Los bancos acreedores de FCC dejan abierta la puerta al dividendo antes de cerrar 2015
  1. Mercados
Está condicionado por el ratio deuda/ebitda

Los bancos acreedores de FCC dejan abierta la puerta al dividendo antes de cerrar 2015

Primera prueba superada. FCC anunció este lunes que había cerrado la refinanciación de su filial británica, paso previo al acuerdo que desde hace meses negocia el

placeholder Foto: El consejero delegado de FCC, Juan Béar, y la presidenta Esther Alcocer Koplowitz
El consejero delegado de FCC, Juan Béar, y la presidenta Esther Alcocer Koplowitz

Primera prueba superada. FCC anunció este lunes que había cerrado la refinanciación de su filial británica, paso previo al acuerdo definitivo que desde hace meses negocia la compañía sobre la deuda de todo el grupo. Como adelantó su consejero delegado, Juan Béjar, a este medio, la refinanciación abarcará un plazo de cuatro años y se ha hecho contemplando todas las aristas relacionadas con la salud financiera de la empresa.

Aquí entra tanto el citado convenio de FCC Environment, la filial británica, como el logrado también por B-1998, la sociedad a través de la cual Esther koplowitz controla la compañía, y que ha conseguido el beneplácito de las entidades financieras hasta el año 2018.

Dentro de este segundo trato, el pasado viernes, la empresaria cerró la venta del 3,8% de FCC a dos inversores afines en una acertada jugada que permite a B-1998 seguir controlando la mayoría de FCC y cumplir con sus compromisos financieros... con el mérito de haberlo conseguido sin haber podido percibir dividendo.

Y es que, el grupo de infraestructuras está a punto de cerrar el ejercicio sin retribuir al accionista. Una difícil decisión que tomó el consejo de administración de la compañía a principios de año, justo después de que Juan Béjar tomara las riendas del grupo, acompañado por Esther Alcocer Koplowitz, hija de la empresaria, en la presidencia.

La clave: reducir deuda y mejorar ebitda

En principio, el máximo órgano de la compañía acordó mantener esta política de no retribuir al accionista hasta 2015, ya que el plan estratégico que diseñó la nueva cúpula para levantar al grupo abarca hasta ese ejercicio. Sin embargo, fuentes conocedoras de las negociaciones que se han mantenido en todos estos procesos de refinanciación aseguran que se ha dejado una puerta abierta.

Porque, la decisión de mantener congelado el dividendo hasta 2015, lejos de ser un imperativo para cerrar los procesos de refinanciación, es un acompañante que puede quedar fuera si la banca acreedora así lo decide porque, antes de dicha fecha, el grupo consigue cumplir ciertos objetivos de rentabilidad.

Dicho de otro modo, aunque en principio FCC no volverá a repartir dividendo hasta que termine el plazo del actual plan estratégico, las entidades acreedoras han dejado abierta la puerta a hacerlo antes siempre y cuando el grupo cumpla unos ajustados ratios de deuda/ebitda.

A falta de conocer los números definitivos del cierre de este ejercicio, FCC se mueve por encima de las siete veces, cifra muy superior a la que se considera saludable para esta compañía, ya que la horquilla mínima que se está exigiendo el grupo oscila entre 4 y 6 veces, según fuentes conocedoras.

Aunque el reto de llegar a estos niveles resulta complicado, también es cierto que la compañía está consiguiendo romper todas las marcas que se había marcado y confía en cerrar ya este ejercicio con el 80% del plan ejecutado y un nivel de deuda inferior a los 5.500 millones, que era el que se había fijado para 2015.

Por el momento, el mercado ha dado un voto de confianza a la compañía, que figura entre las mejores de este 2013, al acumular una revalorización cercana al 70%, que ha permitido a los títulos de la compañía recuperar los 15,8 euros, frente a los 9 euros en que comenzaron el año.

Noticias de FCC Refinanciación Deuda Juan Béjar Infraestructuras Esther Koplowitz Rentabilidad
El redactor recomienda