SUFRE POR EL DESPLOME DE LAS MATERIAS PRIMAS

¿Australia puede convertirse en la próxima Grecia?

Algunos analistas y medios de comunicación internacionales han puesto su foco en Australia y ya advierten de la posibilidad de que se convierta en el culebrón heleno de la región Asia Pacífico

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Aunque la situación de un país no tiene nada que ver con la del otro, basta poner como ejemplo que mientras la deuda externa de Grecia ha alcanzado el 175% del PIB, la de Australia es el 60%, lo cierto es que algunos analistas y medios de comunicación internacionales han puesto su foco en este país de la zona Asia Pacífico y ya advierten de la posibilidad de que se convierta en el culebrón heleno de la región.

El desplome del dólar australiano -más de un 22% en su cruce contra el dólar estadounidense en los últimos doce meses, hasta 0,73- en paralelo al colapso del precio de las materias primas, ha hecho saltar las alarmas sobre la situación del país que hace no mucho se presentaba como el oasis en medio de la crisis financiera mundial gracias al súper ciclo de las commodities con China comprando todo lo que salía del suelo.

Fuente Bloomberg
Fuente Bloomberg

Sin embargo, su fuerte dependencia de la exportación de materias primas es la que ahora le está pasando factura, en un momento en el que su segundo socio comercial por detrás de Japón, China, se tambalea y el mercado teme la ralentización de su economía. Esto se está traduciendo directamente en una importante caída del mineral de hierro, cobre u oro, que han llevado al Bloomberg Commodity Index al mínimos desde 2002 y al Continuos Commodity Index a su nivel más bajo desde 2009.

Tal es así que, el precio de la tonelada de mineral de hierro ha pasado de los 180 dólares por tonelada en 2011 a los 50 dólares en los que cotiza actualmente, o el carbón, que es sólo cuatro años ha caído de los 150 dólares a los 60 dólares por tonelada.

Y su reflejo lo tiene la cotización de las principales compañías mineras australianas. Así, por ejemplo, Arrium acumula pérdidas superiores al 40% en el año, Bluescope Steel del 39%, Fortescue Metals del 36% o Mineral Resourses del 23%, entre otras. 

Así, el mes pasado, Gina Rinehart, la mujer más rica de Australia y presidenta de Hancock Prospecting Group, hizo elegir a sus trabajadores entre aceptar una rebaja del 10% de su sueldo o enfrentarse a despedidos en un futuro no muy lejano, según informaciones del Telegraph. No en vano, sus fortuna ha caído hasta los 11,000 millones de dólares en el último año desde los 30,000 millones estimados hace tan sólo tres.

Ahora las dudas que tiene el mercado es si Australia no podrá enderezar el barco por sí misma y tendrá que depender de China como prestamista de último recurso al igual que ha pasado en Europa con Grecia. Por lo pronto, los últimos datos revisados el pasado mes de abril muestran como el déficit comercial de Australia se ha disparado a un record de 4,140 millones de dólares australianos -unos 2,800 millones de euros- y se espera que siga en aumento.

De esta manera, el reputado economista australiano, Stephen Koukoulas, apunta que si el periodo de bajos precios de materias primas se prolonga, “Australia se podría convertir en la versión asiática de Grecia”. 

Y es que el principal problema que tiene el país es que, a pesar de décadas de esfuerzos encaminados a diversificar su economía, lo cierto es que su dependencia de los recursos naturales sigue siendo demasiado elevada y, a diferencia de otros países como puedan ser los petroleros de Oriente Próximo, no cuenta con una horda de divisas extranjeras para tirar de ellas cuando el precio de la materia prima de turno cae. Al contrario, los australianos se han endeudado hasta las cejas para mantener un nivel de vida al que se han venido acostumbrando en los tiempos de vino y rosas. ¿Les suena?

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios