Por fin buenas noticias para la banca en bolsa: ¿Rebote o cambio de tendencia?
  1. Mercados

Por fin buenas noticias para la banca en bolsa: ¿Rebote o cambio de tendencia?

¿El fuerte rebote desde mínimos que refleja el sector financiero será flor de un día o el inicio de una tendencia sostenida? Para ello son importantes la reformas en los países

placeholder Foto: Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)
Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)

Si usted es uno de los millones de accionistas de Banco Santander, BBVA, Popular o cualquier otro banco español o europeo, igual le debería mandar una cajita de bombones a Mario Draghi. Del paquete de medidas que anunció el jueves el presidente del BCE, la que se llevó menos titulares, puede tener gran importancia para el sector financiero, lo que se reflejó en las cotizaciones de los bancos el pasado viernes.

Se trata de las nuevas condiciones para las subastas TLTRO (aquí la explicación sencilla), con las que el BCE subvencionará, así como suena, a los bancos por prestar dinero. Es decir, les pagará hasta 40 puntos básicos si cogen el dinero que pone a su disposición y lo destinan a aquellos préstamos que la autoridad monetaria considera más importantes para acelerar el crecimiento económico.

"Es un claro mensaje de Draghi y el BCE, que debería ser positivo para los mercados financieros pero sobre todo para la economía real", afirma George Efstathopoulos, gestor de fondos multiactivos en Fidelity International. "Los bancos básicamente van a verse subsidiados para prestar. Esto es muy positivo para el sector bancario, que ha estado sobrevendido y bajo presión en los últimos meses", añade.

Como en todo mercado, para que el funcionamiento sea óptimo no vale sólo con la oferta, sino que debe también funcionar la demanda

Josep Prats, que tiene el sector bancario como el de mayor peso en su fondo Abante European Quality, se mostraba optimista en su blog en Unience, la red social de finanzas: "El aprovechamiento por parte de los bancos del TLTRO tendrá un impacto directo positivo indudable sobre su rentabilidad. Y, sobre todo, asegura disponibilidad de financiación gratuita, o hasta retribuida, en un plazo largo, despejando cualquier duda sobre su financiación".

Unas suspicacias que hace apenas un mes plagaron de incertidumbre las bolsas y, sobre todo, al sector financiero, cuando los rumores sobre Deutsche Bank pusieron de los nervios a más de uno. Desde entonces, el gigante financiero alemán ya ha recuperado más de un 30%, en línea con lo sucedido también con la gran banca española en este periodo.

¿Pero servirán las medidas del BCE para estimular el crédito? Como en todo mercado, para que el funcionamiento sea óptimo no vale sólo con la oferta, sino que debe también funcionar la demanda. Aunque en Europa se está viendo cierta recuperación, hasta ahora los bancos, sobre todo en España, han venido lamentando la falta de crédito solvente. Es decir, que quienes se acercaban a la ventanilla a por dinero lo hacían porque su situación financiera les aprieta, que son aquellos que precisamente tienen menos opciones de devolver el dinero si se lo prestan.

"Draghi ha disparado el bazooka, pero seguimos esperando la caballería", recuerda Keith Wade, economista jefe de Schroders

Y al revés, entre aquellos a quienes los bancos prestarían encantados, muchos no quieren aumentar su deuda o no tienen la confianza suficiente para meterse en nuevos proyectos o acometer compras que necesiten financiación. Desde luego, en el caso de España la inestabilidad política tampoco ayuda a tomar decisiones de largo plazo hasta que se aclare la situación.

Y aquí está la clave, lo que marcará si el fuerte rebote desde mínimos que refleja el sector financiero será flor de un día o el inicio de una tendencia sostenida. Y para ello son importantes la reformas en los distintos países, que impulsen la confianza y el crecimiento: "Para ganar esta batalla es necesaria la colaboración de los gobiernos y la política fiscal. Draghi ha disparado el bazooka, pero seguimos esperando la caballería", recuerda Keith Wade, economista jefe de Schroders.

Mientras tanto, el incentivo del BCE es claro: si consiguen dar préstamo, los bancos mejorarán su nimia rentabilidad actual, que hasta ahora ha sido su gran lastre y lo que ha excluido al sector de las carteras de muchos gestores, a pesar de los precios bajos. El castigo todavía es morrocotudo. Como muestra, las cifras del mayor banco español en bolsa. A pesar de subir desde mínimos más de un 30% y haber casi borrado las pérdidas en 2016, Santander todavía retrocede a un año más del 30%.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi Economía Bolsas Mercados
El redactor recomienda