mercado en fuera de juego

Service Point, Vértice y Codere amenazan con elevar al 10% las cotizadas suspendidas

Tras seis años de crisis financiera, el mercado continuo español se enfrenta a tener casi una décima parte de sus sociedades suspendidas de cotización

Foto: Service Point, Vértice y Codere amenazan con elevar al 10% las cotizadas suspendidas

No son una, ni dos, ni tres las compañías que están al borde del concurso de acreedores y, por tanto, que amenazan con dejar fuera de juego a cientos de inversores, que podrían verse en breve atrapados en una compañía suspendida de cotización. Se trata de sociedades como Service Point, Vértice, Codere o Inmofiban, que ya ha recurrido al preconcurso y que se está revolviendo con todas sus fuerzas por esquivar este negro destino.

Pero la CNMV -Comisión Nacional del Mercado de Valores- está estrechando cada vez más el cerco sobre este tipo de sociedades, consciente de que en breve podrían pasar a engrosar la cada vez más amplia lista de cotizadas suspendidas en bolsa, un terreno abonado para la especulación y que explica los anhelos del supervisor por estrechar el cerco.

La amenaza es tal que, en breve, casi un 10% del  mercado español puede encontrarse en estado de suspensión, ya que a las siete sociedades cotizadas que se encuentran actualmente en situación concursal ­­-Martinsa Fadesa, Pescanova, Reyal Urbis, Renta Corporación, Sniace, La Seda y Fergo Aisa- se sumarían las cuatro citadas. 

Castillo de naipes

En primera línea de fuego se encuentra Service Point, cuyo consejo de administración ha iniciado ya los trámites para presentar el concurso definitivo y ha convocado Junta General Extraordinaria para el próximo 24 de febrero a este fin.

La compañía sólo lograría escapar de su negro destino si la banca acreedora, a la que debe cerca de 100 millones de euros, acepta alguna de las ofertas que le ha presentado la compañía en los últimos tres meses, entre las que destacada la de la firma de capital riesgo Springwater.

Vértice 360º también está disparando sus últimos cartuchos, tras el preconcurso que presentó el pasado el pasado mes de diciembre. Desde entonces, la compañía ha vivido una auténtica revolución en el seno de su máximo órgano de administración, encendida por el interés de la propia CNMV en que presente el concurso definitivo cuanto antes.

Imagen de la junta general de vértice
Imagen de la junta general de vértice

Tras la dimisión del presidente José Herrero de Egaña, ha sido el compositor José Miguel Fernández Sastrón quien ha tomado las riendas de la compañía, ahogada por una deuda cercana a los 12 millones de euros con la Agencia Tributaria, que se había comprometido a hacer frente el principal accionista de la compañía, Ezentis, y que actualmente se están negociando cómo afrontar, en una jugada que incluye la venta de la sociedad.

Codere también se está resistiendo a los anhelos de la CNMV y, tras presentar preconcurso nada más arrancar el año, busca como escapar del 'default' hasta el punto de estar dispuesto a caer en las garras de los denominados fondos buitres.

Pero, tras el nefasto espectáculo de Pescanova, el organismo dirigido por Elvira Rodríguez ha dado un golpe en la mesa y ha adoptado la actitud de que más vale una vez colorado que ciento amarillo, lo que explica el intenso seguimiento que está haciendo a todas estas compañías, con constantes requerimientos de información... aunque el resultado sea alcanzar cifras nunca vistas en el mercado de sociedad suspendidas.

La alternativa es seguir dar campo libre a la denominada bolsa casino, cada día más presente en el parqué español, con hordas de especuladores intentando hacer fortuna con los restos de estas cotizadas.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios