CONTRATA A URÍA Y MENÉNDEZ

BMN prepara su salida a bolsa con una ampliación de capital de hasta 300 millones

BMN tiene todo preparado para dar el salto al parqué en una operación que pretende realizar incluso antes de las elecciones generales. Incluirá una ampliación de capital (OPS) de unos 300 millones

Foto: El presidente de BMN, Carlos Egea. (EFE)
El presidente de BMN, Carlos Egea. (EFE)

BMN (Banco Mare Nostrum), la fusión de las cajas de Murcia, Granada y Sa Nostra –propiedad en un 65% del Estado a través del FROB–, será el primero de los bancos procedentes de cajas que dé el salto al parqué. Según confirman diferentes fuentes conocedoras de la operación, los trámites de la colocación están muy avanzados y la salida a bolsa podría estar perfilada para la vuelta del verano si las condiciones del mercado lo permiten. El plan combina la venta directa de las acciones (OPV) con una ampliación de capital (oferta pública de suscripción, OPS), que podría llegar a alcanzar hasta 300 millones en función de la valoración de la entidad.

Inicialmente, la idea era esperar hasta las elecciones generales de noviembre para tener un panorama político más claro antes de decidir cuál era la mejor solución para que el FROB empezara a salir de BMN: una fusión, su venta o la salida a bolsa, que siempre ha sido la opción más favorecida. Pero los resultados de las recientes elecciones municipales y autonómicas hacen pensar que el panorama posterior a las generales puede ser todavía menos propicio que el actual. Finalmente, las llamada de atención del BCE para que las antiguas cajas salgan a bolsa y culminen su despolitización pueden propiciar un adelanto de la operación. Si no fuera posible hacerla a la vuelta de verano por la situación de la bolsa, se aplazaría para la primera ventana de mercado del invierno, en los primeros meses de 2016.

Los trámites informales y los contactos con potenciales inversores ya han comenzado. La entidad que preside Carlos Egea ha contratado a Uría y Menéndez como responsable jurídico de la operación, así como al equipo de bancos de inversión formado por Deutsche Bank y Goldman Sachs, como adelantó El Confidencial. El diseño de la operación lo está llevando Alfonso Cárcamo, exdirector jurídico de la CNMV y del FROB, que mantiene excelentes relaciones con ambas instituciones.

Alfonso Cárcamo, secretario general de BMN. (EP)
Alfonso Cárcamo, secretario general de BMN. (EP)

No obstante, todavía falta que la junta de accionistas del banco apruebe la salida a bolsa, para lo que se presumiblemente exigirá la convocatoria de una junta extraordinaria a la vuelta del verano. Además, es imprescindible contar con el visto bueno del BCE, ya que el supervisor único europeo exige a las entidades que le consulten antes de tomar decisiones de relevancia corporativa.

Según las fuentes consultadas, el FROB se desprenderá de un porcentaje aún por determinar, pero en todo caso como mínimo reducirá su participación en un 10% tras la ampliación. Dicha OPS tampoco tiene todavía un volumen cerrado, pero puede alcanzar hasta 300 millones. El objetivo de la misma es triple: en primer lugar, refuerza la solvencia de la entidad cara a eventuales operaciones de concentración una vez cotizada; en segundo, permite disimular la venta del FROB y, en teoría, obtener un mejor precio; y en tercero, mejorar la 'calidad' del capital de BMN, ya que actualmente tienen muchísimo peso los activos fiscales (DTA): unos 2.000 millones sobre los 2.200 de fondos propios.

El dilema del FROB

La cuestión de BMN es bastante espinosa para el FROB por el nivel al que tiene valorada su participación: según algunas de las fuentes consultadas, el precio medio de las dos operaciones por las que tomó el 65% del capital es de 1,60 euros por acción, lo que implica 1,2 veces el valor en libros (cifrado en 1,35 euros por acción). Hasta ahora, sólo los grandes bancos y Bankia superaban una vez el valor en libros en bolsa, y ya ni eso tras la reciente caída bursátil. Esto ha hecho imposible la venta del banco a otra entidad, puesto que nadie está dispuesto a pagar esas valoraciones: es líder en sus territorios y se beneficiará de la recuperación, pero estos no son los que más peso tienen en la economía española, por lo que la comparación no es Bankia, sino Liberbank (que cotiza aproximadamente a 0,7 veces valor contable).

La mejor solución para la participación estatal sería la fusión de BMN con Bankia, pero eso está expresamente prohibido por los planes de reestructuración de las entidades rescatadas y el Gobierno español no ha conseguido arrancar a Bruselas una excepción para este caso. La tercera opción sería sacar a bolsa ese 65%, pero también tendría que hacerlo con una valoración muy inferior a la que la adquirió, lo que significaría asumir pérdidas. Y dado el panorama político, el Ejecutivo no quiere ver de ningún modo titulares que digan que el FROB pierde otros X millones con la venta de BMN.

En esta tesitura, se ha optado por una vía intermedia que permite minimizar el coste para el erario público a corto plazo y maximizar el beneficio a medio y largo. El FROB venderá una pequeña parte en la salida a bolsa, con lo que tendrá que asumir una pérdida, pero muy reducida. Y contará con un banco cotizado con un precio de mercado de referencia que facilitará la posterior venta del resto de su participación con beneficios cuando la recuperación económica se deje sentir en los beneficios de BMN y, teóricamente, en su cotización bursátil.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios