Los grandes grupos de infraestructuras empiezan a asentar sus cimientos en bolsa
  1. Mercados
sector al alza

Los grandes grupos de infraestructuras empiezan a asentar sus cimientos en bolsa

A falta de un mes para concluir el año, las compañías de infraestructuras están a punto de cerrar el que podría considerarse su año de inflexión.

placeholder Foto:

A falta de un mes para concluir 2013, las compañías de infraestructuras están a punto de cerrar el que podría considerarse su año de inflexión. Al menos, desde el punto de vista bursátil, ya que el mercado ha empezado a reconocerles parte del esfuerzo hecho en lo que va de crisis, y este se resume en tres grandes puntos: desapalancamiento, internacionalización y mejora del activo circulante.

En todos estos aspectos, los seis mayores grupos cotizados del sector han dado un salto más que importante, que explica los buenos resultados que están cosechando en bolsa: Sacyr y FCC figuran entre los mejores valores del parqué, con alzas del entorno del 130% y del 60%, respectivamente, mientras que OHL, ACS y Ferrovial se apuntan ganancias superiores al 20%. Acciona es la única nota disonante, y no por su negocio constructor, precisamente, sino por el energético.

Con estos datos sobre la mesa, podría plantearse la pregunta de si ha llegado el momento de que estos grupos empiecen a cotizar por su presente y su futuro, en vez de por su pasado. Una cuestión cuya respuesta pasa por poner más en valor la cartera de obra, que indica la actividad de estos grupos durante los próximos años, y menos los excesos del pasado o la penalización que supone ser una constructora en España.

Desapalancamiento, internacionalización y buena gestión del circulante son los tres pilares sobre los que basa el mercado su valoración de estas compañías

Y es que la metamorfosis de estas compañías resulta sorprendente, ya que han disparado su cartera de obra internacional, algo que, sin embargo, todavía no parece estar recogiendo en su justa medida el mercado, ya que cuando se cruzan estas cifras con la evolución en el parqué se obtienen resultados dispares.

El futuro de ser internacional y el pasado de la deuda

Desde el punto de vista de la cartera de obra internacional, y por clara diferencia, lidera el ránking ACS, con la espectacular cifra de 48.754 millones de euros en cartera de obra de internacional, un número que llama todavía más la atención cuando se recuerda que, hasta hace nada, la compañía presidida por Florentino Pérez era la más expuesta a España. “ACS es el ejemplo de internacionalización que pide el mercado”, señala Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

En este cambio de tornas ha desempeñado un papel crucial el haber engullido Hotchief y, sobre todo, el haber prácticamente salido de Iberdrola, una operación que puso en jaque la estabilidad financiera del grupo. Otro ejemplo de internacionalización es Ferrovial, donde resultan claves el aeropuerto de Heathrow y la autopista ETR 407 de Toronto. Pero no sólo eso, ya que si se mira sólo la cartera de obra de la compañía, se comprueba que el grupo presidido por Rafael del Pino tiene casi tres veces más en el exterior (6.175 millones) que en España (2.300 millones).

Además, como señala Álvarez, Ferrovial genera caja y ACS también, sin incluir a Hochtief. Sin embargo, la bolsa está reconociendo más el buen hacer de FCC y Sacyr, cuyas carteras de obra, aunque importantes, distan mucho de alcanzar las cifras de las anteriores.

En el caso de la compañía dirigida por Juan Béjar, incluso, el peso del mercado exterior (2.612 millones) es inferior al nacional (3.018 millones). Sin embargo, el mercado está premiando la decisión con la que el nuevo consejero delegado del grupo ha ejecutado todos los deberes pendientes durante la crisis: ajustes de actividad y plantilla, suspensión del dividendo, venta de activos y reducción de deuda.

“FCC ha mejorado muchísimas cosas y eso lo ha premiado el mercado. Pero, desde el punto de vista de la evolución de las acciones, creo que está tocando techo y que se enfrenta a un 2014 en el que podría verse obligado a realizar alguna ampliación de capital”, señala Virginia Pérez, responsable de renta variable de Tressis.

Mejora del circulante

Como nota positiva, Pérez destaca de FCC los 300 millones de euros del tercer pago del plan de proveedores que recibirá la compañía y que prometen ayudar a mejorar la gestión del circulante del grupo, ese tercer aspecto que tanto está mirando el mercado.

Sacyr, con 150 millones, es otra de las grandes beneficiadas del programa estrella del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Además, a pesar de ser la constructora que más se ha revalorizado este año, sigue contando con muchos puntos positivos.

Desde el punto de vista de la internacionalización, la cartera exterior suma 4.518 millones, frente a los 1.009 de la nacional. Sin embargo, desde el punto del ratio deuda/ebitda, continúa siendo la más fea del sector, ya que frente a unos compromisos financieros de 6.075,5 millones hasta septiembre, apenas cuenta con un beneficio bruto operativo de 79 millones.

Pero la balanza se inclina más hacia el terreno positivo cuando se mira la evolución del resto de sus negocios. Por una parte, la venta de Vallehermoso le permitirá desconsolidar 1.200 millones de deuda y, según los cálculos de Tressis, esta salida debería suponer para la acción la suma de 1,10-1,15 euros por acción; por otra, la evolución al alza que está teniendo en Repsol es un catalizador para sus acciones.

Además, como el valor ha sido tan castigado en los últimos años, ni siquiera recoge la aportación que realizan el resto de divisiones, como Testa, concesiones o servicios, según Société Générale, que concede a la compañía un potencial cercano al 25%, hasta los 4,9 euros por acción.

La dispar metamorfosis de OHL y Acciona

OHL es otra de las compañías que más ha cambiado durante la crisis, pero, a diferencia de sus competidoras, no lo ha hecho tanto obligada por corregir los excesos del pasado, como por aprovechar la oportunidad para modificar su perfil. Así, salió al rescate de ACS en Abertis, donde se ha hecho con un 20% de la concesionaria, a cambio de traspasarle gran parte de su cartera de autopistas.

Aunque desde Tressis valoran muy positivamente esta operación –de hecho, Pérez considera a la compañía de Juan Miguel Villar Mir como su favorita para el próximo año-, también es cierto que este movimiento le ha obligado a endeudarse, algo que no gusta al mercado. A pesar de ello, la compañía puede presumir de ser la menos apalancada del sector en términos deuda/ebitda, solo al nivel de la nueva ACS post-Iberdrola, de tener cinco veces más cartera de obra en el exterior que en España (7.098 millones frente a 1.590 millones), y de ser la que mejores resultados bursátiles cosecha a lo largo de toda la crisis.

En términos anualizados, e incluyendo dividendo, la constructora acumula una revalorización en los últimos cinco años del 31,6%; frente a 24% de Ferrovial, y el 1,65% de ACS. En cambio, FCC (-6%), Acciona (-3,88%) y Sacyr (-9,45%) arrojan números rojos, según los datos de Bloomberg.

Este tono impera en el presente del grupo de la familia Entrecanales, precisamente, por la apuesta que hizo para alejarse de la construcción y acercarse a la energía renovable. Un movimiento que desde el punto de vista de generación de ebitda le sigue saliendo muy rentable, pero que debido a la incertidumbre sobre el sector le está penalizando con dureza en bolsa, hasta el punto de que es la única compañía del sector que está saldando el año en negativo, con una caída del 20%.

De hecho, los analistas ven su caso como una excepción dentro del sector, ya que mientras que los otros cinco grupos empiezan a soñar con ser juzgados por su actividad, no por la crisis o los excesos del pasado, Acciona continúa siendo víctima de un problema surgido ante la falta de recursos de la crisis y la mediocre gestión política.

Evolución Société Générale Infraestructuras Repsol Juan Béjar Hochtief Noticias de OHL Renta 4 Ferrovial Florentino Pérez Noticias de FCC Internacionalización Proveedores
El redactor recomienda