presidente del instituto de estudios económicos

José Luis Feito: "Los populistas reaccionan ante el mercado como Drácula al ver la cruz"

El conocido economista José Luis Feito achaca la crisis griega a las políticas populistas y niega que en nombre de la democracia se puedan tomar medidas que afecten a la soberanía de otros países

Foto: José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos. (EC)
José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos. (EC)

"No hay margen para populismos económicos en ningún país", asegura José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos tras presentar ayer un informe titulado 'Por la dinámica económica, contra el populismo'. Este economista achaca la situación de Grecia, al borde del impago de su deuda e incluso de la salida del euro, a las políticas adoptadas por Syriza, que mezclan incompetencia, confusión y el oportunismo para aprovechar el malestar generado por la crisis.

En su opinión, existe una gran confusión con los mensajes populistas sobre la soberanía popular y el supuesto conflicto entre la democracia y mercados u oligarquía financiera. "La voluntad popular de una sociedad tiene como límite la voluntad popular de las sociedades con que se relaciona política y económicamente", explica. Por eso, un país no puede tomar decisiones que competen a otros. "Una sociedad puede decidir legítimamente dejar de pagar su deuda, pero no puede decidir que otras sociedades le sigan prestando dinero o incluso que le presten más", concluye para el caso griego.

"El Gobierno griego llama chantaje no ya a que los que le han prestado dinero intenten cobrarlo, sino a que no le presten más cada año en vez de prestarle lo mismo". Por eso señala que el primer gran engaño del populismo es esta creencia de que la soberanía popular es ilimitada y lo que dicen las urnas va a misa. Y esa idea es antidemocrática, porque se basa en imponer a otras sociedades decisiones que no han tomado ellas.

Varios paneles informativos sobre las cotizaciones en Bolsa. (Reuters)
Varios paneles informativos sobre las cotizaciones en Bolsa. (Reuters)

En el caso heleno, además, los países a los que quiere imponer su voluntad no son precisamente Alemania, sino Hungría, Eslovaquia, Chequia o los países bálticos, todos ellos con rentas per cápita y pensiones inferiores a las griegas, que son los que no quieren prestarle más sin condiciones. Aceptan prestarle más dinero, pero siempre que cumpla unas condiciones, no para que mantenga artificialmente un nivel de vida superior al suyo.

En este sentido, señala que, según un informe del FMI, una quita de deuda no sirve para nada si usas el dinero para las mismas cosas en que te gastaste esa deuda, es decir, sin poner condiciones. Sí sirve para algo con condiciones que impongan una reestructuración del modelo productivo, pues consiguen elevar la prosperidad.

"Demonizan el mercado porque no lo entienden"

Pero lo que más critica Feito de estos nuevos partidos es que demonizan el mercado sin entender el funcionamiento de las economías interdependientes ni que hay unas leyes económicas que se deben respetar. "El mercado somos todos, no una oligarquía financiera, sino las decisiones de millones de familias y empresas sobre qué consumir y dónde, cuánto ahorrar, dónde producir, etc.". Pero los populismos no lo entienden y les gustaría prohibirlos. Por eso, "el método infalible para detectar a un populista es hablarle del mercado como conciliador de los deseos con la realidad económica de las sociedades. Reaccionan ante el mercado como Drácula ante la visión de una cruz".

Bela Lugosi caracterizado como Drácula.
Bela Lugosi caracterizado como Drácula.

Y como esto es aplicable a todos los países donde hay populismos, que "se quieren aprovechar de la situación con una mezcla de incompetencia, confusión y mentiras", le preocupa que esto se traslade a España. A su juicio, "la recuperación en España sólo la pueden frenar los populismos económicos, que impiden proseguir con las reformas y la consolidación fiscal, y engañan a la gente con atajos y falsos paraísos".

Respecto a la situación griega, Feito descarta que vayamos a ver una solución definitiva durante mucho tiempo. Si la troika le hace una buena oferta, el Gobierno de Tsipras recomendará el sí, pero no cambiará nada porque no va a aceptar el acuerdo tal cual y seguirá negociando. Y si vence el no, también. "Un acuerdo significaría por lógica que se frenaría el deterioro económico actual y que habría un repunte. Desgraciadamente, dudo que, si se alcanza ese acuerdo, dure mucho sin que se vuelva a cuestionar la situación griega".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios