Dilución de la acción, trabas de competencia y Rating en juego

Bayer pierde un 20% en un mes y enfrenta duros obstáculos para comprar Monsanto

Los expertos avisan de los efectos negativos para la firma alemana si se consuma la adquisición de su competidora Monsanto, una macrooperación confirmada esta semana

Foto: Logo de la compañía farmacéutica. (Reuters)
Logo de la compañía farmacéutica. (Reuters)

El gigante alemán de las aspirinas quiere convertirse en la mayor empresa de productos fitosanitarios del mundo. Este objetivo, en línea con la estrategia de crecimiento de la empresa, se ha visto confirmado esta semana. Bayer ha anunciado su interés en adquirir su competidor en Estados Unidos Monsanto, lo que supondría la operación empresarial estrella del año. Aunque no hay cifras concretas, desde hace días se habla de que esta opa le costaría a la farmacéutica alemana alrededor de los 40.000 millones de euros.

Sin embargo, expertos y analistas consideran que el parto puede ser largo y duro, dado que una operación de tal magnitud reviste una serie de implicaciones de delicado manejo. De momento, los inversores le han dado la espalda a la compañía. Hace un mes tocó un máximo en 110 euros por acción que ha ido perdiendo paulatinamente desde entonces. Las caídas más fuertes han coincidido con las noticias sobre su interés por Monsanto. Descendió casi un 5% tras aparecer la noticia en la prensa internacional y bajó más del 8% este jueves, cuando la propia compañía confirmó el interés. En total, los títulos de Bayer han cedido un 20% en un mes, hasta cerrar este viernes por debajo de 90 euros por cada título.

Dilución de la acción

Además del bajón en bolsa, los analistas advierten de que la compra de Monsanto podría suponer una dilución para los accionistas de la multinacional germana con actividad en España, entre otros países. El equipo de análisis de Bankinter cambia su recomendación de comprar a mantener, la elección mayoritaria del consenso que recoge Bloomberg, porque considera que la operación de compra de Monsanto sería "severamente dilutiva para los accionistas de Bayer" por dos razones:

1. Bayer estaría comprando caro, ya que Monsanto cotiza a un PER de 22x vs 17x Bayer

2. No podría abordar una operación de este importe solo incrementando la deuda, por lo que tendría que hacer una ampliación de capital.

Otros que ven dificultades en la operación son los analistas de Citi: "En nuestra opinión, el tamaño de la operación refleja riesgo de ejecución operacional y regulatorio".

Problemas de competencia

Tal y como destaca Citi, el problema regulatorio es un hecho. Tan solo horas después de confirmarse el interés de Bayer por Monsanto ya saltaron las primeras voces de alarma sobre la conveniencia desde el punto de vista de la competencia. Hay que destacar que Bayer se convertiría en líder del sector y dejarían en manos de sólo tres empresas toda la producción de semillas y fitosanitarios, tal y como destaca en sus páginas 'The Wall Street Journal'. Un gráfico del diario americano habla bien a las claras de cómo quedaría el reparto, y sus posibles efectos sobre los precios de sus productos. En este sentido, los agricultores estadounidenses muestran su preocupación al reducirse el número de sus posibles clientes.

Por otro lado, las autoridades están poniendo la lupa cada vez más de cerca en las fusiones. Recientemente se ha frustrado la fusión entre Pfizer y Allergan o la venta de O2 a Hutchison por parte de Telefónica.

Efectos en la deuda y el 'rating'

Otra arista a tener en cuenta en una operación de esta magnitud sería el nivel de endeudamiento de Bayer y su calificación crediticia, la carta de presentación ante los mercados para buscar financiación. Bankinter destaca que "Bayer tiene deuda financiera neta (diciembre 2015) de 17.310 millones de dólares, lo que supone un ratio DFN/Ebitda de 1,66x y un ratio DFN/PN de 0,68x, que son niveles de apalancamiento más bien cómodos. Sin embargo, no podría abordar una operación de este importe solo mediante incremento de deuda porque sendos ratios se elevarían hasta 5,5x y 2,25x, que serían niveles “intolerables”, tanto desde el punto de vista operativo y de gestión, como con respecto al 'rating' crediticio". De ahí que para la entidad bancaria se vería obligada a ampliar capital, con su consecuente efecto de dilución de la acción.

No podría abordar una operación de este importe solo mediante incremento de deuda porque los ratios de deuda se elevarían hasta niveles “intolerables”

Para una operación de 40.000 millones de euros, Citi también ve difícil que se mantuviera el 'rating'. En cualquier caso, Bayer está virando su negocio hacia el mundo fitosanitario (CropScience) mientras abandona el sector químico-industrial. De ahí que hayan escindido esa parte y hayan sacado a bolsa Covestro, que engloba la parte industrial. De momento, Bayer ha vendido parte de esta empresa pero aún mantiene un 64% de la compañía. La propia firma señala que se irán vendiendo más paquetes de acciones a medida que las condiciones de mercado sean más favorables. Sea como fuere, Covestro suma una cotización bursátil que ronda los 7.000 millones de euros, por lo que esta escisión no cubre ni de lejos el montante de la adquisición de Monsanto.

Otras trabas

Al margen de cuestiones financieras, Bankinter apunta a otros obstáculos de la fusión de ambas compañías: "Monsanto produce semillas modificadas genéticamente, que permite modificar cultivos, cuestión que les enfrenta con ecologistas que advierten de los peligros de consumir dichos organismos". Esta cuestión sería de vital importancia en Europa, donde la regulación es más estricta. Precisamente el tratado de libre comercio (TTIP) que negocian autoridades de EEUU y la UE, y que suscita una fuerte oposición desde colectivos ecologistas, tiene entre sus detractores a los que se oponen a que se rebaje al nivel de Norteamérica todo lo que atañe a la regulación de transgénicos.

Para finalizar, cabe destacar que la operación aún no está ni mucho menos cerrada. Bankinter concluye diciendo que "es la tercera vez que Monsanto rechaza una oferta, desde que en 2011 no aceptó la de Syngenta, que acaba de ser comprada por ChemChina". No obstante en esta ocasión los inversores bendijeron la oferta con fuertes subidas en bolsa para la compañía americana.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios