ofertas de compra

Los minoritarios de Pescanova se movilizan contra los planes de Damm y la banca

Los pequeños ahorradores se están agrupando para oponerse a una operación acordeón que amenaza con dejar reducida su inversión a prácticamente cero

Foto: Vista general de una junta general de accionistas del grupo de empresas pescanova. (efe)
Vista general de una junta general de accionistas del grupo de empresas pescanova. (efe)

Llevan desde marzo atrapados y temen perder todos sus ahorros. Por eso, los inversores presentes en el capital de Pescanova están empezando a movilizarse contra lo que consideran un espolio y están agrupando sus acciones con la vista puesta en hacer un frente común ante los planes de salvamento del grupo.

Las vías de organizarse son muchas. Una treintena de ellos, representantes del 1,5% del capital, han sindicando su voto y están preparando una propuesta conjunta; otros, en contacto con los anteriores, han optado por vía judicial y han puesto el caso en manos de abogados; y otros han preferido unirse a través de plataformas de minoritarios como AEMEC.

Primero mayo en galicia
Primero mayo en galicia

Cualquiera que sea la opción elegida, el objetivo continua siendo el mismo: defender su ya cercenada inversión en Pescanova ante el peligro de perderlo todo. Una amenaza que ha cobrado cuerpo en las últimas jornadas, con las distintas ofertas de compra que está recibiendo la compañía y que, según su diseño actual, conllevarán una operación acordeón para, primero, recapitalizar la empresa vía reducción de capital y, después, cimentarla con una ampliación de capital.

¿Cómo afectarán todos estos movimientos a los actuales accionistas? Es la pregunta del millón, pero todo apunta a que su participación quedará reducida al mínimo. Los mintoritarios son los primeros que se temen lo peor y de ahí que hayan empezado a organizarse contra la oferta que, por el momento, más ruido mediático ha hecho: la presentada por Damm y Luxempart, titulares del 13% del capital, en alianza con KKR y Ergon Capital.

A la espera de conocer los detalles de la oferta, estos inversores han propuesto hacerse con el 51% del capital por 250 millones; y dejar que la banca capitalice unos 240 millones que le darían el control de, aproximadamente, el 49% del grupo. ¿Qué queda para los minoritarios? "Cuando hemos preguntado, nos han respondido que si la banca pierde un 75%, nosotros no podemos pretender quedarnos igual", denuncia un pequeño accionista.

El problema es que los pequeños inversores ya han sufrido su particular quita en bolsa, ya que la acción llegó a desplomarse un 60% en bolsa en un sólo día, el pasado 4 de marzo, y llevan atrapados en el valor ocho meses.

Quedarse con el 30% del grupo

Para defender sus ahorros, estos inversores prevén acudir a la próxima Junta General de Pescanova, que todavía no ha sido convocada pero que confían en que se celebrará relativamente pronto para votar las ofertas de compra, con la propuesta de que los actuales accionistas mantentan entre el 30% y el 40% del capital tras el plan de reflotamiento.

Unas cifras absolutamente inalcanzables, en opinión de la banca acreedora, y los pequeños ahorradores lo saben. De hecho, varias fuentes apuntan a que los 28 millones de acciones actuales, representantivas del 100% capital, pueden quedar reducidas a un irrisorio 2%-5% tras la operación acordeón diseñada por Damm y sus socios.

La acción de Pescanova llegó a caer un 60% en una sola jornada, lo que lleva a los minoritarios a afirmar que ellos ya han sufrido su particular quita"Si quieren, que ese reparto 51%-49% que han diseñado con la banca lo apliquen sobre el 60% o 70% de toda la compañía; pero que el otro 30% o 40% siga en manos de los actuales accionistas, porque si quedamos reducidos a un 2%, volvemos a estar atrapados", se queja un ahorrador.

Como argumento en contra de los planes de Damm y la banca, los minoritarios utilizan las ventas de activos que está llevando a cabo Pescanova y los precios que está obteniendo. "Uno de ellos, vendido en Australia, está valorado en libros en 6 millones de euros y se ha vendido en 29,5 millones de euros, y el otro, que es Pesca Chile, está valorado en 23 millones de euros, sin embargo ofertan por el varios grupos en los que la cuantía puede llegar a los 370 millones de euros", señala.

De hecho, son varios los minoritarios que, en su desesperación, han llegado a manifestar su preferencia por liquidar la empresa antes que aceptar los planes de reflotamiento que se están presentando, ya que así perderían menos dinero. 

Algunos de los ahorradores que se están movilizando adquirieron acciones a 27 euros por título y, si queda reducida a prácticamente cero su participación, denuncian que se verían obligados a vender hasta sus casas para salir adelante. De ahí que los minoritarios hayan solicitado en reiteradas ocasiones a la CNMV -Comisión Nacional del Mercado de Valores- que tome cartas en el asunto, sin conseguir ningún resultado.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios