LAS VALORACIONES SIGUEN SIENDO ELEVADAS

Derrumbe de la bolsa: ¿Estamos ante una caída del 30% o del 65%?

El terrible inicio de año del mercado, aliviado por el rebote de los dos últimos días, abre la puerta a una tendencia bajista. La cuestión es si la caída será del 30% o un 'crash' en toda regla

Foto: Monitor en la Bolsa de Madrid. (EFE)
Monitor en la Bolsa de Madrid. (EFE)

A estas alturas de la caída (el Ibex ha perdido casi un 30% desde los máximos de abril del año pasado), la cuestión no es tanto si estamos en un mercado bajista -definido como un descenso superior al 20%- sino cuál va a ser la magnitud del mismo. Es decir, si ya hemos sufrido el grueso de la caída o si queda recorrido a la baja por delante hasta lo que puede ser un verdadero 'crash' que arruine a miles de inversores. Los expertos, como siempre, están divididos. Para tratar de responder, merece la pena fijarse en las valoraciones, la estructura técnica y los precedentes históricos.

Estar más barato no significa estar barato

Como es lógico, las fuertes caídas de las últimas semanas han hecho bajar notablemente las valoraciones... pero eso no significa que ya estén baratas. De hecho, hay analistas -como Brett Arends, de MarketWatch - que consideran que el Dow Jones puede bajar 5.000 puntos y seguiría sin estar barato. Es decir, partimos de unas valoraciones demasiado elevadas (el mercado está muy caro) y ahora simplemente está 'menos caro'. ¿Y en España? Como se observa en el gráfico adjunto, el PER (relación entre precio en bolsa y beneficio de las empresas) del Ibex, pese a haberse relajado, sigue por encima de la media anterior a la crisis financiera. Por tanto, en teoría tiene más recorrido de caída para volver a esa media.

Fuente: Bloomberg
Fuente: Bloomberg

Claro que el PER también puede bajar sin necesidad de que caiga la bolsa, si suben los beneficios empresariales. A este respecto, tampoco hay muchas esperanzas: Mirabaud alerta de que las perspectivas de resultados de las empresas españolas se han "deteriorado significativamente", en especial los de la banca (salvo Bankinter, que ha presentado los suyos esta semana) y las televisiones, mientras que sólo han mejorado sus pronósticos las relacionadas con el turismo. Y en el futuro puede ir a peor: otras firmas como Société Générale anuncian un próximo fin de la recuperación económica española, mientras se mantiene la crisis de los emergentes donde están presentes nuestras empresas.

Algunos analistas prefieren tomar otras medidas de valoración que consideran más fiables, como la relación entre el nivel de la bolsa y la rentabilidad de la deuda pública. Dado que ésta se encuentra en mínimos históricos, la valoración de la bolsa tendría mucho recorrido al alza, como se puso de manifiesto en la última Round Table de Cotizalia. El problema es que el mercado de bonos está intervenido por el BCE (no hay más que ver la reacción a las palabras de Mario Draghi del jueves), lo que hace que sea muy cuestionable tomarlo como referencia para valorar la bolsa, advierte Román Zurutuza, de Gruss Capital

¿La tendencia ha alcanzado un suelo?

Tanto en las cuestiones de valoración como en los gráficos hay que distinguir entre EEUU y Europa, y más concretamente España. El S&P 500 todavía no ha perdido definitivamente los mínimos de 2015 (y sólo ha perdido el 12% desde máximos), mientras que los índices europeos sí lo han hecho, con el Ibex a la cabeza. Es decir, nuestro índice sí presenta estructura bajista (máximos y mínimos decrecientes). Pero la ruptura ha sido tan violenta que se ha ido al primer objetivo de caída (la zona de 8.280 en que se frenó el miércoles) en apenas dos semanas. Su descenso desde máximos ha llegado a superar el 30%

Eso podría implicar que el Ibex ha hecho un suelo. De momento, este importante soporte -los mínimos de 2013- ha resistido y ha dado pie a un rebote importante. Si sigue aguantando los previsibles nuevos ataques que sufrirá, puede dar paso a una recuperación más prolongada. Pero eso no significa que no se pueda perder ese nivel y continuar la caída, sobre todo si Wall Street y el resto de Europa siguen bajando. Para empezar a pensar en un posible suelo, el Ibex debe superar como mínimo los 9.300 puntos perdidos a principios de mes.

Los precedentes no son alentadores

George Soros
George Soros

La historia tampoco favorece a los que piensan que la caída ha terminado. En el caso de EEUU, el portal 'ZeroHedge' recuerda que el S&P 500 perdió la mitad de su valor en el mercado bajista de 2000-2002 y que se dejó el 57% entre 2007 y 2009; en cambio, la mayor corrección de los últimos cuatro años fue la del verano pasado, de sólo un 12%. Más preocupante, a su juicio, es que la subida total entre 2002 y 2007 fue de sólo el 105% (seguido por la citada caída del 57%), mientras que esta vez el índice norteamericano ha subido el 220% desde los mínimos de 2009  hasta el récord del año pasado. Porque, cuanto más subes, más dura es la caída posterior.

Los analistas más optimistas tratan de desmontar este argumento diciendo que las últimas tendencias bajistas han coincidido con profundas recesiones en EEUU, algo que ahora no se aprecia por ninguna parte. Ahora bien, también es cierto que la bolsa de EEUU no ha estado conectada con el crecimiento durante muchos años: la economía ha promediado un crecimiento de poco más del 2% en los últimos cuatro años, mientras que el S&P ha subido una media del 13% al año en ese período, gracias a los estímulos extraordinarios de la Reserva Federal.

Y sin olvidarnos de China, el petróleo, Podemos...

Por si todo esto fuera poco, siguen presentes las incertidumbres que han sido los detonantes del desplome: el aterrizaje brusco en China, el hundimiento del petróleo y las materias primas, la crisis de los países emergentes, la amenaza de deflación en Europa... Y ahora cada vez más voces alertan de un posible frenazo en EEUU justo cuando la Fed ha empezado a subir tipos. Y sin olvidarnos de la situación concreta de España, donde un Gobierno de PSOE y Podemos cada vez parece más probable.

Con este entorno, aunque la caída no continúe, parece bastante difícil ver una recuperación importante y sostenible a corto plazo. Por si sirve de alguna guía, uno de los inversores más seguidos del mundo, George Soros, ha anunciado esta semana que se ha puesto corto (bajista) en el S&P 500 porque considera que le queda recorrido a la baja en el entorno actual, donde la prresidenta de la Fed, Janet Yellen, perdió su oportunidad de subir tipos hace un año y ha empezado a hacerlo con la economía desacelerándose debido a la deflación.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios