envía cartas a los afectados

Alemania da el primer paso para empezar a devolver cientos de millones de dividendos

El país ha empezado a enviar cartas a las entidades que reclaman la devolución de la retención aplicada a sus dividendos para cerficarlas e iniciar el pago

Foto: Alemania da el primer paso para empezar a devolver cientos de millones de dividendos

La batalla judicial abierta a lo largo y ancho de todo el Viejo Continente para recuperar las retenciones injustamente cobradas de los dividendos tiene en Alemania a su principal protagonista. Y no porque la siempre cacareada seriedad germana haya hecho que el país de Ángel Merkel haya dado ejemplo y devuelto con celeridad un dinero que nunca debió engordar las arcas públicas belinesas, sino por todo lo contrario.

Alemania puede considerarse en este punto el moroso de Europa, ya que es el único gran país del Viejo Continente que todavía no ha devuelto ni un céntimo por este concepto. Y eso que desde una Sentencia del año 2006 del Tribunal de Justicia está abierta la veda para reclamar las retenciones aplicadas a fondos, sicavs y planes de pensiones.

Elecciones europeas
Elecciones europeas
La polémica puede resumirse en que si un fondo español ya tributa en España, las Haciendas francesas o alemanas no pueden aplicarle también su retención por los diviendos que percibe, por ejemplo, de Peugeot y BMW, por ser contrario a la libre circulación de capitales.

A la citada sentencia se sumaron posteriormente otras como la conocida como "Caso Santander" dictada por el Tribunal de Justicia Europeo el 10 de mayo de 2012 y que ha sido la piedra de toque para que todas las gestoras españolas estén consiguiendo que el país vecino les devuelva las retenciones. En Holanda e Italia también se han dado pasos adelante, como recuerda Eduardo Gracia, socio director del bufete Ashurst en Madrid.

Este despacho ha logrado recuperar importantes cantidades para sus clientes en todos los países citados y ahora mismo está trabajando en lograr los mismos frutos en Alemania, donde acaba de redactarse una nueva normativa, dirigida a intentar adaptarse a una sentencia del Tribunal de Justicia contra Alemania y que es el primer paso para empezar a devolver las retenciones aplicadas a los dividendos.

Acreditarse ante la Administración Tributaria

El problema, como explica García, es que el fallo pronunciado contra Alemania es por la tributación de los dividendos cobrados sujetos al Impuesto sobre Sociedades, y se está a la espera de conocer si el país germano termina aceptando la consideración de los fondos extranjeros bajo este paraguas.

Por el momento, Alemania está enviando cartas a quienes han reclamado sus dividendos para comprobar realmente que es correcta su reclamación. En este ejercicio, los afectados necesitan ir a la Administración Tributaria de su país para que certifique una serie de datos que está solicitando Berlín.

A pesar de las chinas que sigue poniendo en el zapato de los reclamantes el país germano, la realidad es que se trata del primer paso que da para intentar ofrecer una solución. Con la ventaja, además, de que evita a los inversores españoles tener que recurrir a los Tribunales. No obstante, si finalmente decidiera no equiparar a los fondos con las sociedades, se podría pelear en los tribunales, ya que la jurisprudencia sentada con el Caso Santander es igualmente aplicable a Alemania, según explica el experto de Ashurst.

Alemania cuenta con el mercado más importante de la Europa continental, lo que hace que ahora se enfrente a tener que devolver el dinero a muchos más inversores extranjeros que el resto de EstadosCon el nuevo paso dado por Berlín, ya puede hablarse de que en todos los grandes Estados europeos existen vías abiertas para poder recuperar las retenciones. "Alemania ha conseguido diferirlo todo más que nadie, aunque no tengo claro si ha sido una estrategia acertada, porque ahora hay más gente que reclama y, además, lo hace con intereses de demora", señala Eduardo Gracia, cuyo despacho lleva desde el año 2006 recuperando dividendos de inversores españoles.

Esto hace que el Gobierno de Merkel se enfrente a un coste adicional de entre el 3% y el 5% que se suma a los cientos de millones de euros que tiene pendiente devolver por las retenciones de los dividendos. Aunque nadie se atreve a dar una cifra exacta, todos los expertos hablan de cantidades ingentes, cuyo desembolso resulta especialmente complicado en el actual momento de crisis para las arcas públicas.

Además, en el caso de Alemania se da la circunstancia de que cuenta con el principal mercado de la Europa continental, lo que hace que el alcance de los diviendos repartidos por sus empresas entre sociedades y entidades extranjeras sea muy superior al que pueda haberse llevado a cabo en España, por ejemplo.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios