Lo que mal empieza en la bolsa, ¿mal acaba?
  1. Mercados
balance del primer mes en los parqués

Lo que mal empieza en la bolsa, ¿mal acaba?

Las bolsas han dejado atrás uno de los arranques del año más convulsos de los últimos tiempos. China, el petróleo y los bancos han sido los 'culpables'. Pero hay mucho más de fondo

Las bolsas ya han dicho adiós a enero. Y lo han hecho con ganas, porque han dejado atrás uno de los arranques más convulsos de los últimos años. Las caídas han sido tan generalizadas y tan lustrosas que han generado todo tipo de miedos,de comparaciones con otras sacudidas recientes y de preguntas.

Uno de esos interrogantes alude al 'efecto enero', y en concreto al aforismo que establece que el primer mes marca la pauta del año. Es decir, que si enero se cierra con caídas, el año terminará concaídas. ¿Qué dicen los datos? ¿Es cierta esta conexión? No siempre y, desde luego, no es concluyente. En el caso del Ibex 35 español y del Dow Jones estadounidenseun enero bajista ha sido el anticipo deun año bajista en 6 de cada 10 ocasiones y en el del europeo EuroStoxx 50 esa proporción se reduce al 50%.

[Vea el vídeo sobre esteenero convulso en los mercados]

Causas de corto...

Otra pregunta clave alude a las causas de las fuertes caídas vistas en enero. Y la respuesta apunta atres motivos principales, dos de dimensión global y un tercero de alcance europeo. Los dos primeros han correspondido a China y el petróleo. Las dudas sobre la intensidad de la desaceleración de la economíadel gigante asiático, las expectativas de que depreciará más el valor del yuan y la inestabilidad alimentada por las autoridades financieras a la hora de gestionar los mercados bursátiles han estimulado las ventas de acciones chinas.

El índice CSI 300 ha encajado un descenso mensual del 23%, el mayor desde 2009, y ha reculado hasta sus niveles más bajos desde 2014. Esta debilidad se ha contagiado a los parqués internacionales dada lacreciente representatividad de China en el concierto económico y financiero mundial.

En paralelo, y con las dudas sobre la economía china como nexo, el petróleo ha contribuido a disparar los nervios entre los inversores. El barril Brent, de referencia en Europa, ha acumulado un descenso del 10% en enero, hasta los 33,6 dólares, aunque ha llegado a cotizar a 27 dólares, el precio más bajo desde 2003. Aunque para los países importadores de crudo, como es el caso de España, su abaratamiento contrbuye a la recuperación económica, la velocidad de su caída en los últimos meses y su precio tan reducido pueden convertirse en una seria amenaza por su impacto en los países productores y en las empresas petroleras.

Junto a China y el crudo, en Europa también han influido las nuevas transmitidas por el sector financiero. La decisión del Banco de Portugal de transferir de Novo Bancoa Banco Espirito Santo algunos tramos de bonos por valor de 2.000 millones de euros, con las consiguientes pérdidas para los bonistas, y la incertidumbre en torno a la banca italiana, alimentada por el volumen de créditos dudosos y su morosidad, han encedido de nuevo unas alarmas que se han sentido en la cotización de los bancos italianos, principalmente, pero también de otras nacionalidades, como les ha ocurrido a los españoles.

...y largo alcance

Aunque la influencia de China, de las petroleras y de los bancos es lo suficientemente sensible como para causar los descensos bursátiles, la estampida que han provocado no hubiera sido posible si, de fondo, no cohabitaran con otros motivos de mayor alcance. El temor a que, como lleva tiempo advirtiendo el Fondo Monetario Internacional (FMI), el mundo se enfrente a unos años de crecimiento mediocreactúa como factor de fondo.

El descenso de la actividad comercial mundial, los mayores volúmenes de deuda acumulados en el último lustro por los mercados emergentes ola falta de impulso auténtico por parte de los países desarrollados sustancian esos temores y, sobre todo, llenan de incertidumbre la perspectiva sobre los beneficios futuros de las empresas. O lo que es lo mismo, la visión a largo plazo también proporciona argumentos para las caídas.

¿Algún antídoto contra este escenario? Sí, el de costumbre en los últimos años: la actuación de los bancos centrales. El Banco Central Europeo (BCE) ya ha adelantado más medidas expansivas para marzo y el Banco de Japón no ha esperado y las ha lanzado esta semana. Ambos han dado un respido a las cotizaciones y han matizado los descensos finales.Los bancos centrales son conscientes de que la caída de las bolsaspone en peligro la recuperación que han alentado en los últimos años. Por eso retuercen sus esfuerzos monetarios. Para ganar tiempo. Pero sigue faltando un detalle: que la recuperación acompañe de verdad.

Bolsas Inversores Ibex 35 Petróleo Banca Novo Banco Recuperación económica Bancos centrales
El redactor recomienda