Sus números están ligados

Apple y China, dos gigantes y un problema: nada es para siempre

La compañía y la economía comparten un mal momento en bolsa al tocar techo su crecimiento

Foto: Gente delante de una tienda de Apple en China. (Reuters)
Gente delante de una tienda de Apple en China. (Reuters)

Si alguien dudaba de la ralentización del crecimiento chino, la semana pasada se despejaron todas las dudas. Ya no son sólo datos estadísticos macro, ya no se trata sólo de la caída en los precios de las materias primas... Esta vez, la confirmación vino del mundo empresarial:  Tim Cook, el CEO de la compañía que más vende y vale del mundo, Apple, afirmó que empiezan a ver una moderación en el gigante asiáticoque la situación global les preocupa

Ironías del destino, la suerte de su compañía va ligada de algún modo a la del gigante económico, más allá del peso creciente de Asia en las cifras de la firma de Cupertino. Tanto China como Apple han tenido un modelo que les ha llevado a un gran éxito de crecimiento en la última década. El país asiático, con su foco en la inversión y la construcción; Apple, con el espectacular resultado de su apuesta por el iPhone, producto del que en el último trimestre ha vendido 10 terminales por segundo

Ironías del destino, la suerte de la compañía va ligada de algún modo a la del gigante económico, más allá del peso creciente de Asia en las cifras de Apple

Ambos han generado un ecosistema a su alrededor, que se puede ver muy afectado por su propia evolución. El país, como se está viendo, por su influencia en la región y en todos los productores de materias primas; la compañía, por la cantidad de proveedores y la montaña de aplicaciones que hacen negocio a través de su sistema operativo. Y, por supuesto, ambos se enfrentan ahora a un gran reto: cómo virar su modelo de crecimiento ante la dificultad de seguir ganando tamaño con el anterior.

En esto, y quizá sólo en esto, parece que China ha tomado la delantera. El cambio de modelo está produciéndose en todo su esplendor, como mostraban desde Fidelity en este artículo en su grupo Unience, la red social de finanzas. "Las camisetas y los juguetes han quedado atrás y el país ha empezado a innovar".  También lo ve así Hugh Young, consejero delegado de Aberdeen AM: "La debilidad del sector manufacturero se compensa en parte con el crecimiento de las industrias de servicios, en particular en el sector privado". 

En su opinión, "eso no quiere decir que China no afronte desafíos importantes — el gobierno local y la deuda de las empresas representan graves problemas, el sector público está hinchado y resulta ineficaz, mientras que el mercado inmobiliario sigue siendo frágil—, pero Pekín todavía dispone de múltiples herramientas para evitar la catástrofe. 

Tienda de Apple en China. (EFE)
Tienda de Apple en China. (EFE)

En los mercados, sin embargo, la visión negativa predomina. Las bolsas chinas llegaron a caer esta semana a su nivel más bajo en más de un año, como sufren quienes invierten en los fondos de acciones especializados en la región.  El BBVA Bolsa China , el mayor de una gestora española especializado en China, cae un 15% en 2016 y un 21% a un año. Entre los de gestoras internacionales, el Fidelity China Focus, con más de 4.000 millones de euros en activos bajo gestión, cae un 16% en este inicio de año y un 15% a un año. 

Los descensos también se extienden a los fondos especializados en Asia, ante la idea de que el menor crecimiento chino y el desplome de los precios de las materias primas afecte a toda la región, algo en lo que no está de acuerdo Rajeev de Melo, de Schroders: "De hecho, las caídas del precio del petróleo son buenas para Asia, ya que muchos países son grandes importadores de energía", afirma.

En esto de los números rojos en bolsa, también se da el parecido entre China y Apple en los últimos meses. Las acciones de la compañía del iPhone caen cerca de un 10% en 2016 y un 20% en el último año. Además, desde máximos su caída se extiende hasta rozar el 30%. 

Según expertos, Apple puede obtener crecimiento fácilmente, incluso sorprender con el lanzamiento de nuevas categorías de productos y/o actualizaciones

Con los niveles de beneficio actuales, parece que está barata, ya que cotiza a un PER inferior a las 10 veces sobre los resultados esperados.  Pero la duda es a qué ritmo podría bajar la venta de iPhones desde el pico actual. En la conferencia con analistas del pasado martes, le preguntaron a Tim Cook si la caída el próximo trimestre podría rondar el 20%. El jefe de Apple señaló que quizá no tanto, pero sí reconoció que bajarían en los próximos meses. 

Entre los analistas, aunque el consenso ya no espera incrementos de ingresos sobre 2015, sí confía en que mejoren levemente en 2016 y 2017, una opinión que comparte Lluis Peralta, de Robust Global Investment Sicav: "Pensamos que la empresa puede obtener dicho crecimiento fácilmente, incluso sorprender con el lanzamiento de nuevas categorías de productos y/o actualización de modelos".

Pero en estas nuevas cifras del mercado, se van rebajando las estimaciones, al igual que viene ocurriendo en los últimos trimestres con la economía china ¿Será un aterrizaje suave o brusco? La gran pregunta del momento para Apple, exáctamente la misma que para la economía asiática.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios