Es noticia
Menú
¿Habrá paridad euro-dólar en los próximos meses? Más de uno apuesta a que sí
  1. Mercados
CON EL BILLETE VERDE EN MÁXIMOS DE TRES MESES

¿Habrá paridad euro-dólar en los próximos meses? Más de uno apuesta a que sí

Los analistas vuelven a revisar sus apuestas antes de irse de vacaciones con la intención de prepararse de cara a un segundo semestre del año mientras el consenso sitúa el cruce en 1,08

Foto: Divisas
Divisas

Con lacrisis griegaya de pasada, como quién dice, y la Reserva Federal reafirmándose en su intención de subir los tipos de interés antes de que acabe el año, el foco del mercado vuelve a situarse en el mercado de divisas y en el debate sobre si habrá o no paridad entre el euro y el dólar en los próximos meses.

De esta manera, las casas de análisis vuelven a revisar sus apuestas antes de irse de vacaciones con la intención de prepararsede cara a un trepidante segundo semestre del año. Así, la semana pasada BNP Paribas, Macquarie Bank y Saxo Bank ajustaron sus pronósticos sobre el billete verde en su cruce contra el euro. Mientras los dos primeros lo sitúan en el 1,04 para finales de septiembre, Saxo Bank lo ve en 1,02 dólares por euro y augura que la paridad se alcanzará en diciembre e, incluso, el euro caerá por debajo del dólar en el arranque de 2016.

En esta misma línea se sitúa el análisis de BBVA y eso que los expertos del banco español hicieron sus pronósticos antes de la solución de la crisis griega y de la última comparecencia de la presidenta de la Fed, Janet Yellen, por lo que no se puede descartar que en los próximos días revisen estos a la baja desde el nivel de los 1,02 dólares que dan para el tercer trimestre y desde los 1,01 para el cuarto.

No en vano, “la aprobación del plan de Grecia debería ayudar a que se desatara una nueva ola vendedora en el par euro-dólar”, asegura John Hardy, jefe de estrategia de divisas de Saxo Bank.

Así, una vez que los líderes europeos alcanzaron un acuerdo in extremis el lunes de la semana pasada y el Parlamento heleno aprobó las medidas de ajuste que le exigía Europa para recibir un tercer rescate que le permite evitar el default, la sensación de alivio está permitiendo a los inversores buscar en el exterior mayores oportunidades de inversión, lo que podría animar a la apertura de nuevas posiciones cortas en operaciones de carry trade -operar en deuda pública aprovechando los bajos costes de financiación, y a los extraordinarios- financiadas con euros.

Divergencia bancos centrales

“El nuevo entusiasmo vendedor podría volver después de la cautela vista en las posiciones cortas tras el episodio de Grecia, respaldado, además, por la inyección de liquidez gracias al programa de relajación cuantitativa puesto en marcha por el BCE, que ayudará a que la atención se centre de nuevo en la divergencia de política del banco central, así como el lento camino de la Reserva Federal de EEUU a la hora de subir los tipos”, afirma el experto.

Y es que mientras que la institución que preside Mario Draghi se encuentra sumida en pleno programa de compra de bonos por un total de un billón de euros hasta septiembre de 2016, en EEUU, si la economía sigue ofreciendo buenos datos, el repunte podría producirse este mismo mes de diciembre o, incluso, si se cumplen las apuestas de algunos miembros del mercado, tan pronto como en el mes de octubre.

No se puede perder de vista la repatriación de las ganancias corporativas por parte de Estados Unidos

Por otro lado, Hardy destaca un aspecto que se suma a estos dos para jugar a favor del dólar y que hasta ahora ha pasado desapercibido. Se trata de la repatriación de las ganancias corporativas por parte de Estados Unidos. No en vano, más de 2 billones de dólares de ganancias de multinacionales estadounidenses se encuentran en el extranjero debido al régimen fiscal de EEUU, que requiere la imposición sobre las ganancias extranjeras ya gravadas, lo que significa que estos ingresos no son repartriados a menos que haya exenciones fiscales especiales que incentiven a las empresas para llevar de vuelta ese dinero a casa”, explica el experto.

Y ese acuerdo podría llegar más pronto que tarde… Parece ser que se está perfilando en el Congreso estadounidense una posible solución a esta cuestión.

Sea como fuere, lo cierto es que el euro ha caído hasta su nivel más bajo de los últimos tres meses y se mueve en el entorno de los 1,08 dólares, mientras que el consenso del mercado lo sitúa en los 1,08 a finales de septiembre y en los 1,05 dólares por euro de cara al cierre del año, según los datos de Bloomberg.

Con lacrisis griegaya de pasada, como quién dice, y la Reserva Federal reafirmándose en su intención de subir los tipos de interés antes de que acabe el año, el foco del mercado vuelve a situarse en el mercado de divisas y en el debate sobre si habrá o no paridad entre el euro y el dólar en los próximos meses.

BNP Paribas Reserva Federal Tipos de interés Grecia Bancos centrales
El redactor recomienda