Territorio comanche: la renta fija llega al nivel donde explotó en 2015
  1. Mercados
los bonos siguen subiendo

Territorio comanche: la renta fija llega al nivel donde explotó en 2015

¿Las fuerzas que nos han llevado hasta aquí son sólidas o hay riesgo de otra recaída como hace 12 meses? Para muchos estamos ante "la mayor burbuja de todos los tiempos"

Foto: El riesgo de una burbuja a punto de explotar cada vez es mayor. (EFE)
El riesgo de una burbuja a punto de explotar cada vez es mayor. (EFE)

Hace casi un año se produjo un auténtico terremoto en los mercados. Sobre todo, para los inversores que habían apostado por el bono alemán como 'caja fuerte' de sus inversiones. En pocos días, el fortín saltó por los aires, con caídas notables y estadísticamente disparatadas para este activo. ¿Una experiencia traumática e imposible de olvidar? No lo parece, a tenor de lo que estamos viendo en las últimas semanas.

Casi un año después, como si aquello nunca hubiera ocurrido, el precio del bono alemán vuelve a estar cerca de los máximos de entonces. O lo que es lo mismo: el rendimiento que paga en la misma zona de sinsentido. El Bund a 10 años, la referencia de la deuda alemana en los mercados, está de nuevo a punto de entrar en negativo, como en mayo pasado.

Y no sólo los bonos alemanes, sino la mayoría de activos de renta fija que se tienen por más seguros en el mercado. Lo cual tiene una lectura positiva para los inversores españoles, de un perfil muy conservador. Paradójicamente, a cierre de marzo, la categoría de renta fija era la única en positivo en 2016, según los datos de Inverco, la asociación de los fondos. Y precisamente esta es la categoría con más patrimonio en España, con más de 55.000 millones de euros.

¿Pero tiene esto algún sentido? ¿Qué lógica tiene que los inversores contraten un activo donde la mayoría de los bonos apenas paga intereses e incluso muchos de ellos tienen rendimientos negativos?

Hay dos explicaciones para este fenómeno. Por un lado, el ansia por la seguridad. Hay inversores que lo ven todo tan complicado que, ante la ausencia de refugios fiables, prefieren buscar cobijo en la renta fija más segura, a pesar de la dura experiencia de hace un año. Esto también explica la fuerte subida del oro en lo que llevamos de 2016.

¿Qué lógica tiene que los inversores contraten un activo donde la mayoría de bonos apenas paga interes y muchos de ellos tienen rendimientos negativos?

Por otro lado, el efecto de los bancos centrales. Los bonos europeos vivieron un auténtico festival después de que el Banco Central Europeo anunció en su reunión de marzo que compraría más bonos e incluso de compañías privadas, dentro de su plan de est´kimulos para evitar la caída en deflación e impulsar el crecimiento. Su mensaje resulta muy tentador para los operadores del mercado de renta fija: 'si el BCE va a comprar bonos, los puedo contratar yo ahora y vendérselos más caros'.

Sea por el miedo o por el BCE, la realidad es que los precios de los bonos siguen subiendo. Y, por extensión, los fondos que invierten en estos activos. El ING Direct Fondo Naranja Renta Fija, uno de los más populares de la categoría, sube ya cerca de un 1% en 2016, cuando a mediados de febrero llegaba a caer cerca de un 1,5%. O el Ibercaja BP RF Clase B, el de más partícipes en renta fija a corto plazo, también sube un 0,54% cuando llegó a perder un 0,5%.

¿Será sostenible esta recuperación? ¿Las fuerzas que nos han llevado hasta aquí son sólidas o hay riesgo de otra recaída como hace 12 meses? Para muchos, como Javier Galán, gestor de Renta 4, estamos ante "la mayor burbuja de todos los tiempos", como escribía en su blog en Unience, la red social de finanzas.

El mercado sigue sin temer al lobo, aunque ya apareció el año pasado. Y, en algunos casos, da la impresión de haber perdido incluso el norte

El experto avisaba del riesgo: "Es más probable que los exagerados programas de los bancos centrales provoquen una subida de la inflación muy por encima de lo que el mercado descuenta, que les lleve a subir los tipos de interés a gran velocidad para controlar la inflación. De ser así, la caída de los bonos y la subida de sus rentabilidades o tires, será muy rápida y ruinosa para los poseedores de los bonos de duraciones largas, y así, la burbuja de la renta fija se pinchará y veremos cuáles son las repercusiones que tendrán en la economía mundial y en las empresas".

Pero mientras tanto, el mercado sigue sin temer al lobo, aunque ya apareció el año pasado. Y, en algunos casos, da la impresión de haber perdido incluso el norte. Los precios han llegado al territorio comanche donde se desató el huracán el año pasado. ¿Qué sucederá esta vez?

Renta fija Inversores Banco Central Europeo (BCE) Inflación Bancos centrales Inverco Renta 4
El redactor recomienda