TENDRÁN HASTA 100.000 EUROS CADA UNO

La CNMV devuelve el dinero a los clientes de Interdin pese al administrador de B. Madrid

La guerra en Banco Madrid vive una nueva batalla. La CNMV ha ignorado al administrador concursal, que pretendía dar sólo 100.000 euros entre todos los clientes de Interdin. Serán para cada uno

Foto: Protestas ante la sede de Banco Madrid. (Reuters)
Protestas ante la sede de Banco Madrid. (Reuters)

Los clientes de Interdin atrapados en la quiebra de Banco Madrid pueden respirar tranquilos, salvo que haya un nuevo giro de los acontecimientos. El 30 de abril, el administrador concursal de la entidad, Pedro Bautista Martín Molina, aseguraba que no podía individualizar los saldos de cada cliente en la cuenta que tenía Interdin en Banco Madrid (cuenta ómnibus), por lo que se les consideraba a todos un solo cliente con derecho únicamente a 100.000 euros, a repartir entre todos. Este lunes, la CNMV ha salido en defensa de estos inversores e, ignorando la pretensión de Martín Molina, les asegura que el Fogain (Fondo de Garantía de Inversiones) devolverá el dinero de cada uno hasta los 100.000 euros por persona que garantiza la Ley.

El supervisor del mercado que preside Elvira Rodríguez ha emitido tres guías para los clientes de Interdin, de Banco Madrid y de la gestora de fondos de la entidad intervenida. En la referida a la sociedad de valores, explica que "una vez recibida el pasado 30 de abril la respuesta de la Administración concursal en el sentido de no reconocer la individualización del saldo de la citada cuenta, y sin perjuicio de las acciones que la Sociedad de Valores pueda realizar al respecto, la CNMV ha procedido en reuniones extraordinarias de su Comité Ejecutivo y Consejo, en el día de hoy, a la declaración administrativa que posibilita los pagos correspondientes del FOGAIN a los inversores afectados en los próximos días". Dicha cuenta tiene un saldo de 21,95 millones.

Pedro Bautista Martín Molina.
Pedro Bautista Martín Molina.

Así, los clientes de Interdin que tuvieran saldos en efectivo recibirán una comunicación del Fogain para que informen del importe de dichos saldos. Por el contrario, los que tuvieran valores (bonos, acciones o participaciones en fondos de inversión de otras gestoras) simplemente tienen que dar a Interdin la orden de traspasar dichos títulos a cualquier otra entidad de su elección. Eso se debe a que, como explica la CNMV en el comunicado para los clientes de Banco Madrid, "los clientes de Banco de Madrid podrán disponer de sus valores y fondos de inversión traspasando su cartera a otra entidad de su elección ya que en ningún caso forman parte del balance ni son propiedad de la entidad en concurso".

Ahí está el quid del enfrentamiento entre la CNMV y el administrador concursal. Éste pretende engrosar lo máximo posible la masa del concurso con la que se pagará a los acreedores de la filial española del andorrano BPA... y con la que se calcula la remuneración de dicho administrador. Para ello, está incluyendo todo lo que puede, como la cuenta de Interdin alegando que desconoce como funcionan las cuentas ómnibus. También se ha enfrentado al Banco de España por su decisión de retirar la licencia bancaria a Banco Madrid, ya que el administrador cree que tiene valor y se puede vender.

Por el contrario, la obsesión de la CNMV desde el principio ha sido apartar el patrimonio de los inversores de dicha masa, ya que es propiedad de los clientes y no de la entidad. Para ello, adoptó una política de tierra quemada antes siquiera de que se designara administrador, con el nombramiento de Cecabank como depositaria de los fondos y sicav de Banco Madrid, y de Renta 4 como gestora de los mismos. Un portavoz de la CNMV explica que "el objetivo de la CNMV, con la normativa en la mano, es que los titulares de valores y los partícipes de los fondos no sean 'absorbidos' por la masa concursal y puedan recuperar su dinero, es decir, que no se vean afectados por el concurso, más allá del valor de sus activos".

La CNMV asegura que la ley está de su parte

Para afianzar su posición ante el administrador, la CNMV incluye un argumento jurídico en su comunicación a los clientes de Banco Madrid: "En efecto, el traslado de la custodia de los valores de un cliente de Banco Madrid a otra entidad está permitido y debe atenderse en cualquier caso aun en la situación de concurso de acreedores en que se encuentra inmersa la entidad. En este sentido se pronuncia el artículo 12 bis de la ley del Mercado de Valores (en adelante LMV) que establece: “1. Declarado el concurso de una entidad encargada de la llevanza del registro de valores representados mediante anotaciones en cuenta o de una entidad participante en el sistema de registro, los titulares de valores anotados en dichos registros gozarán del derecho de separación respecto a los valores inscritos a su favor y lo podrán ejercitar solicitando su traslado a otra entidad, (...)”.

No obstante, la guerra no ha terminado. La propia CNMV en estos comunicados reconoce que Martín Molina tiene en su mano permitir el traspaso de los fondos a Cecabank: "Para que los partícipes puedan disponer de sus inversiones es necesario, en primer lugar, que los Administradores Concursales de Banco de Madrid, ordenen el traspaso de los activos de los fondos de inversión a CECABANK". Y dada la guerra abierta entre los dos, parece poco probable que el administrador dé esa orden a corto plazo, sino que la dilate el máximo posible.

Las cuentas ómnibus

La imposibilidad de identificar los clientes individuales de Interdin alegada por el administrador deriva de que se trata de una de las conocidas cuentas ómnibus, que canalizan la inversión conjunta de todos los clientes, que luego a su vez tienen saldos individualizados en la contabilidad del bróker. Algo que parece desconocer Martín Molina.

Estas cuentas fueron aprobadas en España en 2014 para ponerse a la altura del resto de países occidentales, donde se utilizan hace muchos años, y persiguen fines como abaratar los costes de la inversión (al agrupar a varios pequeños inversores) y, paradójicamente, incrementar la seguridad del cliente, al separar las posiciones del balance del bróker o al asumir éste el riesgo de contrapartida en vez de hacerlo el cliente. El problema es que protegen al cliente en caso de quiebra del bróker, pero no del banco en el que están depositadas, que es lo que ha ocurrido en este caso con Banco Madrid.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios