EL JUEZ PERMITE EL INICIO DE LOS PAGOS

Los atrapados en Banco Madrid empezarán ya a recuperar su dinero

El juez del concurso de Banco Madrid ha dado la razón a los acreedores que querían empezar a cobrar su dinero sin esperar a la liquidación total, con lo que los pagos pueden empezar ya

Foto: Sede central de Banco Madrid en la capital de España. (EFE)
Sede central de Banco Madrid en la capital de España. (EFE)

Inicialmente, los administradores concursales de Banco Madrid habían establecido en el plan de liquidación de la entidad que debían venderse todos sus activos antes de empezar a devolver el dinero a los acreedores. Ante lo cual, varios de ellos se quejaron ante el juez Carlos Nieto, del juzgado de lo mercantil número 1 de Madrid, y solicitaron que no hubiera que esperar a concluir todo el proceso de venta, ya que la mayoría de estos activos son líquidos y suficientes para comenzar a pagar (entre ellos, la AFE, el sindicato de futbolistas). Ahora, el magistrado les ha dado la razón en un auto, con lo que podrán comenzar a recuperar su dinero ya.

Estamos hablando básicamente de los clientes con depósitos superiores a 100.000 euros (la AFE tiene más de 300.000), puesto que los inferiores han sido ya abonados en su mayor parte por el Fondo de Garantía de Depósitos. También se encuentran en el grupo titulares de distintos instrumentos de deuda del banco, asi como la Seguridad Social y Hacienda; de hecho, Banco Madrid aparece en la lista de morosos de Cristóbal Montoro con 1,7 millones. Los que no están afectados son los partícipes de fondos o sicavs, que quedaron fuera de la masa concursal gracias a la actuación de la CNMV.

La norma permite empezar a pagar a los acreedores sin necesidad de liquidar todos los activos, si hay liquidez suficiente

El juez considera que las reclamaciones de estos acreedores están fundadas: "Asiste en cualquier caso la razón a los promotores de la objeción al subrayar que ninguna norma de las citadas sobre la forma y prelación en que deben ser realizados los pagos en fase de liquidación exige, como sí se desprende del punto 7 del plan de liquidación sometido aquí a aprobación, que el pago a los acreedores ordinarios haya de quedar forzosamente diferido hasta que hayan sido realizados en su totalidad los bienes y derechos pertenecientes a la masa activa", explica Nieto en su auto.

"Muy al contrario, el último inciso del artículo 157 de la Ley Concursal permite a la administración concursal atender el pago de los créditos ordinarios, tras haber deducido de la masa activa los bienes y derechos necesarios para satisfacer los créditos contra la masa y haber satisfecho los créditos privilegiados [estas categorías son las primeras en cobrar y en ellas se incluyen los empleados, Hacienda o la Seguridad Social], en función de la liquidez de la que se disponga".

Primero cobran Hacienda y los empleados

Esto significa que los acreedores ordinarios pueden empezar a cobrar, pero solo después de que hayan recibido todo lo que se les adeuda los que van por delante en el orden de prelación -salvo que el juez permita una excepción a esta regla- y si, una vez realizados esos pagos, existe liquidez suficiente. Una liquidez que debe poder atender al menos el 5% de cada crédito. Es decir, todos estos acreedores cobrarán al mismo tiempo un porcentaje similar, que irá creciendo conforme se vaya obteniendo más liquidez con la venta de activos hasta recuperar el máximo posible, que en el caso de Banco Madrid seguramente será la totalidad de la deuda, como adelantó El Confidencial en junio.

Dentro de ese reparto de la liquidez entrará también el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), ya que el juez ordena a los administradores -Pedro Bautista Martín Molina Francisco Vera Vázquez- constituir una provisión por los 115 millones que ha satisfecho ya a los depositantes de menos de 100.000 euros, tal como solicitaba el fondo. El FGD, cuando paga los importes garantizados a los depositantes, se subroga en ese importe para recuperarlo de la masa concursal.

Fin al rosario de conflictos

Con este auto se cierran los numerosos conflictos que han mantenido los administradores concursales con los afectados por la decisión de intervenir y liquidar el banco tras la solicitud de intervención de su matriz, el andorrano BPA, por las autoridades norteamericanas acusado de blanqueo de dinero. Como se recordará, su principal pelea fue con la CNMV, que adoptó medidas urgentes para salvaguardar a los partícipes de los fondos y sicavs de la entidad que los administradores querían incluir en la masa concursal; al final, el supervisor del mercado les dobló la mano.

Los dos también han chocado con los partícipes de estos productos, lógicamente, que han pasado un vía crucis hasta recuperar su dinero, y con los clientes del 'broker' Interdin, propiedad del banco, a los que quería destinar solo 100.000 euros para repartir entre todos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios