El riesgo de pobreza amenaza a la mujer en la vejez: su pensión es un 40% inferior
  1. Mercados
las españolas, a la cola de europa

El riesgo de pobreza amenaza a la mujer en la vejez: su pensión es un 40% inferior

Con el menor número de años cotizados de toda Europa, debido a su entrega a la familia, las ancianas españolas apenas cobran 659 euros de media

Foto:

La desigualdad salarial entre hombres y mujeres agrava sus consecuencias cuando más débiles son las féminas: en la vejez. El hecho de que la diferencia entre las remuneraciones de uno y otro sexo alcance el 77% se traduce en que las pensiones de las mujeres son casi un 40% inferiores, según un estudio elaborado por IESE y VidaCaixa.

Titulado "El impacto de las pensiones en la mujer. Jubilación y calidad de vida", el informe arroja un dato demoledor: las españolas tienen el promedio de años cotizados más bajo de Europa. Frente a la media masculina de 43,4 años, las mujeres españolas sólo han trabajado de manera remunerada un promedio de 12,8 años.

El apunte de "trabajo remunerado" es clave, ya que la razón que se esconde detrás de esta gran diferencia en las pensiones es que las mujeres continuan siendo las que se hacen cargo de la mayoría de responsabilidades en el hogar, un trabajo no remunerado, lo que penaliza a su carrera profesional, ya sea porque la interrumpen por un tiempo determinado, o porque reducen su jornada laboral.

Todo esto hace que frente a los 1.067 euros de pensión media masculina, la femenina sea de 659 euros, un 38% menos. Lejos de intentar compensar esta diferencia con una mayor aportación a planes de pensiones privados, el estudio señala que la aportación media de un hombre entre 50 y 65 años es un 21% superior.

Si todos estos datos se cruzan con el referente a la salud de nuestros mayores, se comprueba cómo las mujeres corren un mayor riesgo de acabar como dependientes e, incluso, caer en la pobreza, ya que frente al 65% de hombres, entre 65 y 74 años, que sufre alguna enfermedad o problema de salud crónico, hay un 71% de mujeres.

Pobreza Laboral Desigualdad IESE
El redactor recomienda