londinense Marshall Wace también apostó a la baja contra el mayor banco de Alemania.

El magnate George Soros. (Reuters)
El magnate George Soros. (Reuters)

El propio Soros ha señalado este mismo jueves delante del Parlamento Europeo que la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio "ha desatado una crisis en los mercados financieros solo comparable en severidad a la de 2007 y 2008". Para el magnate de origen húngaro, el sistema bancario, que ahora será de nuevo puesto a prueba, no se ha recuperado del todo de la crisis previa, al tiempo que criticó que el desacuerdo político e ideológico entre los Estados miembros haya impedido utilizar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) como cortafuegos para los bancos y los bonos soberanos.

Las malas noticias no terminaron con el Brexit para Deutsche Bank. Ayer, era la Reserva Federal estadounidense quien suspendía al banco. Tanto la entidad alemana como el Banco Santander fueron los dos únicos que no superaron el examen que el banco central que controla el dólar pone a las 33 principales entidades. La Fed considera que sus cuentas reflejan "debilidades sustanciales en sus procesos de planificación de capital" y que su progreso es "insuficiente". En marzo, el CEO John Cryan avisó de que el banco estaba preparado para las pérdidas.

Más recientemente, los analistas de Berenberg alertaban de que el banco tenía "problemas insuperables" que le podían costar un 40% en bolsa.

"Parece que Deutsche Bank es el contribuyente neto más importante a los riesgos sistémicos, por delante de HSBC y Credit Suisse", según considera el FMI

Con el suspenso en la mano, esta mañana llegaba la reprimenda del Fondo Monetario Internacional. La institución dirigida por Christine Lagarde ha señalado que Deutsche Bank es la primera entidad que mayor riesgo sistémico presenta para el sistema financiero internacional. "Parece que Deutsche Bank es el contribuyente neto más importante a los riesgos sistémicos, por delante de HSBC y Credit Suisse", ha concluido la institución, lo que ha sido la gota que ha colmado el vaso para los inversores, que han decidido deshacer posiciones no solo en Deutsche Bank, sino en otros muchos bancos cotizados.

Un ejemplo de salida de los bancos lo ha vivido el Ibex 35 español, un índice fuertemente bancarizado. El selectivo ha terminado la sesión con una subida del 0,72%. Sin embargo, la mayoría de bancos han liderado las perdidas: Popular (un -4%), Santander (-1,35%), Sabadell (-1,42%), CaixaBank (-1,01%) y Bankinter (-1,22%). Solo BBVA y Bankia se han librado de la quema.

Se reavivan los fantasmas de febrero

Este hundimiento bursátil de Deutsche Bank reaviva los fantasmas de principios de este año 2016, cuando se dispararon los seguros de impago y se hundieron sus bonos 'cocos'. La propia entidad bancaria tuvo que salir al paso, recomprando bonos propios para apaciguar los ánimos del mercado, que se alertaba con varios informes negativos de analistas que añadían los problemas legales que acarreaba la entidad y su reestructuración a nivel interno, además de su elevada exposición a activos de riesgo.

Ahora, con la cotización bajo mínimos, algunos agentes fuertes del mercado miran a Deutsche Bank como "el elefante en la habitación", una metáfora de un problema obvio y muy próximo que se está ignorando. Tanto es así, que el portal financiero estadounidense Zerohedge ya se pregunta quién podría ser el siguiente.

Fuente: Zerohedge.com.
Fuente: Zerohedge.com.
Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios