FORO PIMCO-EL CONFIDENCIAL

Pimco: la evolución del euro será clave para los mercados y para la economía española

Las divisas serán el factor más importante para la evolución de los mercados en 2016, más que el crecimiento económico o la inflación. En especial, el euro y el yuan, según la gestora Pimco

Foto: Geraldine Sundstrom, responsable de distribución estratégica de activos de Pimco. (Jorge Álvaro Manzano)
Geraldine Sundstrom, responsable de distribución estratégica de activos de Pimco. (Jorge Álvaro Manzano)

Para 2016, prácticamente todo el mundo da por acabado el ciclo en que era fácil ganar prácticamente en todos los mercados porque se va a acabar el grueso de los factores que lo impulsaban, como la relajación mometaria o la caída de las materias primas. Nuevos factores entran en juego y el más importante va a ser el comportamiento de las divisas, según aseguró ayer Geraldine Sundstrom, responsable de distribución estratégica de activos en Pimco -la mayor gestora de fondos de deuda del mundo-, en el Foro Perspectivas Económicas de España 2016 organizado por El Confidencial y Pimco.

Hasta hace unos años, las divisas no tenían demasiada importancia en el PIB porque las subidas y las bajadas de cada una se compensaban en el tiempo. Pero ahora se han convertido en una parte fundamental del mismo -en Europa importa más que el propio crecimiento o la inflación-, hasta el punto de que el mundo sufrirá una recesión del 5% en 2016 si se mide en dólares, o una expansin del 6% si se calcula en euros. Por tanto, este movimiento es crítico, no tiene precedentes desde 2009 y Europa está "en el lado correcto" del movimiento ahora mismo.

Lógicamente, esto se explica porque ahora el QE (compra de activos en mercado) lo va a seguir aplicando el BCE mientras que la Fed va a iniciar las subidas de tipos este mismo mes y lo hará entre dos y tres ocasiones más en 2016, según las previsiones de Pimco. Esto plantea un escenario "muy duro" para las multinacionales norteamericanas y mucho más lumonioso para las europeas, que obtienen un 63% de sus ingresos fuera de la zona euro.

Y no sólo tiene impacto en los ingresos, sino también en su endeudamiento, lo que por ende puede influir en el comportamiento de los bancos centrales. En este sentido Sundstrom advierte de que, si el euro cae demasiado rápido y se pasa de frenada contra el dólar -su escenario central es un descenso suave hasta la paridad-, la Fed tendrá que interrumpir su proceso alcista de los tipos para no perjudicar aún más a sus empresas exportadoras. Algo que obligaría a replantear todas las previsiones económicas y de mercados globales.

China es la gran incógnita

Pero el gran terremoto se producirá si China vuelve a sorprender al mundo con el movimiento de su divisa como hizo en agosto. Esta estratega considera que lo más probable es un movimiento del yuan de en torno al 3% frente al dólar, aunque con mucha volatilidad en los mercados por el camino. Pero existe un escenario alternativo según el cual este movimiento se iría al 7%; en ese caso, "será un enorme dolor de cabeza para muchas compañías, en especial tecnológicas, y será difícil navegar en ese escenario: la Fed subirá los tipos mucho menos de lo que tiene previsto y Draghi tendrá que bajar los del BCE todavía más". Y añade que, si esto ocurre, habría que salir de la renta variable.

Por tanto, los movimientos de divisas serán el gran factor que moverá los mercados en 2016, a juicio de Pimco. Y, por ello, será una palanca decisiva en la selección de activos ('asset allocation'), que  mucha importancia ya que habrá mucha diferencia entre los que lo hagan bien y los que peor se comporten. Asimismo, espera mucha volatilidad, algo en que coinciden la mayoría de las gestoras.

Dólar, deuda pública europea y corporativa

Si se cumplen las expectativas de su escenario base, sus recomendaciones son invertir en dólares pero no en bolsa norteamericana (la infrapondera a nivel global, y en todo caso prefiere la europea y japonesa), entrar en deuda pública europea -aconseja expresamente la italiana y española- y la renta fija corporativa, que no se verá demasiado afectada por las subidas de tipos (y destaca las emisiones de los bancos como los CoCos).

Sundstrom lanzó ayer en el evento celebrado junto a El Confidencial que un mensaje de tranquilidad sobre la visión que los inversores internacionales tienen de España: "España está OK, no hay nada de qué preocuparse", ya que la economía lo está haciendo bien y "la gente va a votar en la dirección correcta". Esto supone una importante relajación respecto a este verano, cuando las encuestas y la tensión en Cataluña preocupaban mucho a los gestores de todo el mundo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios