LA CÚPULA DEL SUPERVISOR NO TOMÓ NINGUNA MEDIDA

Un 'informe cero' del BdE alertó de que Caja Madrid y Bancaja estaban quebradas en 2010

La desastrosa salida a bolsa de Bankia -incluso la fusión de cajas que la creó- se podía haber evitado si el Banco de España hubiera hecho caso a sus inspectores en 2012

Foto: La ministra de Economía en 2010, Elena Salgado, junto al entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. (EFE)
La ministra de Economía en 2010, Elena Salgado, junto al entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. (EFE)

Con la decisión de ayer de devolver todo el dinero de la OPV a los minoristas, se cierra el círculo de la desastrosa creación de Bankia, su salida a bolsa y su histórico rescate con dinero público. Pero todo ello podría haberse evitado si el Banco de España hubiera hecho caso en 2010 a sus inspectores, que alertaron de que tanto Caja Madrid como Bancaja -las dos mayores entidades que se integraron en la fusión- estaban en situación de quiebra más de un año antes de la colocación de acciones en el mercado.

[La Audiencia Nacional imputa a MAFO y Segura por el caso Bankia​]

Así se recogía en lo que dentro del Banco de España se conoce como 'informe cero', es decir, el primer borrador de un informe que elabora un inspector tras examinar una entidad y que suele ser muy extenso, porque recoge todos sus hallazgos y conclusiones. En el caso de Caja Madrid, con Rodrigo Rato recién llegado a la presidencia, ese informe fue elaborado por un inspector de los más antiguos de la institución y alertaba claramente ya a principios de 2010 de la inviabilidad de la entidad por los excesivos riesgos incurridos en la etapa de Miguel Blesa y el deterioro de la situación económica y, especialmente, inmobiliaria, según fuentes del supervisor.

Sin embargo, la cúpula del BdE, cuyo gobernador era Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo), hizo caso omiso de esta advertencia y, en vez de intervenir Caja Madrid, decidió que la mejor solución era acometer lo que entonces se llamó 'fusión fría' con cinco pequeñas cajas: Ávila, Segovia, Rioja, Canarias y Laietana. Y como estas entidades no aportaban suficiente tamaño para diluir los problemas de la caja madrileña, en junio de ese año se decidió integrar en la operación a la valenciana Bancaja para formar BFA (Banco Financiero y de Ahorros), que en marzo de 2011 cambió su nombre por Bankia y se convirtió en 'fusión caliente'. Posteriormente, se segregó BFA como 'banco malo' para separar los peores activos de la entidad de la parte que se sacó a bolsa en julio.

También alertaron de la situación de Bancaja

Se da la circunstancia de que Bancaja también había sido objeto de otro 'informe cero' incluso anterior al de Caja Madrid, en el que otro inspector con galones en el Banco de España también había señalado que la entidad estaba quebrada, sin que tampoco se le prestara suficiente atención. Con lo cual, se estaban fusionando dos cajas que eran insolventes individualmente con la esperanza de que juntas sí fueran viables si la crisis económica amainaba.

El expresident de Bancaja José Luis Olivas a su saldida de la Ciudad de la Justicia de Valencia. (EFE)
El expresident de Bancaja José Luis Olivas a su saldida de la Ciudad de la Justicia de Valencia. (EFE)

No fue así, sino que llegó la segunda recesión, lo que determinó el hundimiento del mercado inmobiliario y, a la postre, el de Bankia. Como es sabido, el Ministerio de Economía, con Elena Salgado al frente, y el propio Mafo buscaron como salvación desesperada la captación de nuevo capital mediante la salida a bolsa, que se convirtió en una cuestión de Estado. De ahí que se pidiera a los principales bancos y aseguradoras del país que hicieran su 'donativo', que la red comercial tratara de vender denodadamente acciones a cualquier incauto que se pasara por la oficina -que son quienes van a recuperar su dinero tras el anuncio de ayer- y que incluso se presionara a las empresas que estaban en mora con la entidad para que acudieran a la OPV a cambio de hacer la vista gorda con 'lo suyo'.

Los peritos se basaron en los 'informes cero'

No obstante, estos informes no han caído totalmente en saco roto. Las fuentes consultadas aseguran que los famosos informes de los peritos del caso Bankia, Víctor Sánchez Noguera y Antonio Busquets -inspectores del Banco de España pero trabajando para la investigación del juez Fernando Andreu-, que aseguraban que las cuentas con que salió a bolsa no reflejaban la realidad de la entidad, están basados en el contenido de aquellos informes originales. En los 'informes cero' ya se hacía referencia a asuntos como la valoración de Banco de Valencia o las pérdidas de los contratos con minoritarios de Bancaja Inversiones.

No fueron las únicas alertas que lanzaron los inspectores del Banco de España en los 'informes cero' de aquella época. En 2009, ya habían avisado de la situación crítica de la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo), incluso ante su propio consejo de administración. Pero tampoco recibieron la atención debida por parte de la cúpula del supervisor, por lo que finalmente no tuvo más remedio que nacionalizar la entidad alicantina en julio de 2011. Posteriormente, fue vendida al Sabadell por un euro y con un esquema de protección de activos que cubría las pérdidas potenciales hasta 16.600 millones.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios