Yellen advierte de lo "fácil" que una "muy baja inflación" puede derivar en "deflación"
  1. Mercados
mantiene su compromiso con los estímulos

Yellen advierte de lo "fácil" que una "muy baja inflación" puede derivar en "deflación"

La presidenta de la Fed lo tiene claro: si la economía lo requiere, el banco central seguirá ahí. Y lanza un mensaje sobre los precios que resonará en Europa

placeholder Foto: Janet Yellen, junto a Mario Draghi, durante la reunión del G20 en Washington
Janet Yellen, junto a Mario Draghi, durante la reunión del G20 en Washington

Lo ha dicho en Nueva York. Pero sus palabras resonarán en Fráncfort, principalmente, y en París, Roma, Madrid... Las ha pronunciado la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, que ha sido muy clara: "Con unamuy baja inflación, una evolución adversa de la economía podría empujar más fácilmente a la economía hacia la deflación".

Aunque el análisis de Yellen se centraba básicamente en EEUU,sus menciones a los precios tendrán eco en la Eurozona y añadirán más presión al Banco Central Europeo. Con el dato ya confirmado de que la inflación se relajó en marzo hasta una tasa interanual del 0,5%, la más baja desde finales de 2009, los precios pisan ese terreno al que alude la primera mujer en presidir la Fed. Esto es, en el nivel en el que cualquier susto puede provocar que la desinflación -desaceleración de la subida de los precios-actual desemboque en deflación -caída general de los precios-.

Sobre esa premisa, y subrayando los objetivos de la Fed de promover el mayor empleo posible y la estabilidad de los precios, la máxima representante del banco central estadounidense ha renovado su compromiso con el mantenimiento de una política monetaria expansiva mientras sea necesario. Y aún ha ido más allá: ha dicho que la necesidad de prolongar durante más tiempo la alegría monetaria no es exclusiva de EEUU. "Las expectativas de que la consecución de nuestros objetivos económicos requerirá bajos tipos de interés reales durante un tiempo no se limita a Estados Unidos, sino que son compartidas ampliamente por la mayoría de las economías desarrolladas", ha asegurado.

De este modo, aunque la tasa de paro ya ha descendido al 6,7% en la primera economía del mundo, Yellen no las tiene todas consigo. Según ha precisado, mientras otros aspectos, como la tasa de ocupación o la facilidad para encontrar trabajo, no mejoren, no bastará con que la tasa de desempleo descienda. Y lo mismo con los precios. Hasta que no esté más clara su reversión al 2%, que es el objetivo de la Fed, será necesario que la Fed respalde la recuperación con medidas expansivas.

La próxima reunión de la Fed tendrá lugar los días 29 y 30 de abril. Todo indica que en esta cita dará un nuevo paso en la retirada gradual (tapering) de su tercer programa de estímulos cuantitativos (QE3). Se espera que, como los tres tijeretazos anteriores, también sea de 10.000 millones, con lo que la entidad pasaría a dedicar 45.000 millones de dólares mensuales a la compra de deuda en el mercado. En cuanto a los tipos de interés, reafirmará que seguirán en el 0-0,25% en el que se encuentran desde diciembre de 2008 mientras el empleo no mejore más y la inflación no esté más cerca del 2%.

Reserva Federal Inflación Política monetaria Deflación Nueva York Tipos de interés Banco Central Europeo (BCE) Estados Unidos (EEUU) Mario Draghi
El redactor recomienda