Es noticia
Menú
El sindicato de futbolistas (AFE) se queda pillado en el concurso de Banco Madrid
  1. Mercados
EL SALDO DE SU CUENTA SUPERABA LOS 312.000 EUROS

El sindicato de futbolistas (AFE) se queda pillado en el concurso de Banco Madrid

La Asociación de Futbolistas Españoles es uno de los clientes atrapados y ha presentado una alegación al plan de liquidación para recuperar su dinero antes que otros acreedores

Foto: El presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), Luis Rubiales. (EFE)
El presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), Luis Rubiales. (EFE)

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) era uno de los clientes con cuenta en Banco Madrid, la filial del andorrano BPA intervenida en marzo por sospechas de blanqueo de dinero. En consecuencia, no puede retirar su dinero, atrapado en el corralito impuesto por el Banco de España en el concurso de acreedores de la entidad que terminará en su liquidación. Según la documentación a que ha tenido acceso El Confidencial, el saldo de su cuenta ascendía a 312.610,02 euros.

La implicación de la AFE en este proceso ha trascendido porque ha presentado una alegación al plan de liquidación del banco dedicado a la gestión de altos patrimonios que han presentado sus administradores concursales. El escrito, dirigido al juzgado de lo mercantil número 1 de Madrid con fecha 30 de octubre, solicita que no haya que esperar a la liquidación (venta) de todos los bienes del banco para devolver el dinero a los acreedores, ya que la mayoría de estos activos son líquidos y suficientes para comenzar a pagar a los clientes. Un portavoz del sindicato declinó comentar esta información.

Es decir, la Asociación de Futbolistas pretende cobrar antes que otros acreedores. "Esta parte considera que al ser la concursada una entidad bancaria, cuyos acreedores, en su mayoría, son personas que tenían depositados sus ahorros en dicha entidad; que la mayor parte de los activos son activos líquidos; que el retraso en el cobro de las cantidades depositadas en la concursada produce cada vez mayor perjuicio a los acreedores; y que, tal y como se describe por la Administración Concursal, la situación de insolvencia de la concursada no es atribuible a la actuación de los acreedores", explica en su escrito de alegaciones, por lo que solicita que no haya que esperar a la liquidación total para que los depositantes (que tienen la consideración de créditos ordinarios en el concurso) puedan recuperar el dinero.

No obstante, las pretensiones de la AFE, que son compartidas por otros acreedores como Estacionamientos Subterráneos, no tienen muchos visos de prosperar. Fuentes cercanas a los administradores concursales de Banco Madrid, Francisco Vera y Pedro Bautista Martín Molina, aseguran que la Ley Concursal exige que se hayan liquidado todos los bienes para empezar a atender los pasivos del banco, por lo que parece que los jugadores no tendrán más remedio que esperar.

Banco Madrid tiene activos para pagar a todos

Y eso que los citados administradores coinciden con los abogados de la AFE en que Banco Madrid tiene activos suficientes para que todo el mundo recupere el dinero, como informó El Confidencial en junio, ya que la intervención de Banco Madrid no se debió a problemas de liquidez o de solvencia, sino a la denuncia de blanqueo de capitales del Departamento del Tesoro de EEUU contra BPA, que provocó la intervención de la matriz en Andorra y de la filial en España.

Las pretensiones de la AFE, que son compartidas por otros acreedores como Estacionamientos Subterráneos, no tienen muchos visos de prosperar

Asimismo, el entorno de la administración de Banco Madrid añade que la decisión de que el primer concurso de acreedores de un banco en nuestro país acabara en liquidación tampoco se debió a sus problemas, sino a la actuación del Banco de España, que provocó el pánico de los clientes y la salida del 20% de sus depósitos en tres días (también podía haber impuesto el actual corralito desde el primer día en vez de esperar a que se produjera esta previsible fuga de clientes).

Una entidad especializada en altos patrimonios

Banco Madrid era una entidad dedicada principalmente a la banca privada, es decir, a la gestión de elevados patrimonios. El 10 de marzo, el Banco de España intervino Banco Madrid tras un informe del Tesoro norteamericano que acusaba a su matriz BPA de blanqueo de dinero, lo que había llevado a la intervención de la misma en Andorra (justo ese mismo día llegó un informe del Sepblac sobre las actividades de la filial española, según la versión del BdE).

El supervisor español nombró dos interventores; solo dos días después, el 12 de marzo, destituyó a esos dos interventores y nombró a tres administradores que sustituyeron al consejo de Banco Madrid, que seguía en su puesto inicialmente, y el 16 de marzo, ante una fuga de más del 20% de los depósitos, decidió imponer el corralito en el que quedó atrapada la AFE, al mismo tiempo que los administradores solicitaban el concurso e iniciaban un proceso lleno de decisiones polémicas y enfrentamientos con la CNMV, donde todavía hay muchos puntos oscuros.

Por su parte, la AFE protagonizó los titulares el verano pasado por una convocatoria de huelga de futbolistas que finalmente tuvo que ser anulada por la Audiencia Nacional, con lo que la Liga pudo comenzar en la fecha prevista. Asimismo, tuvo que dar su brazo a torcer para que se pueda disputar una jornada el 30 y 31 de diciembre, de forma que el campeonato termine una semana antes para que la selección española pueda tener más tiempo para preparar la Eurocopa de Francia.

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) era uno de los clientes con cuenta en Banco Madrid, la filial del andorrano BPA intervenida en marzo por sospechas de blanqueo de dinero. En consecuencia, no puede retirar su dinero, atrapado en el corralito impuesto por el Banco de España en el concurso de acreedores de la entidad que terminará en su liquidación. Según la documentación a que ha tenido acceso El Confidencial, el saldo de su cuenta ascendía a 312.610,02 euros.

Concurso de acreedores Banco de España
El redactor recomienda