LOS PRIMEROS CIERRAN EL AÑO EN POSITIVO

Los 'PIIGS' ganan por goleada a los 'BRICT' en el partido bursátil de 2013

Pese a lo esperado, los que han tenido el camino alfombrado para escalar han sido los PIIGS, en tanto que los BRICT se han encontrado con más obstáculos

Foto: Los 'PIIGS' ganan por goleada a los 'BRICT' en el partido bursátil de 2013

Los favoritos no siempre se llevan la victoria. Ni en los deportes ni en los mercados financieros. Bien que se ha demostrado en 2013. A comienzos de año, la Europa periférica, la que se engloba bajo las siglas PIIGS -correspondientes a las iniciales de Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España-, no contaba con el favor de los analistas, ni de las previsiones ni de la historia reciente. Por el contrario, los siempre prometedores mercados emergentes, con sus siglas BRICT -Brasil, Rusia, India, China y Turquía- a la cabeza- venían de un 2012 más que positivo en el parqué, con subidas de doble dígito en muchos casos y con el camino despejado para darles continuidad. 

Pero ahora que acaba el partido bursátil anual, el panorama final ha resultado bien distinto. Pese a lo esperado inicialmente, los que han tenido el camino, más que libre, alfombrado para escalar han sido los PIIGS, en tanto que los BRICT se han encontrado con más obstáculos de los previstos. 

Entre los primeros, ha habido pleno de ganancias bursátiles. El PSI 20 portugués suma un 18%; el Irish Overall Index irlandés, un 33%; el Mib italiano, un 16%; el ASE 20 griego, un 25%; y el Ibex 35 español, un 21%. Por el contrario, entre los BRICT se cuentan más caídas que subidas: el Bovespa brasileño cede un 16%; el RTS ruso, un 5%; el Sensex indio pone la excepción alcista con un avance del 9%; el CSI 300 chino cae un 9%; y el BIST 100 turco, un 18%. 

La sorpresa positiva de los PIIGS encuentra su justificación en el descenso de las presiones en torno a la deuda periférica. Con el Banco Central Europeo (BCE) actuando como muro de contención de la crisis del euro de la mano de su presidente, Mario Draghi, el dinero ha retornado a estos mercados. Y ese regreso, en forma de compras de activos de estas naciones, se ha traducido en subidas en las bolsas y en caídas en los rendimientos de los bonos. La rentabilidad de los bonos a 10 años ha bajado del 7 al 6% en el caso portugués; del 4,1 al 3,45% en el irlandés; del 4,5 al 4,2% en el italiano; del 11,9 al 8,5% en el griego; y del 5,3 al 4,2% en el español. 

En cambio, sobre los mercados emergentes han pesado dudas ajenas y propias. Entre las primeras, las derivadas del comienzo de la retirada de los estímulos en EEUU. En cuanto el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, comenzó a sugerir en mayo que sus intenciones pasaban por empezar a reducir las inyecciones de dinero durante 2013, los inversores comenzaron a sacar dinero de los mercados emergentes. Como, además, algunos de ellos, como Brasil, Turquía o India, están pasando por problemas internos, vinculados con las presiones inflacionistas o sus déficits por cuenta corriente, la incertidumbre ha acentuado esa fuga de capitales. 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios