cede un 10% en el año

Nokia cae un 10% tras presentar sus últimas cuentas como fabricante de teléfonos móviles

Las alegrías no duran en la casa de Nokia. El fabricante finlandés de teléfonos móviles vuelve a moverse entre nubarrones tras un plácido 2013

Foto: Nokia cae un 10% tras presentar sus últimas cuentas como fabricante de teléfonos móviles

Las alegrías no duran en la casa de Nokia. El fabricante finlandés de teléfonos móviles vuelve a moverse entre nubarrones después de cerrar un plácido 2013. Este jueves la compañía ha presentado sus resultados correspondientes al conjunto del ejercicio 2013, el primero desde 2008 en el que consiguió esquivar los números rojos en bolsa al subir un 98%.

Las cuentas, las últimas que reflejarán su negocio como fabricante de teléfonos móviles, ya que se prevé que en el primer semestre de este año haga oficial la anunciada venta de su división de Dispositivos y Servicios a Microsoft por 4.550 millones de euros, no han sentado bien a pie de parqué. El valor se ha dejado más de un 10% hasta los 5,1 euros a pesar de que Nokia ha maximizado esfuerzos para recortar considerablemente las pérdidas millonarias que sufrió en los últimos años por su incapacidad para seguir abanderando la innovación en un sector que progresa a velocidad de vértigo.

En 2013 el gigante finlandés perdió 615 millones de euros netos, frente a los 3.105 millones del año anterior, aunque esta mejora no se debió a un aumento de las ventas, sino al importante recorte de sus costes operativos, que se redujeron en casi 2.000 millones de euros. No hay mucho lugar para el optimismo. La facturación total de Nokia cayó un 22,3%, hasta 23.444 millones de euros, lastrada por un menor volumen de ventas en todas sus áreas de negocio.

La división de Dispositivos y Servicios, encargada de fabricar y comercializar los teléfonos móviles básicos y los terminales inteligentes, fue la peor parada, con una caída de su facturación del 29%. Esta división, que será absorbida junto a sus 32.000 empleados por Microsoft cuando finalice la operación, registró una pérdida neta de 780 millones de euros, frente a los 2.300 millones negativos de 2012.

Sin embargo, la fuerte caída de los ingresos de esta división indica que colocó en el mercado menos terminales que el año anterior, rompiendo la progresión que había logrado en los últimos trimestres gracias a sus nuevos modelos Lumia, dotados del sistema operativo Windows Phone de Microsoft. De hecho, las ventas de estos teléfonos inteligentes es lo que más expectación despertaba entre los analistas, dado que es el principal activo que heredará Microsoft cuando se concrete el traspaso.

En el primer trimestre del año, Nokia vendió 5,6 millones de smartphones Lumia, una cifra que creció hasta los 7,4 millones en el segundo trimestre y a los 8,8 millones en el tercero. Una vez culmine la venta de su negocio de móviles, algo que se espera antes de abril, Nokia se dedicará principalmente a la fabricación y mantenimiento de redes de telecomunicaciones, a través de su división Nokia Solutions and Networks (NSN).

"Lo mejor para Nokia es mirar hacia el futuro", coinciden fuentes del mercado. No les falta razón. Cada vez que la compañía debe dar cuenta de sus operaciones en el mercado de la telefonía móvil, los números rojos vuelven a estar presentes. El valor acumula ocho de las últimas nueve jornadas en rojo con una caída de más del 10% en el año. No en vano, la firma ha conseguido recientemente recuperar los 6 euros por título (máximos de mayo de 2011) tras anotarse una subida del 76% desde septiembre a medida que ha ido desprendiéndose del lastre de su división de telefonía móvil.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios